Despliega el menú
Gastronomía

Gastronomía

El Gastromuro de Barbastro exalta la cocina aragonesa

En la 37 edición del certamen, 69 participantes presentaron sus mejores platos.

Parte de los platos presentados al concurso.
Parte de los platos presentados al concurso.
JLP

Dicen sus organizadores, la asociación de vecinos del Entremuro, barrio más antiguo de Barbastro, que el Gastromuro es el concurso de cocina decano de Aragón. El pasado lunes, 18 de septiembre, por la noche, este certamen que pretende exaltar la cocina popular y tradicional aragonesa, sin renunciar a la innovación, cumplió una nueva edición, la 37, que lo sitúan sin lugar a dudas en la referencia culinaria de los fogones caseros. Y es que a este certamen puede concurrir cualquier amante de la cocina –profesionales al margen–, siempre y cuando presenten platos elaborados con productos de la tierra o plenamente incorporados en la dieta aragonesa.

El jurado compuesto por representantes de la hostelería local, de la asociación de hostelería de la provincia de Huesca, pasteleros, cocineros y representantes de las bodegas y de la D.O. Somontano falló por el siguiente menú ganador: champiñones rellenos de carne picada con bechamel, de Jobita Albás; timbal de ternasco, presentado por María Télez en su primera intervención en el Gastromuro; y como postre una tarta de queso y manzana, de Conchita Pueyo. El vino ganador fue uno tinto presentado por el hortelano Andrés Larrosa.

Los cuatro ganadores corresponden al barrio del Entremuro, que con este evento finalizaba el lunes por la noche sus fiestas en honor al Santo Cristo.

El evento se convirtió en una cocina al aire libre en la que se sirvieron a todos los asistentes las populares judías entremuranas, gentileza del Hotel Sancho Ramírez.

Arroparon el certamen con su presencia las autoridades locales como el alcalde Ántonio Cosculluela o el vicepresidente de la Comarca, Santos Larroya, y el obispo de Barbastro–Monzón, Ángel Pérez, que acudía por primera vez y que bendijo la mesa donde se presentaron los 23 primeros platos, los 17 segundos, los 17 postres y los 12 vinos.

Para el representante de la Asociación Provincial de Hostelería, Manuel del Valle, "cocinar es poner tu personalidad en lo que haces, y ese sentimiento lo convierte en distinto. Y eso es lo que pasa en este barrio con este concurso que es distinto a otros por lo que hacen y aportan los vecinos y organizadores".

El alcalde Cosculluela reconoció el "trabajo de tantas personas a lo largo de los 37 años, así como la presencia de cocineros de los mejores restaurantes de la provincia".

Uno de esos cocineros, Rafa Abadía, propietario de Las Torres de Huesca, con estrella Michelin, está presente como jurado desde hace más de veinte años en este concurso. "Los platos siempre son caseros, auténticos, de producto artesanal y la verdad que disfruto, sobre todo en los segundos platos, que es donde más saboreas el barrio Entremurano", apuntó

"Hay mucho esfuerzo de todas las mujeres y las familias que participan. Éste es uno de los concursos mejores que tenemos en la provincia de Huesca y muchas más poblaciones deberían tomar ejemplo para impulsar cocina del terruño y de casa", señaló.

Ir al suplemento de gastronomía

Etiquetas
Comentarios