Despliega el menú
Economía

ECONOMÍA

Grupo Lobe cierra un año de inversiones con el objetivo de dispararse en el futuro

La constructora aragonesa ha presentado este viernes sus resultados financieros anuales, que reflejan un volumen de negocio de 354 millones de euros. 

El director de Grupo Lobe, Juan Carlos Bandrés, en la presentación de resultados de este viernes.
El director de Grupo Lobe, Juan Carlos Bandrés, en la presentación de resultados de este viernes.
Asier Alkorta

La constructora aragonesa Grupo Lobe continúa en la senda del crecimiento tras haber registrado un volumen de negocio de 354 millones de euros el año pasado. La empresa, presente en Madrid o Valencia además de en Zaragoza, ha elevado sus ventas en un 5%, cifra que la ha llevado a incrementar su plantilla un 12%. El 13,1% de subida de la rentabilidad consolida su apuesta por la industrialización en todos los procesos.

"El balance anual es bueno, mejor de lo que muestran las cifras. Estos dos últimos ejercicios hemos invertido en nuestro futuro", ha advertido en la presentación de resultados el director general de Grupo Lobe, Juan Carlos Bandrés. De esta manera, la compañía aspira a anticiparse a las nuevas normativas europeas en materia de edificación, que pasarán por factores como la sostenibilidad o la eficiencia energética. Esta regulación entrará en vigor en 2021. 

Más Passivhaus

El directivo ha explicado que la inversión realizada en 2018 ha supuesto una merma del 30% en su cuenta de resultados, aunque ha insistido en que se traducirá en un crecimiento de alrededor del 20% este año.

Grupo Lobe gestiona en la actualidad 1.600 viviendas distribuidas por Madrid, Valencia o Zaragoza. De estas, casi un millar se encuentran en comercialización. La compañía espera continuar con su apuesta tanto por la sostenibilidad como por la innovación con la certificación de sus edificaciones con la distinción Passivhaus -el más exigente en materia energética mundial-, que ha conseguido en la actualidad para casi dos centenares de casas.

Bandrés ha destacado la comodidad como la característica esencial de sus viviendas, por encima, incluso, de la sostenibilidad. "Los clientes demandan un producto que va más allá de la mera edificación; aspiran a nuevas funcionalidades, a un confort cualitativamente distinto dentro de una concienciación ambiental o social más pronunciada que en generaciones previas".

Etiquetas
Comentarios