Despliega el menú
Economía

previsiones

Ibercaja estima para 2020 una caída del 10% de la economía aragonesa, que remontará un 7,3% el año que viene

También prevé para la economía española un descenso del 11% y una recuperación del 8%. La entidad estima que se podrían perder 38.000 empleos este año y se recuperarían en torno a 14.000 en 2021 en Aragón

Sede central de Ibercaja, en Zaragoza.
Sede central de Ibercaja, en Zaragoza.
Toni Galán

Ibercaja ha presentado este lunes el número 70 de la revista 'Economía Aragonesa' en una rueda de prensa telemática en la que se ha tratado la extraordinaria situación derivada de la irrupción del virus SARS-CoV-19, con la consecuente paralización de la actividad y las medidas de distanciamiento establecidas en nuestro país el pasado mes de marzo, que ha terminado con una posible mejoría de ciclo, tal y como apuntaban los últimos datos de 2019. El primer trimestre de 2020 ya refleja la intensidad del retroceso de la economía española, una de las más afectadas del mundo por esta pandemia, con una disminución del PIB estimada del -5,2% y con una tasa de paro del 14,4%, seis décimas por encima de la de cierre del año anterior.

«No se puede recaer. Esa es la prioridad», ha advertido Antonio Martínez, director de Área Financiera de Ibercaja, antes de dar a conocer las previsiones del impacto que va a tener la pandemia en la economía de la región y del país. España va a sufrir «la peor contracción económica desde la Guerra Civil» con una caída del 11% del PIB mientras que en Aragón será del 10%, pero en 2021 remontarán el 8% y el 7,3%, respectivamente. 

Aunque la pandemia tendrá un «impacto muy severo» a nivel global, estima que «el ritmo de salida será más rápido que en la anterior crisis». Se necesitarán tres años, apunta, para volver a los niveles de actividad de antes de la covid-19. 

En los tres factores que Ibercaja ha medido –la afección en cada país, el grado de dureza que han tenido las medidas de confinamiento y en qué situación estaban las cuentas públicas antes del estallido del virus– «España no sale muy bien parada en ninguno», manifesta el directivo de la entidad. Sin embargo, la «digestión del impacto va a ser más fácil», valora, al ser otra en España ahora la salud financiera, no haber burbuja inmobiliaria, llevar ocho años e superávit en la balanza por cuenta corriente, tener menos desequilibrios en cuanto a deuda privada –la deuda pública sigue en niveles muy elevados– y haber reaccionado con rapidez las autoridades monetarias.

De hecho, la previsión es que «podremos volver a los niveles del PIB de 2019 a finales de 2022 o 2023», añade Antonio Martínez, y ya en diciembre de 2021 se habrían recuperado dos tercios de la caída de PIB estimada para este año.

En la presentación del número 70 de la Revista de Economía Aragonesa, por videoconferencia, el director del Área financiera de Ibercaja ha destacado que la economía aragonesa se va a comportar un poco mejor que la nacional, aún dentro de «un contexto dramático», porque «el sector primario y la industria agroalimentaria, competitiva y estable, tiene mayor peso en Aragón que en España». Lo mismo, ha explicado, sucede con la industria que en el PIB aragonés tiene seis puntos más de peso que en el nacional gracias a una automoción «extraordinariamente competitiva» y aunque servicios, comercio, hostelería y restauración vaya a ser el sector más perjudicado por la pandemia como en la comunidad aragonesa tiene menor peso relativo y está más ligado al turismo nacional, la afección será también menor, indica.

Junto con la caída del PIB, la pérdida de empleo va a ser otra de las consecuencias más graves de esta crisis sanitaria, según Ibercaja. En empleo, sus previsiones apuntan a que Aragón perdería 38.000 puestos de trabajo este año y recuperará 14.000 el próximo. La estimación dada a conocer por la entidad financiera contempla que el desempleo caiga en Aragón el 6,5% este año y un 7,5% en España y que rebote el año que viene un 2,7% y un 3%, respectivamente. 

Paralelamente, la tasa de paro escalará desde el 10% del año pasado en Aragón al 15,8% este 2020 y al 13,6 % en 2021 (frente al 20,6% y el 17,9% en España). Unas previsiones, ha puntualizado Antonio Martínez, realizadas desde «la humildad» porque la pandemia ha hecho «saltar por los aires las que teníamos» y estas quedan condicionadas a cómo evolucione el virus, «algo que realmente nadie sabe».

El panorama ha cambiado de forma radical, ha recalcado el directivo. «Rara vez tantos países en el mundo a la vez van a estar en recesión como sucederá en 2020», ha enfatzado a la vez que advertido de que «España perderá empleo y tejido productivo, habrá un endeudamiento bastante notable y un deterioro de las cuentas públicas». La nueva realidad, anticipa, supondrá «un avance de la digitalización, cambios en los hábitos de consumo, reindustrialización, desglobalización por las guerras comerciales, riesgo de nuevo auge de los populismos, amenaza al proceso de construcción europea y posible retorno de la inflacción».

Se habría destruido entre marzo y abril un 5% del empleo en Aragón

En este contexto sin precedentes que ha traído la pandemia Santiago Martínez, responsable de Análisis Económico y Financiero de Ibercaja, ha mostrado su «gran preocupación» por el mercado de trabajo en Aragón y en España. Con estimaciones de la Airef, ha hecho hincapié en que «el primer trimestre de 2020 las medidas de aislamiento y parálisis de la actividad para detener la expansión del virus desembocaron en una caída del PIB en Aragón del 5,3% trimestral, siendo la peor tasa de la serie contemplada, y una décima más intensa que el conjunto de España» cuando ya se venía, ha recordado, de una desaceleración del crecimiento del PIB del 1,8% al finalizar el pasado año. 

Asimismo, ha señalado Martínez, «la tasa de paro subió 0,7 puntos porcentuales hasta el 10,6% y se estima que entre marzo y abril se habría destruido un 5% del empleo en Aragón». El economista de Ibercaja ha dado también un repaso al desplome del -3,8 del PIB en la zona euro en el primer trimestre situándose en el peor extremo Francia (-5,8%), Eslovaquia (-5,4%), España (-5,2%) e Italia (-4,7%) con fuertes caídas en sus industrias.

Etiquetas
Comentarios