Despliega el menú
Internacional

¿Cuáles son los cinco países más jóvenes del mundo?

Palaos, Timor Oriental, Montenegro, Kosovo y Sudán del Sur han sido los últimos estados que han obtenido la independencia.

Los meandros del río ?ehotina, que atraviesan la ciudad montenegrina de Pljevlja.
Los meandros del río ?ehotina, que atraviesan la ciudad montenegrina de Pljevlja.
@visit_montenegro

Los conflictos políticos que se han sucedido en las últimas décadas en el mundo tienen repercusiones en multitud de ámbitos. Uno de ellos es el de la geografía, que se ha visto alterada de manera notable tras acontecimientos como la disolución de la Unión Soviética, el proceso de descolonización o las guerras en determinadas zonas, lo que ha llevado en algunos casos a la constitución de nuevos países en procesos que han ido acompañados de una gran polémica.

Además de los milenarios (España, Reino Unido...), los que han cumplido un siglo este año (como Letonia o Lituania) o los que tienen solo unas décadas (los casos de India y Ghana), existen otros países que cuentan con unos pocos años de vida. Bajo estas líneas puedes encontrar los cinco más jóvenes.

Palaos: este país de Micronesia vio reconocida su independencia de Estados Unidos el 1 de octubre de 1994 tras la celebración de varios refrendos y de haber aprobado su primera constitución en 1981. Actualmente, este conjunto de pequeñas islas cuenta con alrededor de 20.000 habitantes y, tras haber sido administrado durante medio siglo por los norteamericanos, hoy sigue recibiendo apoyo financiero de Washington a cambio de albergar algunas de sus bases militares. Timor Oriental: este Estado del sudeste asiático de 1.200.000 habitantes fue colonia de Portugal hasta 1975, cuando declaró su independencia. No obstante, a los pocos días fue invadido por Indonesia, que lo absorbería durante otros 27 años. Un referéndum y la llegada de tropas internacionales posibilitaron su independencia en 2002, previa administración de Naciones Unidas. Montenegro: la compleja desintegración de la República Federal Socialista de Yugoslavia, que tuvo lugar en 1992 tras la disolución de la Unión Soviética, llevó a que ese país se transformase en la federación llamada Serbia y Montenegro hasta el año 2003. Tres años después y a través de un referéndum, el 56% de la población votó a favor de la independencia y la unión con Serbia finalizó. Aunque ha experimentado mejoras y se ha integrado en algunos organismos internacionales, esta nación de 642.550 habitantes sigue siendo una de las más pobres de Europa. Kosovo: se trata de un Estado cuya autonomía sigue generando una enorme controversia en la actualidad. De hecho, España es uno de los países que no la reconoce, junto a Serbia, China, Rusia y otros de América, Asia y África. Por su parte, 112 de los 193 miembros de la ONU sí que lo hacen, entre los que se encuentran sus vecinos Bulgaria, Hungría y Croacia. Se trata de un proceso que se inició en febrero de 2008, cuando este territorio de 1.800.000 habitantes se independizó unilateralmente de Serbia con apoyo de Estados Unidos y parte de la Unión Europea tras sufrir una guerra (1998-1999) y quedar el Gobierno de la entonces región en manos de la OTAN. Sudán del Sur: tras un referéndum que se celebró el 9 de julio de 2011 y que contó con un apoyo mayoritario al sí, el gobierno sudanés de Omar al-Bashir aceptó la división del país después de medio siglo de conflicto entre el norte y el sur. La República de Sudán del Sur, que cuenta con 12.340.000 habitantes, alberga a decenas de grupos étnicos y vive desde 2013 una guerra civil que ha acabado con la vida de más de 50.000 personas y que ha causado un millón de desplazados.

Etiquetas
Comentarios