Gastronomía

Gastronomía

restaurantes

Flash, tapeo de altura en Alagón

De viernes a domingo, la barra de este gastrobar se llena de elaboraciones trabajadas.

María Jesús Callén y Andrés Quílez, en la bien surtida barra del Flash, en Alagón.
María Jesús Callén y Andrés Quílez, en la bien surtida barra del Flash, en Alagón.
A. T.

Flash Alagón Gastrobar es una referencia del tapeo y las raciones en la Ribera Alta del Ebro. El boca/oído ha funcionado muy bien y la fama de su barra, los fines de semana, no ha dejado de crecer. Hace 32 años que Flash abrió sus puertas en Alagón. Al principio fue una discoteca; luego convivieron la música y una incipiente oferta culinaria para, desde hace tiempo, convertirse en un espacio gastronómico a tener en cuenta.

Andrés Quílez, en la barra, y María Jesús Callén, en la cocina, dirigen un equipo que lo da todo de viernes a domingo. Es su apuesta. El fin de semana empieza con el ‘pinchiviernes’ (tapa y vino o caña, 2 euros); el sábado y el domingo, el aperitivo es largo hasta convertirse en vermú torero alrededor de una barra repleta de tapas. Y, por la noche, la carta de bocadillos, tostadas, raciones y ensaladas toma el relevo.

En la visita realizada, la degustación se ciñó al tapeo y a un par de raciones señeras. Al ternasco de Aragón se le rinde pleitesía con propuestas como patatas a la importancia, que lo incluye en el relleno; la pilarista croqueta de ternasco asado con patatas a lo pobre o el premiado milhojas elaborado con esta carne y alioli. Pero hay vida más allá de este producto. Por ejemplo, dos canelones sublimes: el de pato y foie, y el de longaniza trufada. De la creatividad de la cocina y de la vistosidad de las tapas da fe el ‘magnum’ de cochinillo con salsa de trufa, bien salseado, para no dejar de untar. No menos llamativo es el erizo de queso de cabra con membrillo, piña y mousse de foie rebozado con pasta kataifi.

Sin solución de continuidad, de tapas muy trabajadas se puede pasar a productos apenas manipulados, pero de mucha calidad. El solomillo albardado con beicon, ajo, perejil y aceite, pasado por la plancha, es un buen ejemplo. En cualquier caso, asados y guisos son los grandes protagonistas. Por ejemplo, en formato de ración destacan el lingote de cochinillo, rulo de rabo de toro guisado o milhojas de solomillo con foie.

Así que la de Flash es una visita obligada. Lo saben bien los vecinos de Alagón y alrededores, pero no tanto los de Zaragoza. Los 20 minutos del desplazamiento merecen la pena.

Flash Alagón

  • Plaza de España, 10. Alagón. Zaragoza.
  • Teléfono: 976 611 592.
  • Horario: viernes, de 20.00 a 23.00. Sábado y domingo, de 11.00 a 15.30 y de 20.00 a 23.00.
Etiquetas
Comentarios