Economía

ECONOMÍA

El 24,9% de los directivos considera que la economía aragonesa mejora entre enero y junio, según ADEA

"Se están mostrando puntos leves de menor optimismo aunque los datos siguen siendo estables o positivos generalmente", según Salvador Arenere.

Salvador Arenere y Paco Guillén, en la presentación de este viernes.
Salvador Arenere y Paco Guillén, en la presentación de este viernes.
Heraldo

El 6,9% de los directivos encuestados en el indicador de opinión de la Asociación de Directivos y Ejecutivos de Aragón (ADEA) consideran que el comercio exterior empeora en el primer semestre del año en Aragón. Aspecto que desde ADEA responsabiliza a las medidas proteccionistas del Presidente de Estados Unidos, Donald Trump y sus problemas con China, a la leve recesión de Alemania, Italia y de Reino Unido, afectado por el 'brexit'. Además, España y Aragón son "muy dependientes de las exportaciones y estas se están viendo afectadas por la situación europea", según el Presidente de la ADEA, Salvador Arenere. El 4,7% también considera que las importaciones empeoran frente al 82,4% que estiman que se mantienen estables y el 12,9% que mejoran.

Tan solo el 0,8% de los directivos encuestados, considera que las ventas en el mercado interior empeoran, manteniendo casi las mismas cifras que el año pasado en el mismo periodo. La estabilidad sigue siendo la mayoría porcentual (78,8%) mientras que la mejora desciende respecto al año anterior (20,04%).

Por otro lado, el 71,8% de los encuestados valoran que la evolución de la economía general en Aragón permanece estable, siendo el 24,9% los que consideran que mejora y el 3,3% los que opinan que empeora. Los datos son visiblemente positivos, sin embargo, en el mismo periodo del año pasado, el 36,46% estimaron que la situación económica aragonesa mejoraba y tan sólo el 3,65% opinaba que empeoraba. Datos que desde ADEA hacen responsable a la falta de gobierno en Aragón y al elevado endeudamiento de la Comunidad. Además, "el anuncio de modificaciones energéticas y laborales preocupa a los directivos y desincentiva la inversión", según Salvador Arenere.

Etiquetas
Comentarios