Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

"La gente corría asustada, y los padres buscaban a sus hijos"

Varios aragoneses que viven en Mánchester cuentan cómo vivieron la noche del trágico atentado del Manchester Arena.

Pedro Bendicho, bilbilitano residente en Mánchester, vivió el atentado a pocos metros.
Pedro Bendicho, bilbilitano residente en Mánchester, vivió el atentado a pocos metros.
HA

Pedro Bendicho estaba asomado a la ventana de su salón, desde la que ve el Manchester Arena, haciendo una videollamada con sus amigos. Azahara Torres volvía a casa tras un día de trabajo y una cena con amigos. Diego Pérez estaba en casa estudiando para los exámenes finales de la universidad. Paolo Fernandes estaba de vacaciones en Zaragoza. Y a las 22.35 (hora inglesa) del lunes explotó la bomba en el Manchester Arena.

Varios aragoneses viven en Mánchester y han compartido con sus vecinos el horror y el espanto del atentado. Más de 20 personas murieron en el atentado en el Manchester Arena, al final de un concierto. Entre las víctimas hay menores y muchos jóvenes. Pedro Bendicho, periodista bilbilitano de 35 años, lo vio a pocos metros.

"Vivo en Corporation Street, enfrente de la estación de Victoria y del Manchester Arena. Estaba en el salón asomado a la ventana, haciendo una videollamada con amigos, cuando escuché el bombazo. Fue tremendo. Tiré el iPad y salí corriendo a la calle", contaba a la mañana siguiente, mientras recorría la ciudad trabajando como periodista para diversos medios de comunicación.

El lunes por la noche, minutos después de la explosión, Pedro bajó a la calle. "Vi a mucha gente gente corriendo asustada y gritando. Había varios heridos en el suelo, a los que ya estaban atendiendo. Los servicios de emergencia vinieron muy pronto. Había mucha gente joven con cara de pánico, muchos padres buscando a sus hijos y muchos hijos buscando a sus padres. Me emocionó mucho cuando vi a dos chicas, de 16 o 17 años, corriendo a abrazarse con un hombre. Imagino que sería su padre", recuerda.

Pedro vive en Mánchester desde hace seis años y trabaja en un banco. También hace colaboraciones puntuales con medios de comunicación, como estos días. Sus imágenes y vídeos del atentado se han publicado en muchos medios internacionales. "Mánchester es este martes una ciudad de luto. Pero la vida sigue. No debemos dejar que el terror nos paralice", reflexiona.

"Podría haber estado allí"

Diego Pérez, zaragozano de 19 años, estudia Genética en la Universidad de Mánchester. El lunes por la noche se quedó en casa para estudiar para los exámenes finales. Diego compagina estudios y trabajo. Y algún día ha trabajado de camarero en el Manchester Arena. "Trabajo para una agencia a la que suelen contratar para eventos grandes en el Arena. Asusta pensar que podría haber estado allí", contaba al día siguiente.

"La compañera de piso de una amiga estaba en el concierto y pasó mucha angustia hasta que supo que estaba bien. Aun viviendo lejos del centro, ahora hay un poco de sensación de inseguridad en la ciudad", añadía.

"El Manchester Arena está situado en el centro de la ciudad, cerca de la catedral, la zona comercial y de ocio. Yo he estado en conciertos allí. Las entradas se suelen agotar. Cuando acaban los conciertos se produce una gran concentración de gente. La mayoría de la gente sale del lugar por el mismo sitio, donde está la parada del tranvía. Este atentado estaba muy pensado para hacer el mayor daño posible. Estoy horrorizado", afirma José Rodríguez, aragonés que ha vivido en Mánchester.

Jóvenes aragoneses en Mánchester

Azahara Torres, zaragozana de 27 años, se enteró del atentado por la llamada de una amiga cuando volvía a su casa, en el sur de Mánchester. "Volvía después de cenar con amigos y me llamaron para ver dónde estaba. Al principio había mucha confusión y no sabíamos lo que había pasado. Luego empezaron a decir en las noticias que había muchos muertos", recuerda.

Azahara estudió Periodismo en la Universidad de Zaragoza y trabaja de azafata para Ryanair. Vive en Mánchester desde hace un año y medio. El día del atentado le había tocado hacer la ruta Mánchester-Barcelona, Barcelona-Mánchester. "En la ciudad vivimos muchos jóvenes españoles. Tengo dos amigas aragonesas que también trabajan en Ryanair. Es una ciudad muy acogedora, me gusta mucho vivir aquí", señala.

Futbolistas aragoneses en Mánchester

Entre los jóvenes españoles que trabajan en Mánchester también hay futbolistas de primer nivel, como el exzaragocista Ander Herrera, que juega en el United, o Paolo Fernandes, en el filial del City. El United está a pocas horas de jugar la final de la Europa League y este martes transmitió sus condolencias en las redes sociales.

Paolo Fernandes, zaragozano de 18 años, que lleva más de tres viviendo en Mánchester, vivió el atentado en la distancia. "Acabo de llegar a Zaragoza de vacaciones. He visto el atentado en las noticias y he empezado a llamar a mis amigos de allí. Estoy muy contento en la ciudad, me tratan muy bien y la gente es muy amable", asegura.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión