Despliega el menú
Economía

Los directivos aragoneses comienzan 2019 con incertidumbre

La inestabilidad política, el 'brexit' y el aumento del proteccionismo de Trump empeoran las previsiones para este año, según ADEA.

Salvador Arenere, presidente de ADEA y José Guillén, secretario general.
Salvador Arenere, presidente de ADEA y José Guillén, secretario general.

Los directivos aragoneses terminaron 2018 con optimismo pero empiezan a ver nubarrones en 2019. El Indicador de Opinión del segundo semestre de 2018 que elabora la Asociación de Directivos y Ejecutivos de Aragón (ADEA) refleja el peso de la incertidumbre política y económica en las previsiones para este año. Solo un 27,4% de los encuestados espera una mejora de la situación económica en Aragón en este semestre, frente al 33,7% del semestre anterior y el 59% de optimistas un año antes. Sube el porcentaje de quienes creen que empeorará, del 1,72% al 8,49% en un año.

"La opinión de los directivos coincide con lo que conocemos del cierre de ejercicio, aunque levemente se ve que para el próximo semestre en materia de exportaciones y contratación se empieza a ver algún pesimista más", ha explicado Salvador Arenere, presidente de ADEA, que ha detallado los resultados del informe junto a José Guillén, secretario general de la organización. Arenere ha destacado que los directivos tienen en cuenta las previsiones que apuntan a un descenso del ritmo de crecimiento de la economía este año. Entre las amenazas para la economía y las empresas ha apuntado a las consecuencias del ‘brexit’, el aumento del proteccionismo con el presidente norteamericano Donald Trump, el enfrentamiento con China, la situación de Cataluña y la inestabilidad política. "El próximo semestre no será malo, probablemente seguiremos por encima de la media nacional. Ahora, el estado de ánimo es otra cosa", ha reconocido.

Contratación

Entre los datos de la encuesta, el 76,9% cree que va a permanecer estable la facilidad para obtener financiación entre enero y junio de este año y tan solo un 3,8% opina que puede empeorar. Sin embargo, desciende del 47,6% del último semestre de 2018 al 19,2% de este semestre quienes creen que podría mejorar. Continuan estables las previsiones de evolución de la plantilla. Un 68,6% responde que se mantendrán (tres puntos por encima que en el semestre anterior) y los que mejoran bajan del 32,8% al 27,9%. Un 3,5% opina que podría empeorar y el 27,9% indica que podría mejorar la creación de empleo. El pesimismo se refleja en que solo un 25,8% señala que mejorarán las ventas, frente al 33% anterior, y un 5,2% espera un retroceso.

Los resultados se obtienen a partir de una encuesta que recoge las impresiones de los directivos, a la que han respondido 218 profesionales de las áreas de dirección general, dirección financiera, dirección comercial y de recursos humanos. Los participantes trabajan en los sectores de automoción, industria en general, servicios y comercial.

Exportaciones a la expectativa

En exportaciones, se mantienen en torno al 66,3% quienes creen que seguirán estables. Los optimistas bajan en un año del 35,50% de 2017 al 20,20% de 2018 y comiezo de ejercicio. En cuanto a importaciones, mejoraron para el 18,8% en el pasado año y evolucionarán en positivo para el 16,70%. Un 6,50% avista un empeoramiento, frente al 2,90% de 2017.

Ante este escenario, que espera mejore en 2020, Arenere ha considerado "inaplazable" la modernización de la administración pública para agilizarla. "Seamos atractivos y demos facilidades a los inversores", ha planteado. En este sentido, ha defendido la creación de una oficina del inversor.

Etiquetas
Comentarios