Despliega el menú
Gastronomía

Gastronomía

restaurantes

La Junquera, buey gallego para animar el otoño

Entre las propuestas de La Junquera se ofrece la degustación de esta carne certificada.

David Burillo, propietario, y Mariano Ciucio, jefe de sala.
David Burillo, propietario, y Mariano Ciucio, jefe de sala.
Guillermo Mestre

Los meses más fuertes en el espacio multiocio La Junquera son de marzo a octubre, alrededor de su terraza ‘lounge’ de más de mil metros cuadrados. Sin embargo, con la llegada del otoño y el invierno y la clausura de la actividad al aire libre, a este establecimiento le toca reinventarse y proponer nuevos argumentos gastronómicos para que a los clientes les resulte atractivo el desplazamiento.

Desde luego, el que se ofrece a partir de esta semana lo es: un espectacular chuletero de buey gallego certificado (70 euros el kilo); una de esas piezas que resulta difícil ver porque casi toda la carne de buey que se ofrece en la restauración es de vaca vieja.

La Junquera tiene, además, la mejor herramienta para trabajar este despiece: una parrilla cuya brasa se consigue con madera de carrasca, un valor añadido a tener muy en cuenta a la hora de preparar la carne.

Su degustación se recomienda para dos personas y, muy importante, procurar reservar con uno o dos días de antelación para que la chuleta de buey se atempere en condiciones. Esta, sin duda, es una de la claves para una correcta degustación, como el tiempo de maduración, que en este caso ha sido de alrededor de cinco meses.

En La Junquera no son partidarios de poner un hornillo o una piedra caliente en la mesa para que el cliente se haga la chuleta a su gusto. Lo que se hace es sacarla en dos o tres tandas, en función del tamaño, para que no se enfríe. Por supuesto, perfectamente definidos los tres colores por parte del maestro parrillero: bien marcada la carne en el exterior, blanca en la parte intermedia y roja en el centro, donde se concentra el sabor.

Más argumentos

Poca compañía más necesita. Si acaso, las clásicas patatas fritas o unos pimientos rojos a la brasa macerados durante varios días con aceite de oliva virgen extra del Bajo Aragón y ajo.

Este, sin embargo, no es el único argumento gastronómico que adquiere protagonismo sobre la parrilla de La Junquera. Chuleta de ternera rubia gallega, entrecot de La Finca o costillas de ternasco son otras propuestas cárnicas que se elaboran a la brasa. Sin olvidar el clásico morloncho, que incluye morcilla de Burgos o de Lécera, longaniza de Graus, chistorra de Arbizu y chorizo.

También se hacen pescados salvajes como lubina y rodaballo, además de bacalao. Especialmente recomendable el que se termina gratinado con ali oli. Y en breve está previsto ofrecer besugo. La parrillada de verduras es otro clásico de la casa.

Además de poder aparcar en la zona sin problemas, los clientes pueden hacer uso de un servicio muy especial. ‘Shuttle’ se llama y consiste en facilitar el desplazamiento desde Zaragoza al restaurante y, al revés, para regresar al centro de la ciudad. En La Junquera disponen de dos furgonetas de ocho plazas que realizan estos trayectos continuamente para los clientes que no quieren coger el coche.

Esta fórmula está pensada para un menú cerrado de 45 euros que incluye jamón al corte, ensalada de queso de cabra con nueces y miel, y huevos rotos con foie como centros de mesa. El segundo, a elegir, es el pescado del día o entrecot a la brasa, para terminar con una torrija con helado. Además de la bodega, se ofrecen el café y una copa o combinado.

La Junquera

  • Camino de la Fuente de la Junquera, 120. Zaragoza.
  • Teléfono: 976 560 662
  • Horario: de 12.00 a 16.00 y de 20.00 a cierre. Descanso: abierto todos los días.
Etiquetas
Comentarios