Despliega el menú
Economía

industria del papel

ICT Ibérica dobla la fábrica de El Burgo y eleva un 30% sus ventas hasta 212 millones

Ha crecido en un centenar de empleos en año y medio y tiene 284 trabajadores. Productor de papel higiénico, ha hecho de Foxy la segunda marca del mercado español y la primera en rollos de cocina.

Una de las naves de ‘converting’ que fabrica a partir de bobinas de papel tisú producto terminado, ya sea papel higiénico, rollos de cocina o servilletas, en la fábrica de ICT en El Burgo de Ebro.
Una de las naves de ‘converting’ que fabrica a partir de bobinas de papel tisú producto terminado, ya sea papel higiénico, rollos de cocina o servilletas, en la fábrica de ICT en El Burgo de Ebro.
ICT

Un año «excelente» en cifra de ventas. Así ha sido 2019 para ICT Ibérica (Industrie Cartarie Tronchetti), empresa italiana con fábrica en El Burgo desde hace quince años. «Era lo que esperábamos tras haber duplicado la capacidad productiva de la planta», indicó José Luis Pérez Quintana. No en vano, haber invertido 126 millones en ampliar las instalaciones se traduce ahora en resultados positivos. Las ventas han superado los 212 millones, el 30% más que el año anterior. Y también ha mejorado el beneficio. «Cayó en 2018 por debajo del 2%, pero la bajada del precio de la celulosa el último semestre de 2019, junto a la reducción de consumos en la planta y el aprovechamiento de residuos, nos han permitido recuperarnos», añadió el directivo. 

Aunque se necesitarán algunos años para llegar al objetivo de 140.000 toneladas– el volumen de producción que permite la fábrica al haber doblado su capacidad–, Pérez Quintana mostró su satisfacción por haber terminado las obras en plazo y estar ya a pleno rendimiento. «Hemos incrementado el equipo en un centenar de personas el último año y medio. Contamos ya con 284 trabajadores de El Burgo de Ebro, de Fuentes, de Zaragoza, que son realmente los que han hecho posibles estos buenos resultados», destacó. Son empleos directos, precisó, y la expectativa es seguir incorporando más.

El mercado español es el principal destinatario del papel higiénico, rollos de cocina y pañuelos que fabrica ICT Ibérica desde El Burgo y que vende a la gran distribución y a convertidores. «Exportamos un 20% fundamentalmente a Francia ya que la exportación a Portugal es poco representativa».

Las mayores ventas son las del papel higiénico a la gran distribución o bien en marca blanca o con la propia. «Foxy creció un 15% en un mercado donde el incremento de las marcas suele ser del 4%», subrayó el director general de la firma. «Foxy se ha consolidado como la segunda marca del mercado de higiénicos y la primera en el segmento de rollo de cocina». 

Pero no solo a Foxy se debe que las ventas de ICT Ibérica hayan aumentado un 30% en 2019. También ha jugado un papel fundamental otra división de negocio, la B2B (’Business to business’, es decir, las bobinas industriales de papel que venden a pequeños fabricantes nacionales y que estos transforman en productos de distinto formato para restaurantes, hospitales, colegios y otras entidades). Es lo que se llama venta ‘fuera del hogar AFH’, que ha crecido un 40% respecto al año anterior. «Hay que tener un gran volumen de producción para no tener que parar las máquinas», explicó el directivo, y «las bobinas que vendemos al pequeño fabricante cumplen un gran papel en este sentido».

Aprovechamiento del residuo

En cuanto a las expectativas ante 2020 el planteamiento de ICT Ibérica es llegar hasta los 218 millones de facturación. Es un crecimiento menor al del año que acaba de terminar, reconoció el directivo, pero «el salto cualitativo lo hemos dado ya» y es difícil seguir creciendo a ese ritmo.

En los excepcionales resultados de 2019, ha tenido mucho que ver , según Pérez Quintana, la inversión recientemente finalizada de 126 millones – declarada de interés autonómico en 2016– al haberles «permitido obtener mejoras en procesos productivos con la consiguiente reducción del consumo eléctrico en el 12%; el 3% de gas y el 12% de agua».

Junto con las grandes obras realizadas –en las naves de ‘converting’ (las que transforman el papel en producto final), en la nueva máquina de papel y en el almacén automático capaz de gestionar 25.000 palés de productos terminados en 10 niveles– ha ayudado que a mitad de 2019, ITC Ibérica pusiera en marcha una planta de reciclado. Economía circular con la que han logrado reutilizar más del 40% de lo que se desechaba en el proceso productivo de la planta, si bien, el horizonte que se marcan es llegar a recuperar alrededor del 80%.

El poder de la marca y el afán por innovar

Pese a las numerosas campañas de publicidad protagonizadas por Foxy, aún hay bastantes aragoneses que desconocen que esta marca de papel higiénico se fabrica en la Comunidad, concretamente en El Burgo de Ebro, donde la compañía italiana ICT, de la familia Tronchetti, da trabajo a 284 personas. José Luis Pérez Quintana empezó a distribuirla en nuestro país importándola de Italia en 1999, pero el crecimiento en ventas hizo que pasase de la sociedad comercial que creó a la actividad industrial movilizando la inversión necesaria para poner en marcha en 2005 una fábrica en El Burgo, que ahora acaba de duplicar su superficie.

Un crecimiento, que asegura José Luis Pérez Quintana, no habría sido posible sin el poder de la marca. «Foxy es ya la segunda en el mercado español detrás de la norteamericana Scottex, y en el papel de cocina somos líderes». Foxy se introdujo en 1982 y su imagen es la «zorrita» que aparece en los paquetes de papel higiénico. Desde entonces se ha consolidado como una de las marcas más populares en los mercados donde el grupo italiano trabaja desde hace más tiempo, es decir, Italia, Polonia, España, y se está consolidando en el francés.

Junto con el poder de la marca, la innovación –no solo de producto sino de proceso y estrategia– ha acompañado la evolución de este negocio. Destinar cada año una parte de los ingresos a investigar les ha permitido fabricar un papel cada vez más resistente. Acaban de lanzar dos productos ‘premium’: Foxy cotton, de cinco capas y el gran acolchado, de cuatro, realizados con la técnica del gofrado que ICT tiene patentada.

Sostenibilidad y Responsabilidad Social caracterizan a esta compañía que colabora con Unicef desde hace cinco años. En la actualidad, a través del programa ‘Niñas en la escuela’ para financiar la escolarización de 3.500 pequeñas de Costa de Marfil. 

Etiquetas
Comentarios