Economía

Aragón no tendrá ayudas para el arranque de frutales como las que habrá en Cataluña

El Gobierno considera que “esa no es la solución” para afrontar la crisis que vive el sector y Asaja denuncia la desigualdad de oportunidades entre los fruticultores de ambas comunidades.

Unos trabajadores durante la campaña de recolección de la fruta en Aragón.
Aránzazu Navarro

La Generalitat de Cataluña anunciaba esta semana que pondrá sobre la mesa, y en solitario, 10 millones de euros a disposición de aquellos agricultores que quieran arrancar sus producciones de melocotón, nectarina, paraguayo y platerina. El objetivo del Ejecutivo catalán es “reducir la oferta” para intentar reflotar un sector en el que los precios no han dejado de caer en los últimos años. Así, con esta ayuda podría desaparecer en la comunidad vecina unas 2.000 hectáreas de frutales, que producen alrededor de 80.000 toneladas, la misma cantidad que la que Cataluña asegura que ha dejado de exportar a Rusia tras el veto de Putin.

La medida ha vuelto la mirada también hacia Aragón, que junto con Cataluña es una de las principales productoras de fruta dulce de hueso, e incluso organizaciones agrarias de esa región han solicitado reuniones con representantes de la consejería de Desarrollo Rural para explicar la conveniencia de que Aragón se una a su plan de arranque. Pero el Departamento que dirige Joaquín Olona dice ‘no’. Como ha mantenido durante toda la legislatura, el consejero y su equipo consideran que el plan de arranque especial (más allá de los contemplados a través de los programas operativos) no es la solución para paliar la crisis estructural que sufre el sector. Y no lo es, ha explicado este viernes el director general Producciones Agrarias, José María Salamero, porque no tiene sentido ayudar al arranque para reducir la oferta cuando no se puede limitar la plantación. Lo que ocurrirá con una medida similar a la que pondrá en marcha Cataluña, explican desde la consejería, es que saldrían perdiendo las pequeñas explotaciones, que serían los agricultores profesionales lo que terminarían desapareciendo mientras los grandes propietario podrían continuar ampliando sus cultivos.

La denuncia de Asaja

La negativa de Aragón y la decisión de Calatuña no gustan a Asaja Aragón, porque según explica su secretario general, Ángel Samper, “sorprende que unilateralmente se tome una decisión con un tema que escapa al ámbito del territorio catalán”. El sindicalista recuerda que dos de las medidas urgentes que exigió su organización agraria y que forman parte de la lista de reivindiciones que presentaron conjuntamente los sindicatos y las cooperativas fueron la creación de una interprofesional y un plan de arranque. “Las negociaciones para la constitución de la Interprofesional están encima de la mesa, pero no así el plan de arranque por lo que nos sorprende que unilateralmente se tome una decisión con un tema que escapa al ámbito del territorial catalán”, lamenta Samper.

El secretario general de Asaja Aragón recuerda que Aragón y Cataluña concentran el mayor volumen de producción de fruta de hueso por lo que la afección a los mercados no responde a lo que haga únicamente una sola comunidad. “Creemos ilógica y un verdadero disparate esta decisión unilateral”, insiste Samper que reitera que, en todo caso, debería existir un acuerdo dentro del ámbito nacional “y en el peor de los casos al menos entre Aragón y Cataluña”.

Pero lo que más indigna a esta organización agraria es que con esta situación, que califican de grave, es que, según Samper, queda en evidencia la igualdad de derechos y oportunidades del ciudadano de a pie en cuestiones que afectan a todos. “El fruticultor fragatino no puede jugar con reglas de juego diferentes al productor de fruta que tiene en la finca de al lado. Las líneas de la inteligencia, del sentido común y del interés general en este caso no confluyen con las territoriales. Es simple y llanamente indignante e injustificable lo que está ocurriendo”, concluye el secretario de esta organización en Aragón, que exige con contundencia a las comunidades autónomas y al Ministerio de Agricultura “un mismo plan e iguales oportunidades para todos”.

Etiquetas
Comentarios