Despliega el menú
Gastronomía

Gastronomía

Así se hacen unas patatas bravas de toma pan y moja

Es uno de los aperitivos más pedidos y disfrutados de las barras de los bares, pero hacerlo en casa (y lograr la perfección) no es tan fácil como parece.

Que sean espectaculares depende, en gran parte, de la fritura de la patata.
Que sean espectaculares depende, en gran parte, de la fritura de la patata.

Tomar el vermú es una tradición sagrada para los amantes de las comidas entre horas, pues permite degustar un picoteo rápido que, normalmente, está asociado a manjares tradicionales, sin renunciar a la comida de después. Encurtidos, rebozados, como el jamón con chorreras, pinchos de tortilla y croquetas suelen formar parte de las preferencias de lo aragoneses a la hora de pedir, aunque la ración reina de este momento gastronómico es, sin duda alguna, la de patatas bravas.

Esta delicia sencilla a basa de patatas y salsa de pimentón gusta a mayores y pequeños y disfrutarla en casa es una gran opción, siempre que se conozca de primera mano la receta adecuada para que queden de toma pan y moja.

Ingredientes para la salsa:

Cuatro patatas grandes Aceite de oliva Sal Media cucharada sopera de pimentón dulce Una cucharada sopera de pimentón picante Dos dientes de ajo Dos cucharadas soperas de harina 500 ml de caldo de polloPreparación de la salsa:

Lo primero que hay que hacer es preparar la salsa brava con la que se regarán las patatas fritas. Para ello, hay que rehogar en una sartén con unas cuatro cucharadas soperas de aceite los dos dientes de ajo cortados a láminas hasta que se doren, y retirar del fuego para echarle los pimentones y la harina y mezclar bien. Después, volver a poner la mezcla en el fuego (para que la harina pierda el sabor), añadir el caldo y remover hasta eliminar los grumos. Aliñar al gusto con sal y pimienta y, si fuese necesario, con unas gotas de tabasco que multipliquen su sabor. Triturar en la batidora y reservar en la nevera.Preparación de las patatas:

Pelar las patatas y cortararlas en cubos grandes, lavarlas en agua fría para que suelten el almidón y escaldarlas en agua hirviendo. Después, secar bien para evitar que salte el aceite.  En aceite muy caliente, y en tandas de diez o doce pedazos (para no bajar la temperatura), ir friendo las patatas hasta conseguir un dorado apetitoso en la capa externa y un corazón tierno. Escurrir en papel de cocina para que suelten el aceite sobrante y salar. Ya solo queda repartir la salsa por encima y disfrutarlas mientras estén calientes. Ir al suplemento de gastronomía

Etiquetas
Comentarios