Despliega el menú
Economía

banca

La banca apura la última semana para adaptarse a la nueva ley hipotecaria

Las entidades financieras siguen haciendo ajustes en sus programas informáticos para el envío de la documentación a los notarios antes de la firma, como recoge la norma.

Viviendas en Parque Venecia en Zaragoza.
Viviendas en Parque Venecia en Zaragoza.
Enrique Navarro

La nueva ley hipotecaria está dando más de un quebradero de cabeza a las entidades financieras. Desde el día 16 será obligatorio que el banco envíe al notario toda la documentación previa a la firma de la hipoteca "por medios telemáticos seguros". El cliente irá a consultarla dos veces, para confirmar que ha entendido las cláusulas y evitar sustos posteriores. Tanto notarías como bancos disponen de programas informáticos para hacerlo, pero el problema es que en algunos casos no permiten las comunicaciones entre ellos. Por ello, las entidades financieras apuran esta semana para adaptarlos al que en principio parece imponerse, el de los notarios, la plataforma Ancert (Agencia notarial de certificación), aunque también se pueden utilizar otros. En la mayoría de los casos, los bancos tienen externalizada la tramitación hipotecaria a gestorías y asesorías privadas, que cuentan con sus propias plataformas.

Mientras se trabaja para tener todo listo a una semana para la entrada en vigor de la nueva ley, algunas entidades empiezan a detectar un aumento de firmas de hipotecas. Desde el sector se calcula que en esta primera quincena de junio se va a alcanzar el número de operaciones que correspondería a todo el mes, aunque para otras se mantiene la tendencia normal. Junio es tradicionalmente una época en la que se suscriben préstamos hipotecarios, apuntan desde el sector.

Desde la asociación de consumidores Adicae recuerdan que las entidades financieras han tenido varios meses para adaptarse. Además, las exigencias de formación específica para los empleados se han aplazado hasta el año 2020. “Los bancos estaban acostumbrados a que se firmaba todo en un minuto”, critican. Además, creen que faltan cuestiones como mejorar la transparencia de las condiciones generales "que pueden dar lugar a cláusulas abusivas". Pero destacan que con la nueva normativa "los registradores de la propiedad podrán negarse y no aceptar registrar y asesorar al consumidor si ha firmado alguna cuestión que no es transparente". Recuerdan el problema que sigue en los tribunales con los casos des cláusulas suelo, con más de 300.000 demandas presentadas.

Esperan que con la nueva normativa se consigan "hipotecas más seguras". Entre los cambios se introduce el nuevo reparto de los gastos a la hora de firmar la hipoteca.

Etiquetas
Comentarios