Despliega el menú
Economía
Suscríbete

Gastronomía

Realidad virtual para dar una nueva vida a las tierras mineras

Una aplicación móvil permitirá a los visitantes sentirse partícipes de la extracción del mineral o de la vida diaria de cuatro comarcas ligadas a esta actividad casi desaparecida.

La central térmica de Aliaga (Teruel) fue una de las más modernas e importantes de España
La central térmica de Aliaga (Teruel) fue una de las más modernas e importantes de España
J. M. Llorens

Aragón es tierra minera, aunque la actividad extractiva haya retrocedido tanto que apenas existe. Lo sigue siendo porque la huella de este duro trabajo ha quedado forjada en la fisonomía de sus localidades, en su arqueología industrial, en el carácter de sus gentes e incluso en la gastronomía de aquellas comarcas en las que hierro, el carbón o la sal salía de las entrañas de la tierra convertida en el sustento económico de la zona.

Para volver a dar vida a ese patrimonio y convertirlo en un atractivo turístico con el que revitalizar la economía de estas zonas acaba de ponerse en marcha ‘Tierra Minera’, un proyecto de cooperación interterritorial impulsado por la Asociación Oficina de Fomento y Desarrollo de las Cuencas Mineras (Ofycumi), y en el que están integrados como socios la Asociación Desarrollo Integral Bajo Martín Andorra-Sierra de Arcos (Adibama), también turolense, la Asociación para el Desarrollo Rural Integral de las Tierras del Jiloca y Gallocanta (Adri J-G), que incluye territorios de Zaragoza y Teruel, la Asociación para el Desarrollo de la Ribera Alta del Ebro (Adrae), de Zaragoza, así como el Grupo de Desarrollo Rural Valle del Alto Guadiato, de Córdoba, y la Asociación para el Desarrollo de la Comarca de Almadén (MonteSur), de Ciudad Real.

No se trata solo de un proyecto turístico. «Por muchas circunstancias son territorios diferentes, se sienten territorios diferentes, por lo que cuando les quitan su razón de ser, su identidad propia se ve afectada, dañada, incluso se cae tu propia autoimagen», señala José Manuel Llorens, gerente de Ofycumi, que explica que este proyecto tiene también como objetivo "empoderar a la gente con su propia tradición, para que se sienta orgulloso de lo que es, de lo que fue y de las perspectivas que tiene".

Viaje al pasado

Para conseguir estos objetivos, el proyecto, que se desarrollará hasta noviembre de 2022 y que cuenta con un presupuesto global de casi 203.000 euros, tiene definidas seis líneas estratégicas de actuación. Pero su "acción más espectacular", como la define Llorens, es la puesta en marcha de una APP que convertirá el teléfono móvil no solo en una guía turística para disfrutar de la riqueza minera de estos territorios sino también, y especialmente, en un túnel del tiempo que permitirá viajar hasta aquella época en la que vida giraba en torno a la minería.

Se trata, explica Llorens, de utilizar la tecnología, es decir, la realidad aumentada y virtual, para ofrecer una experiencia inmersiva en la que el visitante se sienta partícipe de la extracción del mineral o de la vida diaria de la comunidad. Así, solo habrá que levantar el teléfono y colocarlo delante, por ejemplo, de los restos de la línea férrea de Ojos Negros, para ver cómo se transportaba el hierro que extraía la compañía Sierra Minera y que se consumía en los altos hornos de Sagunto, para lo que se construyó una línea férrea específica que permitía llevarlo desde el punto de producción hasta el lugar de destino. O solo habrá que utilizar el móvil para entrar ‘virtualmente’ en el economato de la localidad minera y ‘mimetizarse’ con los clientes que en tiempos mineros pasados lo mismo podían adquirir en este tipo de colmados un kilo de pescado o un pantalón.

Se desarrollará, además, una segunda APP para la catalogación "exhaustiva" de todo el patrimonio. "Queremos sustituir los panales, que son carísimos y suelen terminar estropeados por el sol o por el vandalismo, por una aplicación que aglutine toda la información, que además se puede mejorar y ampliar sin que suponga un problema", detalla el gerente de este Grupo Leader turolense.

Es su iniciativa más vistosa, pero no la única. ‘Tierra Minera’ incluye además la creación de un grupo destinado "exclusivamente" para la promoción y difusión del patrimonio puesto en valor, así como un grupo de I+D+i para la creación de productos culturales/turísticos basados en los recursos endógenos propios. "Queremos además promocionar el turismo de bata blanca", puntualiza Lloréns. De esta manera tienen previsto llegar a convenios de colaboración con la Universidad para que aquellos investigadores que quieran acudir a la zona tengan acceso a a las fuentes de información «ya sean orales, de personas que han trabajaron en la mina, o escritas, facilitando el acceso a los archivos de las compañías que están depositados en los museos mineros».

Mina de sal de María del Carmen, la única que mantiene la actividad de las más de 90 en las que se llegó a extraer este mineral en la localidad zaragozana de Remolinos
Mina de sal de María del Carmen, la única que mantiene la actividad de las más de 90 en las que se llegó a extraer este mineral en la localidad zaragozana de Remolinos
Ribera Alta del Ebro

Desde 2015

El gérmen de esta iniciativa hunde sus raíces en diciembre de 2015. Fue entonces cuando la Red Rural Nacional organizó una sesión de trabajo en el Ministerio de Agricultura para que los diferentes grupos de trabajo pusieran en común ideas para poner en marcha una cooperación interregional.

No fue sencillo. Las reglas (económicas) habían cambiado y si en la anterior programación este tipo de proyectos contaban con financiación del Ministerio, la convocatoria del plan 2014-2020 estableció que las iniciativas tenían que correr a cargo de los presupuestos con los que contaba cada grupo. Además, el hecho de que en el proyecto estuvieran implicadas cuatro provincias, tres comunidades autónomas, el Ministerio y seis grupos de acción local complicaba el trabajo y la coordinación. De hecho, en un primer momento mostraron interés Galicia, Castilla y León y Extremadura que, sin embargo, terminaron por abandonar.

Ahora, y adaptados a las medidas que impone la covid –su presentación oficial tuvo que ser virtual–, esta nueva vida para las tierras mineras da el pistoletazo de salida, mirando al pasado pero sin renunciar a un futuro que va más allá de ese 2022 en el que tienen que estar finalizadas sus acciones.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión