Despliega el menú
Economía
Suscríbete

Conmemoración

Ibercaja celebra su 145 aniversario "orgullosa" de su pasado, "confiada" en su presente e "ilusionada" con su futuro

El presidente del banco, Jose Luis Aguirre, y el de la Fundación, Amado Franco, destacan la capacidad de adaptación en los escenarios más adversos de su larga trayectoria, sus «consolidadas fortalezas» y la propia hoja de ruta con la que la entidad encara los nuevos retos.

Con un acto sobrio, marcado por las restricciones derivadas de la pandemia y con el majestuoso Patio de la Infanta como escenario, Ibercaja ha celebrado este viernes los 145 años de andadura desde aquel 28 de mayo de 1876 en el que los ilustrados de la Real Social Económica de Amigos del País hacían realidad la Caja de Ahorros de Zaragoza con la apertura de la primera oficina en la entonces plaza del Reino número 5 de la capital aragonesa.

Así lo han recordado el presidente de Ibercaja Banco, José Luis Aguirre, y el máximo responsable de la Fundación Ibercaja, Amado Franco, ante un reducido grupo de invitados presenciales, entre los que se encontraba la consejera de Economía del Gobierno de Aragón, Marta Gastón; el subdelegado del Gobierno en Zaragoza, Fernando Beltrán; así como miembros del Patronato y el director general de Fundación Ibercaja, José Luis Rodrigo, miembros del Consejo de Administración de Ibercaja y su consejero delegado, Víctor Iglesias y miembros del Comité de Dirección del banco. En el acto, que ha sido emitido por streaming, ha intervenido el secretario general del Tesoro, Carlos San Basilio.

Aguirre ha recordado los logros conseguidos por la entidad desde que echó a andar, ha señalado su capacidad de adaptación en los escenarios más complicados y las crisis más duras y ha avanzado los trazos de la “ambiciosa” hoja de ruta diseñada para los próximo años. Una trayectoria de casi siglo medio de la que la entidad está, ha señalado, “orgullosa de su pasado, confiada con su presente e ilusionada por su futuro”.

Y es que, como ha recordado Aguirre, aquella caja que nació con el objetivo de fomentar el ahorro y propiciar la concesión de préstamos sin usura se ha convertido en el octavo grupo bancario español, con más de 1.000 oficinas distribuidas en todo el país, más de 5.000 empleados y más de 2,5 millones de clientes. Unas cifras que ha logrado por su “gran capacidad de adaptación y unas fortalezas estructurales” que le han permitido superar en las últimas décadas, ha señalado su presidente “la transformación del sector bancario sin precedentes” que ha supuesto la desaparición de marcas del sector, algunas centenarias. “Solo las más sólidas y aquellas que con mayor acierto habíamos tomado decisiones estratégicas y gestionado riesgos hemos podido sobrevivir”, ha afirmado.

Aguirre ha reconocido que el escenario que se abre a partir de ahora “no se configura como un camino de rosas”, debido a las amenazas que supone la velocidad de la digitalización, la competencia que supone las nuevas fuentes de financiación y el impacto de la crisis provocada por el coronavirus

Ibercaja celebra 145 años de historia
Ibercaja celebra 145 años de historia
Oliver Duch

Pero ante estos “exigentes” retos, la entidad encara el futuro con fortaleza, la que le imprime, ha señalado Aguirre, un liderazgo en sus zonas tradicionales (Aragón, La Rioja, Guadalajara, Burgos y Badajoz); una implantación consolidada y creciente en las zonas más pobladas y prósperas de España (Madrid y Arco Mediterráneo); su posición como grupo financiero de referencia, una cultura de honestidad y máximo rigor en la gestión de riesgos; una amplia base de clientes, y un muy buen gobierno corporativo, complementado con un notable alineamiento entre las Fundaciones accionistas, el Consejo de Administración, el Equipo Directivo y la extraordinaria plantilla formada por comprometidos profesionales. Además, ha dicho, la entidad cuenta con “una hoja de ruta propia” estratégica, puesta en marcha recientemente, que incluye una apuesta firme por las banca de empresa y la de particulares y por los seguros.

"Doble responsabilidad"

“Hoy es un día magnífico”, ha destacado el presidente de la Fundación Ibercaja, que ha comenzado su intervención con un emotivo recuerdo a las víctimas de la pandemia y a “tantas familias” que han sufrido el zarpazo de esta “dolorosa crisis” y un homenaje a “tanto sectores”, especialmente el sanitario, que “han hecho todo lo posible” para minimizar los efectos de la covid-19.

Y ahora en esta “severa travesía” marcada por el avance de la vacunación y los fondos europeos Next Generation, “es tiempo de trabajar en la recuperación”, ha señalado Amado Franco. Una recuperación en la que Ibercaja tiene mucho que decir “porque está en nuestra naturaleza como ha demostrado en el pasado”. Prueba de ello, ha destacado, es que la entidad siempre ha llevado a cabo nuestra labor financiera cotidiana y ha apoyado en el día a día las necesidades acuciantes en cada una de las coyunturas vividas, como fue la puesta en marcha de sanatorios antituberculosis, las ayudas a colectivos desfavorecidos y el desarrollo de programas educativos y culturales, entre otras muchas.

Pero además, ha recordado el papel “muy activo” que ha desempeñado Ibercaja en proyectos transformadores de la economía y la sociedad de Aragón, entre los que ha destacado su protagonismo en la puesta en marcha de la Feria de Muestra y la Escuela de Capacitación Agraria, en la llegada de Opel, en el impulso a las estaciones de esquí o las bodegas del Somontano, o en la celebración de la Expo. Por todo ello, ha añadido, “no se puede entender la historia de Aragón en los últimos 145 años sin conocer la historia de Ibercaja”.

En su mirada al futuro, el presidente de Fundación Ibercaja ha puesto de manifiesto la doble responsabilidad que tiene esta institución, como heredera de la antigua Caja de Ahorros. “En primer lugar, seguir siendo accionista de referencia en Ibercaja Banco para garantizar que mantiene sus raíces aragonesas, su fortaleza financiera distintiva y su apreciado modelo de relación y atención a los clientes”. En segundo lugar pero no menos importante, Amado Franco ha recordado la responsabilidad “de continuar canalizando el dividendo social que la actividad del banco genera, promoviendo y respaldando iniciativas que sean motores de dinamización y modernización”. Y entre ellas ha destacado Mobility City o los programas de emprendimiento y capacitación digital de los jóvenes.

Ibercaja celebra 145 años de historia
Ibercaja celebra 145 años de historia
Oliver Duch

Ha concluido Amado Franco recordando que la trayectoria de Ibercaja demuestra que la esencia y la misión pueden mantenerse aunque cambien las circunstancias. Y ha señalado que el secreto del éxito de la entidad aragonesa reside en su independencia, su profesionalidad, su visión a largo plazo, el compromiso de su plantilla y la confianza de sus clientes.

Una crisis "muy especial"

La conmemoración del 145 aniversario de Ibercaja ha contado con un invitado especial. El secretario general del Tesoro, Carlos San Basilio, ha participado en el acto con la ponencia ‘El papel de la banca en la gestión de la crisis y la recuperación de la economía española’.

Durante su intervención, San Basilio ha destacado que la crisis provocada por la pandemia ha sido “muy especial”, tanto por su origen, como por la inmediatez de las respuestas de los organismos europeos, y, sobre todo, por el papel desempeñado por la banca. Un protagonismo, ha señalado, que el sistema financiero tiene que mantener ahora que nos encontramos “en la rampa de lanzamiento de la recuperación”. Un momento en el que la banca, ha explicado San Basilio, tiene el doble objetivo de provisionar crédito para impulsar la inversión y la reactivación de los sectores afectados y ser un agente activo en el Plan de Recuperación de la UE. 

Eso sí, el representante del Tesoro ha advertido que el sector también se enfrenta a retos de futuro. Entre ellos ha señalado la gestión “valiente” del riesgo del crédito y un escenario de bajos tipos de interés y de digitalización y competencia con “jugadores de fuera de la regulación del sector” y, especialmente un reto reputacional. “Con esta crisis, la imagen del sector ha ido mejorando, por lo que el reto de la reconversión no puede olvidar mantener esa mejor reputación que se ha conseguido”, ha concluido San Basilio. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión