Despliega el menú
Economía

automoción

La aragonesa MRA surte de salpicaderos a Seat

La planta del grupo CEFA en Figueruelas ayuda a la factoría de Martorell a recuperar toda su actividad.

Interior de la fábrica de MRA, del gruo CEFA, en Figueruelas.
Interior de la fábrica de MRA, del gruo CEFA, en Figueruelas.
Guillermo Mestre

Módulos Ribera Alta (MRA), empresa con una planta en Figueruelas del grupo aragonés Celulosa Fabril (CEFA), está ayudando a la factoría de Seat en Martorell (Barcelona) a solucionar los problemas de suministro causados por el incendio de su proveedor Faurecia en Abrera. Dos semanas después de haberse paralizado su producción como consecuencia del accidente, la fábrica de Seat volvió a funcionar a plena capacidad ayer con la puesta en marcha de la única de las tres líneas de montaje que no había recuperado su actividad.

Fuentes del sector confirmaron a este diario que Seat ha ido resolviendo el problema generado por la falta de suministro de Faurecia de modo paulatino, con la reparación de parte de la maquinaria afectada por el incendio y con el envío de piezas de plantas de Faurecia ubicadas fuera de España. Aún así, la factoría de la marca española del grupo Volkswagen ha tenido que contar con el apoyo de empresas de la industria auxiliar como la filial del grupo CEFA en Figueruelas, especializada en piezas como el salpicadero. Desde esta empresa no se hicieron declaraciones.

CEFA, en todo caso, lleva mucho tiempo trabajando con el grupo Volkswagen, y aunque no estaba suministrando ahora ningún componente para los vehículos que se están ensamblando en la planta de Seat en Martorell, sí que lo hará para la próxima generación de uno de ellos, el Seat  León, del que ha producido ya un buen número de unidades aunque el inicio de la producción en serie del nuevo modelo está previsto para los primeros meses de 2020, según informaron desde la factoría catalana.

Además del León, Seat fabrica en Martorell los modelos Ibiza y Arona, de la marca española, y el Audi A1. En la línea 1 de la planta se ensamblan los dos primeros, que representan la mitad del total de la producción de la factoría (1.100 de las 2.200 unidades que salen de la cadena cada día). De la línea 2 sale el Seat León y de la 3, el Audi A1.

El incendio de Faurecia obligó a paralizar la producción de Martorell totalmente el 21 de noviembre, generando cuantiosas pérdidas económicas tanto a Seat como a numerosas empresas de la industria auxiliar, afectando así a la actividad de cerca de 70.000 trabajadores en total. En Aragón, las compañías más afectadas han sido el grupo Sesé, que realiza actividades logísticas e industriales para la factoría catalana con unos 900 trabajadores, y UB Group, que se encarga tanto de la calidad del proveedor en la propia planta como de la secuenciación de los asientos que fabrica Lear Corporation para modelos de ese centro.

El 26 de noviembre Seat recuperó en Martorell la actividad de la línea 1. La línea 3, la del Audi A1, volvió a funcionar con normalidad el martes pasado y fue ayer cuando por fin se puso en marcha la línea 2. Según fuentes de la filial española de Volkswagen, se han dejado de ensamblar unas 14.100 unidades. 6.700 se recuperarán durante los próximos 18, 19 y 20 de diciembre, tres jornadas que habían sido marcadas inicialmente como festivas y que se decidió que sean de producción tras un acuerdo entre la dirección de la compañía y los representantes de los trabajadores. Asimismo, la planta abrirá tres sábados por la mañana en el mes de enero.

MRA, del grupo CEFA, es una empresa muy bien valorada en el seno del grupo Volkwagen. Además de suministrar piezas para la nueva generación del Seat León, la planta de Figueruelas de esta empresa aragonesa produce los salpicaderos del Volkswagen T-Cross, modelo que se encambla en la planta del consorcio alemán en Landaben (Navarra). El centro de MRA y la planta de CEFAen Malpica han incorporado muchas mejoras de modo reciente con una inversión de 30 millones de euros en los tres últimos años.

Etiquetas
Comentarios