Despliega el menú
Economía

certificación passivhaus

Aragón, la segunda comunidad con más metros cuadrados de vivienda nueva de bajas emisiones

Grupo Lobe ha inaugurado hoy el edificio residencial de 50 viviendas Rosae I en Montecanal con lo que suma ya 246 viviendas certificadas en Zaragoza por Passivhaus, el estándar más exigente en eficiencia energética

sejero delegado del área de Urbanismo y Equipamiento del Ayuntamiento de Zaragoza.
El director general del Grupo Lobe, Juan Carlos Bandrés con la directora general de Vivivenda, Verónica Villagrasa y el consejero delegado del área de Urbanismo y Equipamiento del Ayuntamiento de Zaragoza, Víctor Serrrano, ante las 50 nuevas viviendas certificadas Passivhaus..
S. E.

España tiene un total de 117 edificios con certificación Passivhaus, el estándar más exigente del sector en eficiencia energética, y Aragón ocupa la séptima posición por inmuebles residenciales certificados, 6 de un total de 9, si bien escala hasta el segundo puesto nacional si se suman los metros cuadrados de vivienda de bajas emisiones que tiene acreditados por este sistema, 26.283,9, ha asegurado Bruno Gutiérrez, presidente de la Plataforma Passivhaus en España, al participar en la inauguración de las 50 nuevas viviendas certificadas por el Grupo Lobe en Zaragoza situadas entre los barrios de Montecanal y Rosales del Canal. 

"Al hablar de emisiones contaminantes, todo el mundo se refiere al automóvil cuando en realidad en las ciudades, el 53% de dichas emisiones las producen las viviendas sobre todo por la calefacción y la refrigeración". Aludiendo a la cumbre mundial del clima que acaba hoy en Madrid, este profesional ha pedido "dejar de hablar de lo que hay que hacer y hacerlo ya" y ha puesto como ejemplo el Grupo Lobe que con esta forma de construir está evitando miles de emisiones de dióxido de carbono ya que por cada 1.500 metros cuadrados de vivienda eficiente energéticamente que se levantan se deja de emitir en emisiones de CO2 el volumen que absorberían 1.000 árboles

Pese a lo que podría parecer, "inaugurar unas viviendas como estas en Zaragoza es algo excepcional en España", ha asegurado por su parte Anne Voght, de Vand Arquitectura, consultora acreditada para auditoría de certificación Passivhaus a nivel mundial en nombre del Passivhaus Institute tanto para obra nueva como rehabilitación. En este caso, a través de más de mil archivos y centenares de fotos del proceso constructivo ha confirmado que este residencial, Rosae I, cumple estrictamente con los criterios que enmarcan la eficiencia energética de una vivienda de acuerdo a este estándar. El certificado fue obtenido el pasado mes de noviembre y verifica que el inmueble cumple con los criterios de un excelente aislamiento térmico, carpintería de altas prestaciones, ventilación mecánica con recuperación de calor, ausencia de puentes térmicos y estanqueidad.  Cuatro puntos que suponen durante la construcción un coste superior por vivienda de 4.500 euros, 11.200 euros, 3.800 euros y 800 euros, respectivamente, pero que se traducen en que son viviendas de consumo energético casi nulo con ahorros del 75% frente a edificios de obra nueva

"Hoy es un día de fiesta porque después de días de mucha labor compleja e ingrata, inauguramos un edificio, el quinto que certificamos, que nos permite haber dotado Zaragoza de 246 viviendas certificadas con el estándar más exigente en eficiencia energética", ha subrayado Juan Carlos Bandrés, director general del grupo Lobe, que ha recordado que empezaron en 2016 a construir este tipo de viviendas, apoyados por  Anida, la filial inmobiliaria de BBVA, que les ha permitido llegar hasta aquí, al concederles el primer préstamo verde para un conjunto residencial que contempla una segunda fase de 80 viviendas que estarán terminadas en el verano de 2020. "El año que viene llegaremos a las 500 viviendas certificadas, sumando las de la capital aragonesa a las 150 VPO que vamos a hacer en Getafe y otras 67 también en el barrio  El Cañaveral de Madrid. Además en Valencia tenemos previstas otras 42 viviendas. Nuestro objetivo es llegar a 2023 con unas 2.000 viviendas certificadas", ha añadido el directivo, consciente del antes y después que supone para el sector este tipo de construcción que prima la eficiencia energética máxime cuando en marzo del año que viene entrará en vigor la normativa europea sobre esta materia. "Construir en Passivhaus nos ha abierto un nuevo camino y quiero agradecer a Gonzalo Urbizu que es nuestro arquitecto de cabecera y a todo el equipo de Lobe haberlo hecho posible".   

 

Etiquetas
Comentarios