Economía

agricultura

La caída de la producción mundial de trigo duro “debería implicar un reequilibrio en los precios”

Tanto en Aragón, como en las principales zonas productoras del mundo, las hectáreas de este cultivo se han visto recortadas en los últimos años debido a los precios “poco atractivos”.

Campo de cultivo de trigo Aragón 03.
Campo de cultivo de trigo Aragón 03.
HA

La superficie cultivada de trigo duro en Aragón, concretamente en la provincia de Zaragoza, que atesora más del 90% de este cultivo, se ha visto reducida un 33,7% en las últimas dos campañas, quedando 92.057 hectáreas en 2018 frente a las 138.776 en 2016, según la Encuesta sobre superficie y rendimientos de cultivos (ESYRCE), elaborada por el ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA). Una reducción, que en estos dos últimos ejercicios, ha sido en el conjunto del país del 10%, hasta las 443.649 hectáreas, y en 2019, según adelanta el MAPA en el avance mensual de superficies y producciones agrícolas de mayo, el último publicado, ha decrecido un 13,9% respecto a 2018.

De la misma forma, la superficie cultivada de trigo duro se ha visto reducida en las principales zonas productoras: en el conjunto de Europa un 8,5%, siendo Francia, segundo productor europeo, el que ha sufrido un mayor recorte, del 26%; y en Canadá, donde ha disminuido un 23%. “Los bajos precios que perciben los productores de trigo duro son la causa de que las superficies sembradas de este cereal se vean, año tras año, recortadas”, explica Pedro Gallardo, vicepresidente nacional de Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (Asaja) y responsable de la sectorial de cereales de la organización.

“Se trata de un cereal muy apto sobre todo para el secano zaragozano, que podría suponer una diferenciación, pero la baja rentabilidad debido a los precios han provocado que muchos comiencen a optar por otros cultivos que cotizan más alto”, anota Fernando Luna, presidente de Asaja Huesca. Y es que, según indican desde la organización, los precios han variado desde los 300 euros por tonelada en 2016 a los 190 a principios de 2019. “Para que se apueste por este cultivo en la Comunidad, sobre todo en Zaragoza donde el cultivo se ve favorecido por el clima de la provincia, los precios de origen deben ser acordes a los costes de producción”, expone el mismo. Unos costes que, como bien explica, varían dependiendo de si se cultiva en regadío o en secano, o si el tiempo favorece al cultivo, pues en un año en el que la meteorología no acompaña algunos deciden no aplicar algunos productos para no aumentar exponencialmente los costes, a sabiendas que la producción se va a ver recortada y no se va a recuperar la inversión.

En esta campaña, la producción mundial no solo se ha visto recortada por la menor superficie cultivada, sino que además la meteorología no ha acompañado en las principales zonas productoras.  Concretamente, la producción ha caído un 23% en Canadá, hasta los 1.325 millones de toneladas, y un 9,5% en Europa, hasta las 810.000 toneladas. En España, según el avance mensual de superficies y producciones agrícolas de mayo, se estima una pérdida de producción del 38,1% y en Aragón, de un 29,4%, hasta las 164.743 toneladas, frente a las 232.765 de 2018.

Un hecho que desde Asaja consideran que tendría que haber tenido un fuerte impacto en los precios: “Esta importante caída en la producción mundial debería implicar un reequilibrio en los precios y por tanto llevar aparejada una subida en las cotizaciones para los productores europeos de este cereal que arrastran varias campañas con precios poco atractivos, lo que está haciendo que las superficies de siembra se reduzcan año tras año”. A lo que añade Luna: “Si en el mercado globalizado en el que vivimos nos dicen que cuando hay excedente los precios bajan y cuando hay carencia suben, entendemos que ahora deberían subir, sino no sabemos a qué nos debemos atener”. Y es que en la última semana de agosto, la tonelada de trigo duro se cotizaba de media a 220,67 euros, lejos todavía de los buenos precios de hace tres años, cuando se alcanzaron los 300 euros por tonelada. 

Etiquetas
Comentarios