Despliega el menú
Economía

automoción

Grupo CEFA invierte 30 millones en 3 años en las plantas de Malpica y Figueruelas

 Apostar por nuevas líneas y proyectos elevará su facturación a 150 millones este año

Una trabajadora en las instalaciones de la planta Módulos Ribera Alta (MRA), del grupo CEFA, en Figueruelas
Una trabajadora en las instalaciones de la planta Módulos Ribera Alta (MRA), del grupo CEFA, en Figueruelas
Guillermo Mestre

Incorporar nuevas líneas productivas, un sistema automatizado de logística interna, nuevos materiales para reducir el peso de la piezas y más tecnología en industria 4.0 han supuesto una inversión en los tres últimos años (hasta 2020 incluido) para el grupo CEFA de 30 millones de euros. Han sido las dos plantas que tiene en Malpica y en Figueruelas (con 200 empleados cada una) las beneficiarias de esta inversión. En la de Figueruelas, Módulos Ribera Alta (MRA), la transformación ha sido completa, según Jorge Blanchard, director general del grupo.

«Cogimos en 2013 una planta pequeñita que solo hacía puertas y hemos multiplicado por cuatro su superficie», destacó el directivo. En la actualidad, más de 200 personas a tres turnos se encargan de fabricar en MRA el salpicadero y las puertas del nuevo Corsa -en plena rampa de lanzamiento en la factoría de PSA en Figueruelas- así como los maleteros del C3 Aircross y del Crossland X. Además, para otros constructores MRA produce el salpicadero del nuevo Seat León que se lanza a principios de diciembre, el del T-Cross para Volkswagen Navarra y otras piezas plásticas para la furgoneta Vito de Mercedes.

Asimismo, ha sido muy relevante la inversión ejecutada -en ambas plantas está al 80%- en las instalaciones de CEFA en Malpica, añadió Blanchard. «Se han reemplazando las líneas de anteriores proyectos por otras nuevas para fabricar en la actualidad los salpicaderos para el C3 Aircross y el Crossland X, modelos de PSA, y para un todoterreno de Mercedes», dijo. El desafío para la industria auxiliar es que no puede parar de modernizarse, comentó el director general del grupo CEFA. «Está obligada a ser cada vez más eficiente y flexible para saber adaptarse a las tendencias de la movilidad sostenible», señaló.

Las inversiones realizadas, destacó Blanchard, les van a permitir estar a la última y dominar todas las tecnologías relacionadas con la fabricación de piezas utilizando nuevos materiales más ligeros también para el vehículo eléctrico (solo las inversiones en este sentido suman 19 millones). Además de haber ganado mucho en eficiencia, explicó, se ha mejorado la seguridad desde la introducción en verano de los AGV (carretillas autoguiadas) -conocidos en interno como ‘perros’-, de los que hay 50 en funcionamiento en MRA. La intención es ir progresivamente implantándolos en las otras dos plantas del grupo ya que permiten, solo pulsando un botón, que el AGV traslade desde el almacén el contenedor de piezas que se le ha solicitado. «Se les ha dotado de una capa de inteligencia superior para entenderse con el sistema productivo dirigiendo sus movimientos de forma automática a las líneas», precisó.

Estos ‘perros’ han sido ideados, entre otros, por David Polo, el ‘pastor’ -como se le conoce internamente en MRA-, apoyado él y su equipo por la ‘start up’ aragonesa Moontech, señaló el ejecutivo. También en el grupo CEFA se han dotado de herramientas de ‘business intelligence’ para monitorizar todos los ‘KPI’ (’Key Performance Indicator’ o cuadros de mando) y están desarrollando otras herramientas de gestión de ciclo de vida del producto. Millonarias inversiones, añadió Blanchard, junto a las realizadas en la tercera empresa del grupo Algontec -con una planta en Polonia cuya superficie han duplicado y otra en Turquía fruto de una ‘joint venture’- que les harán «alcanzar una facturación de 150 millones en 2019 manteniendo un crecimiento estable pese a la incertidumbre del entorno».

Etiquetas
Comentarios