economía

El mapa de los precios de la vivienda en Zaragoza por códigos postales

La estabilidad es la característica de este año, pese a la pandemia, según un estudio de la asociación de inmobiliarias Aportalia. 

Imagen de barrio zaragozano de Valdespartera
Imagen del barrio zaragozano de Valdespartera
Toni Galán

El mercado de la vivienda se ha resentido por la pandemia de covid, pero para algunos profesionales las operaciones que se han cerrado este año no arrojan caídas significativas de precios en Zaragoza capital. Es el caso del balance hecho por las inmobiliarias zaragozanas agrupadas en Aportalia. Según los datos recogidos de las compraventas cerradas por sus socios, atendiendo al precio final de venta, "el precio medio de la vivienda se ha situado en el año 2020 en 1.522,35 euros/metro cuadrado", algo inferior a los 1.619 euros/metro de 2019. 

"2020 ha sido muy estable en precios y se espera que continúe si todo sigue igual", explica Pedro Arellano, gerente de la asociación inmobiliaria. Desde que en mayo se pusiera en marcha otra vez el mercado, tras el confinamiento, se han ido aumentando las operaciones cada mes y asegura que han podido compensar el parón de actividad.

Casi 600 operaciones en 2020

Para los socios de Aportalia este precio medio refleja una "estabilización", sobre todo, "si se tiene en cuenta el efecto que la pandemia ha tenido en los mercados a nivel mundial", apuntan. Además, se continúa la tendencia en el número de compraventas respecto a 2019. Aportalia agrupa a 20 agencias inmobiliarias con más de 100 profesionales en sus equipos.

Durante 2020 han intermediado en casi 600 operaciones de compraventa de vivienda en Zaragoza, 20 menos que el año anterior, y que suponen  el 12% del volumen de ventas en el mercado de la ciudad, calculan. Pese a la bajada de las operaciones, el valor de los inmuebles vendidos subió al ascender a un total de 76,3 millones de euros, por encima de los 63 del año pasado.

El informe analiza los precios por códigos postales, que pueden corresponder varios a un mismo barrio.

La zona más cara de la ciudad corresponde al código postal 50001, del centro  en el el paseo de la Independencia en la lado de Correos, con 2.299,40 euros por metro cuadrado. Según el informe, "esta zona ha sufrido un descenso del 20% en sus precios". Por contra, la zona más asequible se ha desplazado del código postal 50015 del Arrabal al 50002 de Las Fuentes, con un precio medio de 1.152,51 euros /m2. Las inmobiliarias precisan que dentro de cada código postal puede haber muchas variaciones de precio, pero "estos precios medios nos hablan de la evolución del sector".

En la lista de zonas más caras, el segundo lugar sigue siendo para la zona centro, con 2.366,99 euros el metro cuadrado, en la otra acera del paseo de la Independencia, la de los cines Palafox. Por encima de los 2.000 euros el metro cuadrado se encuentran también los pisos ubicados en el distrito 50005 que incluye la Gran Vía o Fernando el Católico (2.096,85 euros); el 50006, Sagasta (2.024,16 €/m2); 50009, de la zona de Romareda (2.223 €/m2); el 50017 (2.311) y en el Actur, el 50.018 (2.047 euros).

Entre las zonas más económicas se sitúa además de Las Fuentes, el barrio de San José, en el código postal, 50013 con 1.561,88 €/m2  y el Arrabal, distrito 50014 con 1.545 €/m2.

Pisos de segunda mano y unifamiliares en el extrarradio

En cuanto al tipo de vivienda más vendida, "ha predominado la venta de viviendas de segunda mano, seminuevas y construidas entre los años 2000 y 2010", apuntan en el estudio. Un centenar se encontraba en un estado que ha requerido de reforma o actualización para entrar a vivir. Se trata de pisos de 85,66 metros cuadrados de superficie útil de media y de dos a tres habitaciones.

Arellano explica que tras el confinamiento ha aumentado la demanda de casas y en zonas del extrarradio. "El que ha podido se ha cambiado a vivienda unifamiliar", afirma, por lo que para los profesionales ha sido "doble venta", la de la vivienda que se vendía y la que se compraba. Los compradores buscan espacios abiertos, zonas comunes, terrazas, galerías, balcones... Todo lo que les haya faltado durante el confinamiento. "Todavía sigue esa tendencia" asegura, pero su continuidad dependerá de la intensidad de la crisis económica el año que viene. 

Ha aumentado la venta de pisos procedentes de herencias de fallecidos por covid en la primera oleada

La tendencia que creen que seguirá será la venta de pisos procedentes de herencias, por el aumento de muertes que ha supuesto la pandemia de covid. Este tipo de operaciones han empezado a aflorar a partir de octubre, de los pisos que dejaron las víctimas de la primera oleada del virus. "Los herederos han tenido seis meses para ir tramitando las herencias y han puesto a la venta el piso ahora", explica. En general, se trata de pisos económicos, de barrio, que en muchos casos son comprados por inversores para alquilar.

La pandemia ha influido también en la demanda de pisos de alquiler porque se ha reducido el número de trabajadores de sectores como la hostelería por las restricciones por la pandemia que han llevado al cierre de bares. Arellano no se atreve a hacer muchas previsiones para el año que viene ante la incertidumbre actual. Confía en la mejora de la confianza con el avance de la vacuna y considera clave saber qué ocurrirá con los ERTES a partir de enero, cuando termine su vigencia. De la marcha del empleo depende la del mercado inmobiliario en buena medida. 

De momento, no espera caídas bruscas de precios como en la crisis anterior, centrada en el sector inmobiliario y financiero, ni rebajas como en otras capitales españolas porque la aragonesa no había llegado a registrar las subidas en los años anteriores como otras ciudades de las comunidades vecinas.

Apúntate a la newsletter de economía y tendrás cada semana las últimas noticias del sector, claves y recomendaciones de expertos. Y enlazarlo a 

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión