Despliega el menú
Gastronomía

Gastronomía

Alquézar, un rosado que marca tendencia

Bodega Pirineos saca la añada 2017 de uno de sus vinos más frescos y juveniles.

El equipo de Bodega Pirineos que asistió ayer en Zaragoza a la presentación del Alquézar.
El equipo de Bodega Pirineos que asistió ayer en Zaragoza a la presentación del Alquézar.
Eduardo Bueso

El restaurante zaragozano La Junquera fue el escenario elegido por Bodega Pirineos, de la D. O. Somontano, para presentar el pasado viernes, 24 de noviembre, la nueva añada del Alquézar Rosado, un vino con casi 30 años de trayectoria, que ha marcado un estilo muy imitado en numerosas zonas elaboradoras de todo el mundo y que sigue marcando tendencia. El de la añada 2017 es más frutal y fresco, si cabe, que el de cosechas anteriores.

El enólogo de Pirineos, Jesús Astrain, lo definió como "una fiesta de color, aromas y sabor, un torrente de alegría, fiesta y juventud". En su gama aromática y gustativa, destacan las notas de frutas rojas, sobre todo frambuesas y cerezas, y notas dulces de chucherías, que lo hacen todavía más agradable puesto que nos retrotraen a las normalmente felices edades de la infancia. En la boca pasa con excepcional suavidad, gracias a su frescura y a la sensación de dulzor que deja el azúcar residual que queda tras su elaboración. Su leve aguja también ayuda a que sea uno de los vinos más fáciles de beber que podemos encontrar en el mercado.

A la presentación del Alquézar asistió también la directora gerente de Bodega Pirineos, Silvia Arruego, quien destacó la satisfacción de la empresa y del Grupo Barbadillo, al que pertenece la bodega, por seguir estando en la punta de lanza de la elaboración de vinos blancos y rosados de calidad que están tirando del carro, en los últimos años, de la D. O. Somontano. Esta zona elaboradora aragonesa ocupa en estos momentos el sexto puesto en el ranquin de la comercialización de vino rosado entre las 65 denominaciones de origen que hay en España.

Por su parte, Manuel Zorita, jefe de ventas de Pirineos para Aragón y Cataluña, puso de manifiesto que Alquézar se está posicionando cada vez más fuera de Aragón, incluso en varios mercados internacionales, sobre todo en Europa, gracias a que es un vino con una gran relación calidad-precio. "No hay muchos vinos en el mercado con sus prestaciones", afirmó Zorita.

Actualmente, Bodega Pirineos vende en torno a las 400.000 botellas anuales bajo la marca Alquézar, tanto en el mercado nacional como en el extranjero.

Diseño atractivo

Para resaltar las características organolépticas del vino, la botella de Alquézar luce un diseño fresco y juvenil que busca resultar atractivo, destinado tanto a un público que se está acercando por primera vez al vino, como al ya iniciado, que valora la calidad y el placer que propicia acompañar sus actividades sociales con un vino rosado afrutado y sabroso como este.

Para lanzar el nuevo vino, Pirineos ha diseñado la campaña ‘Pink Explosion’, que incluye acciones de promoción y publicidad especialmente dirigidas a un público adulto joven. Para eso, se han utilizado códigos más atrevidos, además del color rosa al que se recurre, recordando la tonalidad de Alquézar.

Pirineos rosado con barrica

Bodega Pirineos acaba de sacar también Pirineos Rosado 2017, elaborado con las uvas merlot y cabernet y con un leve paso por barrica, que lo convierten en un rosado de alta gama muy apropiado para platos contundentes, como arroces con bogavante o mariscos al horno. Este ha sido el primero de la cosecha 2017 en salir al mercado. Tras Alquézar Rosado 2017, también ha salido Montesierra Selección Blanco 2017, elaborado con vinos de las variedades chardonnay, gewürztraminer y macabeo. Es un vino para tapear y tomar por copas, muy afrutado y ligero y con un atractivo color típico de su juventud.

- Ver otras noticias de vinos recomendados

- Ir al suplemento de gastronomía

Etiquetas
Comentarios