Despliega el menú
Gastronomía

Gastronomía

restaurantes

La Fábrica de Solfa: un establecimiento cargado de delicias del Matarraña

El cocinero Kike Micolau ofrece en Beceite un amplio muestrario de productos y recetas de esta comarca.

Kike Micolau, junto al río Matarraña, que pasa junto al hotel La Fábrica de Solfa.
Kike Micolau, junto al río Matarraña, que pasa junto al hotel La Fábrica de Solfa.
A. Toquero

El Hotel La Fábrica de Solfa de Beceite acogió en tiempos las instalaciones de otra fábrica, pero esta de papel y cartulina. En una de las salas, donde hoy se encuentra el comedor del restaurante, se realizaba el delicado proceso de encolado, con el propietario presente para controlar la calidad final. A día de hoy, el joven cocinero Kike Micolau hace un trabajo parecido, pero con el emplatado de sus recetas.

Kike se ha formado en los mejores restaurantes del Bajo Aragón y el Matarraña; ha aprendido de Martín Berasategui y de su mano dirigió durante unos cuantos años un proyecto hostelero en el Valle de Benasque. Pero a él, natural de Valderrobres, le tiraban las raíces y le atraía la idea de difundir la gastronomía del entorno, así que no se lo pensó dos veces y regresó a casa.

La carta de La Fábrica de Solfa cambia dos veces al año y ahora mismo se encuentra en un momento de transformación para dar la bienvenida a la de otoño/invierno. Eso sí, hay productos que se mantienen los 365 días. Es el caso de los fesols de Beseit, unas judías blancas autóctonas que estuvieron a punto de desaparecer.

Esta legumbre destaca por su textura mantecosa, nada harinosa, y por la suavidad de la piel. En la carta actual aparecen estofadas con almejas, chipirones y chips de sepia, mientras que de cara al invierno llegarán acompañadas de lengua de vaca y crujiente de careta de cerdo. Además, es uno de los ingredientes que Kike Micolau emplea en temporada baja para organizar jornadas gastronómicas. Otros productos a los que recurre son la trufa negra, la galera, las setas y carne de caza.

La carta no es muy amplia. En ella se recogen buena parte de los platos que se reseñan en los dos menús degustación: el de temporada (35 euros) y el denominado Solfa (45 euros). El primero consta de seis pases y el segundo, de ocho. En ninguno de los dos está incluida la bodega.

Entre los pescados, el bacalao es el gran protagonista. Confitado con su pil pil de azafrán del Jiloca es como se presenta en estos momentos, sin apenas manipulación. Acercarse a las raíces implica no olvidar la casquería, que aparece de la mano de la cresta de gallo en un huevo a baja temperatura con cebolla caramelizada. En la próxima carta, el protagonismo lo tendrán las lechecillas de cordero.

Recetas de la zona

Este cocinero también apuesta por recuperar recetas de la zona, como el estofado de rabo de vaca al vino rancio y, por supuesto, entre las carnes, por darle todo el protagonismo al ternasco y al cerdo blanco de Teruel. Almendras del Matarraña, aceite de los olivos milenarios de la Tabla del Senia, jamón de Teruel o cangrejos azules del cercano delta del Ebro son otros productos que están muy presentes en el recetario de La Fábrica de Solfa.

Así trabaja este restaurante en el territorio y por el territorio. Kike Micolau tiene claro que el turista que se acerca a Beceite y se sienta a su mesa busca conocer las singularidades gastronómicas del entorno, así que en ello pone todo su interés. También a la hora de seleccionar los vinos. En la carta, de hecho, tan solo hay referencias de la zona: Matarraña, Bajo Aragón y Terra Alta.

La Fábrica de Solfa

  • Arrabal del Puente, 16. Beceite (Teruel).
  • Teléfono: 978 850 756.
  • Horario: de 13.00 a 15.30 y de 20 a 22.30.
Etiquetas
Comentarios