Economía
Suscríbete

La semana laboral de cuatro días, una utopía que busca abrirse camino en Europa

Tanto Bélgica como Reino Unido han realizados pruebas en diversos sectores. 

Teletrabajo
Teletrabajo
Pixabay

Parecía una utopía, pero cada vez más países y empresas europeas están probando la semana laboral de cuatro días, con casos como el de Bélgica, donde está reconocida por ley, o el de Italia, donde el Gobierno no la contempla pero hay compañías que experimentan con ella.

La guardería Centro Infantil Maria de Monserrate, en Lisboa, lleva aplicando este sistema desde el comienzo del curso y ha comprobado que tiene sus ventajas, entre ellas unos trabajadores más felices que concilian más y producen igual o mejor, con el mismo salario.

Sin embargo, pesan más los inconvenientes, sobre todo los que afectan a la sostenibilidad financiera, con lo que han decidido dejar de aplicarlo a partir del próximo curso.

Esta guardería concertada abre de lunes a viernes y para compensar la eliminación de un día laborable para sus empleados se contrató a uno más, un gasto que hace que no puedan mantener la medida.

La directora ejecutiva de Caminhos da Infancia, Inês Poeiras, responsable de la asociación que gestiona el centro infantil, explicó a EFE que el nuevo empleado supone "un coste aumentado" en un momento "adverso" desde el punto de vista internacional.

La guardería fue parte de un estudio lanzado por el anterior Gobierno del socialista António Costa, en el que participaron 41 empresas, y que el nuevo Ejecutivo de centroderecha sopesa ahora.

Pruebas piloto en el Reino Unido

En el Reino Unido también se ha realizado una prueba piloto, a mediados de 2022, y ahora se plantea otra en agosto.

La organización sin ánimo de lucro 4 Day Week, encargada de llevar a cabo el primer ensayo, propone actualmente la iniciativa '4ugust' ('4gosto') para que las compañías puedan comprobar por sí mismas los resultados "muy positivos" de reducir a cuatro las jornadas laborales por semana, como explicó a EFE su director, Joe Ryle.

"El bienestar de los trabajadores ha mejorado, al tiempo que la productividad de esos grupos empresariales se mantiene o incluso crece", apuntó Ryle, que cree que la pregunta clave no es si las empresas aplicarán la semana de cuatro días, sino cuánto tiempo tardarán en hacerlo.

Un año después de anunciar los resultados de la prueba, en febrero de 2024, el 89 % de las empresas —54 de 61— continuaban con el sistema.

En los seis meses iniciales que se extendió el piloto, la productividad se mantuvo y los ingresos aumentaron de media un 35 %, a la vez que se redujo el nivel de estrés y agotamiento comunicado por los empleados.

Bélgica, semana laboral comprimida

Frente a estos experimentos puntuales, Bélgica reconoció la semana laboral de cuatro días en su última reforma laboral de 2022, aunque en el fondo se trata de una semana laboral comprimida, que ofrece a los trabajadores del sector privado la opción de desarrollar en cuatro días, y no cinco, las mismas 38 horas de trabajo semanales.

Cobran el mismo salario y trabajan las mismas horas, con lo que se aleja de la lógica de 'trabajar menos, cobrar lo mismo' que defienden los sindicatos del país.

Según ellos, este modelo provoca más sobrecarga y problemas de conciliación, ya que los empleados que se acogen a esta semana comprimida acaban trabajando nueve horas y media diarias.

Un año y medio después de su entrada en vigor, el Gobierno belga todavía no ha elaborado ningún registro con el número total de trabajadores que se han acogido a este modelo, mientras varias consultoras belgas estiman entre el 0,5 % y el 1 % el porcentaje de empleados que se han adherido.

A finales de 2023 el Ejecutivo anunció un proyecto piloto para implementar en varias empresas belgas una semana laboral de cuatro de días que, en este caso sí, implique una reducción real del número de horas.

Italia, varios proyectos de ley estancados

En Italia, el Ejecutivo de Giorgia Meloni no se plantea la posibilidad de recortar la semana laboral, aunque existen varios proyectos de ley presentados en el Parlamento desde hace años, que permanecen estancados.

Aun así, hay empresas que han decidido actuar de forma independiente, como Luxottica, que ha iniciado una prueba voluntaria para los trabajadores de algunas de sus fábricas, en la que participan unos 10.000 empleados.

En 2023, el banco Intesa San Paolo ofreció la posibilidad de trabajar hasta 120 días al año sin límites mensuales o la semana corta de 4 días de 9 horas de trabajo, siempre con igual remuneración, mientras que Lavazza introdujo una pequeña revolución al permitir a sus empleados salir de sus oficinas los viernes por la tarde y Plasmon optó directamente por eliminar ese día como laborable.

Lamborghini es otra compañía italiana que ha experimentado con este sistema, con una alternancia entre una semana de 5 días laborables y una de 4, con vistas a una reducción global de 31 días de trabajo al año.

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión