Despliega el menú
Gastronomía

Gastronomía

cocina con niños

Un asistente de cocina para que los más pequeños ayuden a hacer la comida con seguridad

Este mueble de Montessori es ideal para que los niños puedan trabajar en la encimera con comodidad mientras realizan las labores culinarias adecuadas a su edad.

Gracias a las torres de trabajo pueden ver qué ocurre en las encimeras de la cocina.
Gracias a las torres de trabajo pueden ver qué ocurre en las encimeras de la cocina.
Amazon

Estas semanas nos hemos dado cuenta de que los mayores no somos los únicos que disfrutamos entre los fogones mientras preparamos algunas de las recetas que triunfan en Instagram. Los niños también han hecho incursiones en la cocina, en las que han sacado el pequeño chef que llevan dentro para demostrarnos que tienen muchas ganas de aprender nuestros trucos culinarios y a preparar sus platos favoritos. Y nosotros, padres orgullosos, les dejamos que batan huevos, que espiralicen las verduras, que preparen la masa de la pizza para la cena y que hagan otras tantas tareas según su edad. Además, somos conscientes de que, de esta forma, fomentamos su autonomía y les inculcamos pasión por la cocina para que, en un futuro, puedan desenvolverse ellos solos sin ningún problema.

Sin embargo, y aunque siempre estén bajo nuestra supervisión, nos echamos a temblar si cogen un cuchillo (a no ser que sea de los adaptados a su edad) o si se suben a una banqueta para llegar a la encimera. Si esta situación te resulta familiar, te proponemos una solución que garantiza la seguridad de los más pequeños en la cocina para que, así, todos podáis disfrutar de ella. Se trata de las torres de aprendizaje, unos taburetes adaptados para los niños que se han convertido en los mejores asistentes de cocina. Con ellos, los más pequeños llegan a la encimera y estarán siempre protegidos ante caídas.

Por ello, si tu pequeño apunta maneras de cocinitas y es tu mejor pinche, este producto te interesa. Hemos encontrado en Amazon un modelo de torre de aprendizaje Montessori, de Meowbaby, que puede ajustarse en tres niveles de alturas diferentes para adaptarse a la evolución del niño. Un asistente de cocina que va a crecer con ellos y que les va a permitir descubrir los muchos beneficios de esta pasión (empezando por el tiempo que van a pasar con papá y mamá).

La torre de aprendizaje Montessori, de Meowbaby.
La torre de aprendizaje Montessori, de Meowbaby.
Amazon

Tres buenos motivos para tener uno en casa

  1. Gracias a los asistentes de cocina, los más pequeños de casa pueden ver qué es lo que está ocurriendo en las encimeras de la cocina, normalmente muy a desmano debido a su altura. Además, podrán participar en nuestras rutinas culinarias, ayudándonos a preparar todo tipo de recetas e, incluso, encargándose de procesos de principio a fin, como lavar y cortar verduras o ligar masas y salsas.
  2. El hecho de poder estar presente en todo lo que ocurre en la cocina, sin duda una de las estancias con más actividad de la casa, va a favorecer la complicidad familiar y el trabajo en equipo. Y es que hacer una receta, ya sea un bizcocho o una masa de pizza, requiere de una estrecha colaboración basada en el diálogo, lo que también favorecerá que los niños aprendan nuevos términos.
  3. Aunque aún sean muy pequeños para empezar a manipular utensilios o alimentos, poder ver cómo cocinamos o limpiamos la cocina puede fortalecer su autoestima y desarrollar su independencia y autoconfianza. Además, esto les invitará a despertar su curiosidad por esta maestría, lo que, inevitablemente, irá de la mano de una temprana afición por participar en las recetas que les ayudará a potenciar todo lo antes mencionado y, también, a mejorar la coordinación y la precisión de los movimientos.

En Heraldo.es buscamos las mejores ofertas de Amazon y otras tiendas. Los precios y disponibilidad pueden variar tras la publicación.

Etiquetas
Comentarios