Economía
Suscríbete por 1€

Los sindicatos reclaman en la calle un salario mínimo en convenio de 1.000 euros

UGT y CC. OOO. se concentran ante las patronales de toda España para exigir a las empresas subidas en salarios y que se reparta el crecimiento en beneficios que están teniendo

Cientos de delegados reclaman con pancartas un empleo decente y unos salarios dignos
Cientos de delegados reclaman con pancartas un empleo decente y unos salarios dignos
Julián Fallas

La economía crece al 3% estos últimos años y sin embargo, los salarios siguen perdiendo poder adquisitivo. Contrarrestar esta dinámica y que los empresarios empiecen a repartir los beneficios que vienen registrando es la consigna que ha sacado este martes a la calle a cientos de delegados sindicales para exigir ante las sedes de las patronales españolas que hacen falta salarios dignos en este país.

La reclamación de marcar un salario mínimo en convenio de 1.000 euros y que los sueldos comiencen a subir de acuerdo al IPC para ir recuperando poco a poco los ocho puntos de poder adquisitivo que han perdido desde el inicio de la crisis es el objetivo de esta protesta, que en Zaragoza UGT y CC. OO. han protagonizado en la plaza de Roma frente a la Federación de Empresarios de Zaragoza (FEZ) y la Cepyme.

Manuel Pina, secretario general de CC. OO. Aragón, ha dicho que en lo que va de año se han firmado algunos incrementos salariales del 1,5% mientras que en 2017 el incremento fue del 1,2%. Unos aumentos que ha calificado de insuficientes al estar reclamando los sindicatos un mínimo del 3,1% de subida. "Queremos que la patronal se siente a negociar un Acuerdo de Negociación Colectiva (ANC). No pudimos acordarlo el año pasado y este año llevamos el mismo camino. Por eso, hemos salido a la calle".

Por su parte, Daniel Alastuey, secretario general de UGT Aragón, ha manifestado que "solo queremos que se reparta la riqueza: suben los beneficios de las empresas, pero los trabajadores siguen perdiendo, por un lado, empleo porque quedan dos millones de puestos de trabajo que se perdieron antes de la crisis y no se han recuperado; y por otro lado, poder de compra, ya que los salarios se siguen devaluando. "Los empresarios tienen la balanza a su favor con la reforma laboral y tienen pocas ganas de negociar, pero es  esencial poner freno a la precariedad". Alastuey asegura que a la patronal les interesa "mantener una reserva de parados" para poder seguir pagando bajos salarios, pero que eso al final es malo para la propia economía ya que no hay consumo.  Y ha recordado que hay cinco millones de trabajadores en España en condiciones precarias que cobran menos de lo que marca el Salario Mínimo Interprofesional.

En la protesta en la plaza de Roma, los delegados sindicales de varias empresas que están negociando convenio como Android o Inditex han tomado la palabra para pedir la derogación de la reforma laboral porque desequilibra la negociación entre las partes.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión