Despliega el menú
Gastronomía

Gastronomía

Tres recetas para sacarle partido al té en la cocina

Además de bebido frío o caliente, el té es un ingrediente perfecto para potenciar nuevos sabores y aromas a nuestras recetas de siempre.

Hojas secas de té listas para cocer y degustar.
Hojas secas de té listas para cocer y degustar.

El té, sea del tipo que sea, es una infusión ideal para degustar caliente o con hielos, pero también para aportar nuevos gustos y aromas a recetas de toda la vida. Una nueva forma de cocinar y de disfrutar de esta bebida milenaria que puede aplicarse a todo tipo de preparaciones, ya sean dulces o saladas.

Arroz al té verde. El arroz con té verde u 'ochazuke' es típico de la cocina japonesa, e ideal para preparar como guarnición de cualquier pescado o carne con salsa. Prepararlo es rápido y muy fácil, y solo se necesita tener una taza de arroz blanco, cuatro bolsas de té que se hervirán en dos tazas de agua, dos cucharadas de vinagre de arroz y sal al gusto. Solo queda seguir los pasos de elaboración de un arroz cocido habitual y, ¡listo!

Arroz blanco con pollo.

Pollo con salsa de té negro y miel. Para disfrutar de esta receta hay que saltear en una sartén con mantequilla derretida dos dientes de ajo picadito y las pechugas de pollo a tiras hasta que se doren y después agregar dos tazas de caldo de pollo, media de zumo de naranja y otras dos de Earl Grey. Dejar reducir y agregar la miel sin parar de remover para que espese.

Guiso de pollo con salsa de té y miel.

Bizcocho de té rojo con crema de queso. Para los que prefieren la repostería, también se pueden preparar unos bizcochos excelentes, como por ejemplo, este a base de té rojo para el que se necesitan tres bolsas de té rojo, 180 gramos de leche, 160 de azúcar, 250 de harina y 160 de aceite de oliva, 4 huevos y un sobre de levadura. Prepararlo es sencillo, pues tan solo hay que ir añadiendo los ingredientes mientras no se para de remover para evitar los grumos y hornear en una fuente previamente engrasada a 180º durante unos 30 minutos; una vez frío y desmoldado, solo queda hacer la cobertura de crema de queso (misma cantidad de mantequilla, queso de untar y azúcar, y remover hasta conseguir la mezcla) y recubrir el bizcocho.

Bizcocho de té rojo con crema de queso y frutos rojos.

- Ver otras recetas de cocina

- Ir al suplemento de gastronomía

Etiquetas
Comentarios