Despliega el menú
Economía

Hoy es Marketing

El ‘big data’ como ventaja competitiva

El presidente de Microsoft Latinoamérica, César Cernuda, ha desvelado las oportunidades de negocio que ofrecen los datos de los clientes en el XVI encuentro Hoy es Marketing, organizado por ESIC en Ifema Feria de Madrid.

El presidente de Microsoft Latinoamérica, César Cernuda, ayer en Madrid.
El presidente de Microsoft Latinoamérica, César Cernuda, ayer en Madrid.
Enrique Cidoncha

El conocimiento del cliente conduce a sus datos. Estos, almacenados en la ‘nube’ para ser procesados, se pueden transformar en algoritmos a través de la inteligencia artificial (IA). La culminación de este proceso por parte de una empresa le permite optimizar la experiencia de sus usuarios; todo ello a través de una tecnología que, cada vez más, tiene cabida en todo tipo de negocios. El presidente de Microsoft Latinoamérica, César Cernuda, ha desvelado tanto los retos como las oportunidades que ofrece la IA en la segunda ponencia del XVI encuentro Hoy es Marketing, organizado por ESIC en Ifema Feria de Madrid.

El modelo de consumo ha cambiado a una velocidad de vértigo en los últimos años. Y la IA ha dejado de ser una tecnología de futuro para convertirse en una aplicación que se usa en el día a día, hasta en una sencilla búsqueda en internet. Navegar por la red deja un inevitable rastro en forma de datos que permite a las marcas, a través de la tecnología, conocer tanto los comportamientos del usuario como las tendencias del mercado de cada momento.

Pero tiene riesgos, al margen de la evidente seguridad que requiere la manipulación de información ajena. Los retos del uso empresarial de los macrodatos -‘big data’- descansan sobre tres pilares: el sesgo, la aleatoriedad y la causalidad. Y estos deben ser tenidos en cuenta por personal humano, que debe velar por que la tecnología no incurra en falacias al procesarlos: “Debemos tener en cuenta las posibles correlaciones de las informaciones que tenemos para que estas sean verdaderamente eficaces”, ha remarcado el directivo.

Las oportunidades, por otro lado, son inmensas. La IA puede abaratar de forma exponencial los costes de producción de una empresa; permitir a los gobiernos ser más transparentes y eficaces en la recaudación de impuestos; reducir la cifra de fracaso escolar a través de la observación del comportamiento de los alumnos; predecir dónde es más práctico sembrar qué cultivos, en función del estudio de la orografía; o favorecer la accesibilidad a personas con movilidad reducida o enfermedades que les impiden el normal desarrollo de su día a día.

De forma más concreta e informal, Cernuda ha narrado cómo la IA de Microsoft permitió a la empresa Carlsberg lanzar un nuevo sabor de cerveza en función del análisis de los gustos del mercado. “Ya lo ven: la IA llega a todas partes”, ha concluido.

Etiquetas
Comentarios