Economía

un cambio radical en la información precontractual

Bancos y notarios, a la carrera para cumplir con la nueva ley hipotecaria

"Quedan pequeños ajustes técnicos por hacer, que se solucionarán en unos días", admite el Colegio Notarial de Aragón. Notarios y bancos están teniendo algunas dificultades para adecuar sus sistemas informáticos a las exigencias de la firma electrónica y el cauce seguro de comunicación en la información precontractual. 

¿Cómo le afecta la nueva ley hipotecaria?

A falta de pocos días para que la nueva ley hipotecaria entre en vigor el 16 de junio, bancos y notarios están todavía adaptando su servicios informáticos para ajustarse a la nueva norma que según Dámaso Cruz Jimeno, decano del Colegio Notarial de Aragón, supone un cambio radical en la forma de contratar las hipotecas ya que el particular tiene que haber recibido diez días antes de firmarlas toda la documentación por vía telemática. Lo que marca la ley es que el banco transmita “por medios telemáticos seguros” la información precontractual de los préstamos al notario, para que este garantice que el cliente la ha recibido al menos diez días antes de suscribir la hipoteca y que comprende todos sus términos.

"Lo que es la fase precontractual de la hipoteca se complica bastante", admite el máximo responsable de los notarios en nuestra comunidad, lo que "está produciendo que haya todavía ajustes técnicos que realizar, que se solucionarán en unos días". Y pone como ejemplo que "este mismo jueves han recibido ya dos operaciones del Santander y todo está en tiempo y forma". Lo que ocurre, añade, es que algunas entidades bancarias tienen subcontratado todo el proceso de trámite de las hipotecas con gestorías, que a su vez han de adecuar sus sistemas informáticos para que tengan también "cauces de comunicación segura" por internet para hacer todos los envíos de la documentación.  Es en esa adaptación de las plataformas digitales donde está habiendo algún fallo de tipo técnico, que insiste Cruz Jimeno, se solventará en pocos días.  Para el ciudadano que suscribe la hipoteca, lo único que supondrá la nueva ley es que tendrá que ir dos veces al notario. "Precisamente el objetivo de la ley es garantizar la transparencia y asegurarse de que quien suscribe la hipoteca tenga tiempo de informarse de todos los detalles y conozca el texto con antelación, diez días antes, de firmarlo". 

"Ni los bancos ni el notario pueden utilizar un correo electrónico ni un wasap para remitir esta información al cliente sino que han de ser "comunicaciones seguras con firma electrónica" para que sean una prueba válida de que este trámite se ha realizado. Además, señala el decano del Colegio Notarial de Aragón, hay que "asegurar el cumplimiento de los plazos en esas comunicaciones eléctronicas". Lo que está sucediendo, explica es que "las entidades están teniendo que adaptar sus aplicaciones informáticas para que pasen por un cauce seguro" y eso que decirlo parece sencillo, precisa, tiene sus complicaciones. "Los bancos llevan quince días trabajando a tope con esto para ponerlo en producción el mismo día 16 de junio, pero quedan aún pequeños ajustes por hacer" entendiendo que no van a suponer finalmente mayores problemas. 

Para el presidente del Colegio Notarial de Aragón, las grandes entidades financieras ya tienen los deberes hechos porque tienen más recursos y es a las de menor tamaño a las que les está costando más. Dámaso Cruz Jimeno recuerda que la ley hipotecaria se publicó el pasado 15 de marzo, si bien el reglamento no salió hasta el 26 de abril: las dudas de carácter técnico ya se han resuelto, pero quedan todavía algunas jurídicas pendientes de aclararse, reconoce.

Etiquetas
Comentarios