Despliega el menú
Economía

comida a domicilio

Emprender sobre dos ruedas en Utebo

Atutimbre.com nació hace dos años en el municipio zaragozao para repartir comida y trabaja para una veintena de restaurantes en la zona, que incluye Casetas, Garrapinillos y Monzalbarba.

Domingo Motos (en el centro) con parte del equipo de Atutimbre.com.
Domingo Motos (en el centro) con parte del equipo de Atutimbre.com.
Heraldo.es

Domingo Motos tiene 25 años y hace dos se decidió a emprender para hacer por su cuenta lo que empezó haciendo para otros. Electricista de formación, en su primer empleo, con 16 años, trabajó con un amigo de repartidor de comida en Utebo, donde reside. "Estuvimos trabajando en un restaurante que añadió el servicio a domicilio", explica. Este es uno de los establecimientos que ahora se han unido al servicio de reparto de comida, Atutimbre.com, para el que es franquiciado. Trabaja con una veintena de restaurantes de su municipio y de Casetas, Garrapinillos y Monzalbarba.  

Sergio Morillo, el fundador de la enseña, explica que pese a la pandemia de covid, su servicio ha ido creciendo. "Se está utilizando cada vez más, tanto por restaurantes como por clientes", asegura, debido al aumento de los pedidos de comida a domicilio. Desde el confinamiento afirma que cuentan con un 20% más de usuarios y establecimientos. Por ello, quiere continuar abriendo franquicias, "empezando por Aragón y si todo va bien, saliendo de Aragón". 

Su modelo se aleja de las grandes plataformas como Glovo y Deliveroo, que se nutren de autónomos. Morillo apuesta por trabajar "siempre con repartidores y asalariados", afirma. Motos recuerda que desde que empezara con un coche, han ido ganando clientes hasta tener ahora "seis motos y dos garajes".

En la pandemia

Motos continúa  como autónomo y tiene en plantilla a seis repartidores, algunos casi desde el principio, cuyo trabajo se concentra en las cenas. Las entregas se hacen con motos de baja cilindrada para cubrir las distancias por carretera entre los municipios con los que trabaja. 

"Hay gente que pide más comida por no salir, pero hay otros que no piden por no tener contacto con nadie, como pasaba en el confinamiento"

Desde el estado de alarma por la pandemia "hay gente que pide más por no salir, pero hay otros que no piden por no tener contacto con nadie, como pasaba en el confinamiento", reconoce. Han tenido algún caso de personas que no quieren ni coger la tarjeta de fidelización que entregan con el primer pedido, aunque sirva para obtener el décimo gratis. A raíz de la crisis sanitaria, algunos clientes también prefieren que les dejen el pedido en el ascensor.

Afirma que sus repartidores van protegidos, mantienen la distancia de seguridad, usan mascarilla y geles. Los pedidos pueden hacerse y abonarse a través de la web. El boca a boca y las redes sociales han sido su forma de acercarse a los potenciales clientes del entorno, entre los que asegura que hay muchos jóvenes pero también personas "de todas las edades".

Son conscientes de que la situación actual con la crisis económica que ha traído la pandemia de covid no permite hacer muchas previsiones, pero son optimistas. Ello pese a que el colectivo de autónomos es uno de los más perjudicados y desde el sector se calcula que el 40% podría verse obligado a bajar la persiana por la caída de la actividad. 

Motos confiesa que en estos dos primeros años todavía no ha llegado a obtener beneficios, pero ha conseguido mantenerse y "reinvertir". "Es un negocio al alza por los tiempos que corren", afirma, ante el aumento de personas que se quedan en casa pero recurren a la comida a domicilio. Como objetivo se ha marcado "crecer más en la zona y hacernos marca".

Apúntate a la newsletter de economía y tendrás cada semana las últimas noticias del sector, claves y recomendaciones de expertos.

Etiquetas
Comentarios