Despliega el menú
Gastronomía

Gastronomía

restaurantes

La Torre Plaza rejuvenece su carta

Sin perder el aire de restaurante clásico que cuida mucho la atención en sala.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
José Miguel Giménez y Ricardo Arroyo.
E. Bueso

Cuando está a punto de cumplir su primer aniversario, el restaurante La Torre Plaza le ha dado una vuelta a su propuesta gastronómica, aunque sin salirse del ideario que ha marcado su rumbo durante este tiempo: buenas materias primas, cantidad en el plato y un precio asequible.

Las nuevas recetas tienden a modernizar un poco la carta que, por otra parte, se ha reducido lo suficiente como para generar más certidumbres que dudas. Y en verdad que se agradece. De un vistazo rápido el comensal se hace una idea bastante aproximada del planteamiento culinario que ha puesto en marcha el cocinero José Miguel Giménez.

Él es el responsable de los cambios. Entre los entrantes, ha apostado por platos frescos que hasta ahora no tenían cabida. Por ejemplo, carpacho de gamba roja aliñado con puré de limón y reducción de Martini rojo. Todavía no está presente, pero en breve también se va a ofrecer una propuesta cárnica parecida.

El tartar de atún rojo no es una gran novedad culinaria, pero va en la misma línea de refrescar y rejuvenecer la carta sin salirse del tipo de restauración clásica que define a este restaurante. O la ensalada de langostinos con teriyaki y alga wakame. La degustación de zamburiñas gallegas con ajada en bosque de ánimas también puede ser una buena forma de acercarse a las novedades.

En la carta no aparecen referencias de pescados concretos. Sencillamente, se recurre al término ‘de temporada’ para mostrar que diariamente se sugieren los mejores que llegan de varias lonjas gallegas. A partir de ahí, se decide qué elaboración encaja mejor: al horno, a la sal, al Orio o en cualquier otra salsa.

Las carnes

Como platos principales, se apuesta por el cochinillo, la costilla de vaca, el magret de azulón y las carrilleras de cerdo ibérico. De la carta ha desaparecido el guiso de rabo de toro de lidia, pero no lo ha hecho del todo. Esta receta emblemática de La Torre Plaza se presenta ahora mucho más fácil de comer: con la carne envuelta en un canelón con royal de su estofado y cama de patatitas paja. En cualquier caso, el guiso tradicional suele aparecer con frecuencia en los menús de este restaurante.

Steak tartar, lechazo asado al horno o chuletón –el establecimiento cuenta con una cava de maduración de la carne donde se conserva en su punto óptimo– completan el apartado de sugerencias.

Además, todos los postres son caseros. Entre ellos, destacan la tarta de queso con confitura de frutos rojos y la torrija de núcleo especial con crema helada de leche merengada.

Presentación de los platos

La vajilla y la presentación de los platos cuentan mucho en este establecimiento. Y el mantel de tela y la retirada de los cubiertos en cada pase, incluso en el menú del día (16 euros). Son detalles que suman en un comedor en la que despliega su profesionalidad el jefe de sala, Ricardo Arroyo.

El menú del fin de semana (25 euros) se inicia con un aperitivo, continúa con dos entrantes –uno frío y otro caliente– para terminar con la opción de carne o pescado donde no suelen faltar el ternasco de Aragón o el cochinillo asados. Este menú también se ofrece los viernes y sábados por la noche.

  • Calle de Ramón Pignatelli, 122. Zaragoza.
  • Teléfono: 976 435 115.
  • Horario: de 7.30 a cierre. Descanso: domingo noche y lunes, cerrado.
Etiquetas
Comentarios