Despliega el menú
Gastronomía

Gastronomía

Agustí Peris hace brillar los vinos de Pagos del Moncayo

El prestigioso sumiller cató en Zaragoza las cuatro referencias de esta bodega de Vera de Moncayo.

Javier García y Jorge García (Bodegas Javier), Eugenie Van Ekeris (Axial Vinos y Pagos del Moncayo), Agustí Perís (Etxebarri), Jesús Solanas (Absinthium) y Louis Geirnaerdt (Axial y Pagos del Moncayo).
Javier García y Jorge García (Bodegas Javier), Eugenie Van Ekeris (Axial Vinos y Pagos del Moncayo), Agustí Perís (Etxebarri), Jesús Solanas (Absinthium) y Louis Geirnaerdt (Axial y Pagos del Moncayo).
P. M.

El restaurante Absinthium fue el espacio elegido por Bodega Pagos del Moncayo, ubicada en la localidad de Vera de Moncayo y acogida a la D. O. Campo de Borja, para ofrecer, el pasado lunes, 20 de noviembre, una cata de sus vinos muy especial, según la particular experiencia de Agustí Peris. Este respetado sumiller –cuya carrera ha transcurrido por restaurantes como El Bulli, Martín Berasategui, Mugaritz, Torre del Remei y, desde hace cinco años, Etxebarri– guió a los asistentes –en su mayoría responsables de sala de la hostelería zaragozana– en la degustación de las cuatro referencias de la bodega: Prados Fusión, Prados Colección Garnacha, Prados Colección Syrah y Prados Privé.

No fue una cata al uso, ya que Peris se detuvo en reflexiones tan subjetivas como la mineralidad de la garnacha de Prados Colección 2016, cuya comparación con la añada de 2015 centró gran parte de las intervenciones de la velada.

Sobre si hay una garnacha mejor que otra, Agustí respondió que tanto las uvas como las técnicas de elaboración son muy diferentes, lo que da como resultado vinos con distinta identidad. Reconoció que a lo largo de su trayectoria ha encontrado vinos de garnacha con muchas posibilidades, pero que todavía no ha encontrado la perfección. En Prados Colección Syrah resaltó su untuosidad y estructura.

Lo importante para Peris es que el vinatero intente arriesgar y no solo seguir las tendencias. Está claro, apuntó, que "tal como se hacen platos para Instagram, también se hacen vinos para ‘influencers’", por lo que valoró el afán por intentar la perfección y la autenticidad que reconoce en las garnachas aragonesas como las de esta bodega. La cata concluyó con el vino top de Pagos del Moncayo, Prados Privé, del que destacó la finura de su tanino y el paso redondo por el paladar.

Actuaron de anfitriones del acto los socios de la bodega Pedro Aibar, Louis Geirnaerdt y Eugenie Van Ekeris, así como los responsables de su distribuidor de zona, Bodegas Javier.

Al final, los asistentes pudieron combinar los vinos que se elaboran de forma artesanal y sostenible en esta bodega con una degustación de especialidades que salen de la cocina del restaurante Absinthium, en la que oficia el chef Roberto Alfaro, con la batuta de Jesús Solanas.

- Ver otras noticias de vinos recomendados

- Ir al suplemento de gastronomía

Etiquetas
Comentarios