Despliega el menú
Economía

Sabor agridulce en la planta de Figueruelas

Algunos trabajadores reconocían que  el 'sí' era la opción menos mala para asegurar el futuro, mientras que otros mostraban claramente su descontento y malestar por la rebaja de condiciones que implica la aceptación del preacuerdo.

Cabizbajos y sin querer hacer comentarios a los medios de comunicación, la mayoría de los trabajadores de Opel han atravesado este miércoles los tornos de la fábrica sabedores de que el 'sí'  dado a la rebaja de sus condiciones asegura el futuro de la planta los próximos años. "Es lo menos malo que podía pasar", ha dicho Miguel Sancho, que lleva desde 2002 trabajando en la factoría zaragozana.

"Trabajaremos más barato, pero trabajaremos. Había que asegurar el empleo porque sin eso no hay nada. El 'no' al referéndum era muy malo para todos" ha manifestado otro trabajador Luis Cartagena.

"Una charlotada es lo que ha sido todo esto. Nos han engañado", ha salido gritando otro de los operarios, sin querer detenerse a hablar ante las cámaras y los micrófonos. Otra trabajadora, que ha preferido no dar su nombre, ha reconocido que "ha sido todo el círculo mediático el que ha forzado el 'sí', pero los del 'no se sienten muy decepcionados. Este es un mal acuerdo para todos, pero al menos tenemos trabajo. Se está mejor aquí que en la calle".

"No es lo que queremos, pero es lo más lógico. No nos gustaba, pero el 'sí' es lo que tenía que salir. Hay que apechugar porque si no, se habrían llevado el Corsa. Mas vale perder un poco que no que vayan 2.000 o 3.000 personas a la calle", ha señalado por su parte Patricio Meco, que lleva 30 años en la factoría zaragozana.

"Para los jóvenes, les dejamos un futuro malo, pero aquí al menos tienen un trabajo", ha asegurado José Luis Martín, que lleva 12 años empleado en Opel Figueruelas. "Se ha logrado la supervivencia de la planta, pero hay que entender a los que han votado que no", ha añadido. Respecto a lo que hubiera ocurrido de haber salido el 'no', ha admitido que "PSA no es GM. Ahora nos tenemos que poner las pilas. Aquí hay  mucho compañero de 50 años que se plantea 'con esta edad donde voy a ir a buscar trabajo'".

Ser Opel un referente para la economía de todo Aragón ha pesado mucho en esta decisión, reconocían bastantes de los trabajadores que se paraban a hablar mientras que los que no querían hablaban de '"vergüenza" y de "retroceso vergonzoso" en las condiciones.

"Muy disgustados estamos", ha declarado Alberto Martín. "¿Donde estaban Lambán y De Guindos cuando se vendió Opel a PSA. Ninguno estuvo entonces. Y ahora permiten que se hipoteque el futuro de la gente joven. Me parece lamentable las condiciones vergonzosas que se han tenido que firmar".

"No han sido unas elecciones muy limpias, presionando tanto a la gente de contrato", ha apuntado Rafael Sánchez, que lleva 30 años en la planta zaragozana. "Lo que han firmado es un empeoramiento sin condiciones. Ni UGT ni CC. OO. han defendido los derechos de la plantilla como debían", ha añadido, recordando que ayer por la tarde noche "iba ganando el 'no', pero al final, han conseguido "el vuelco" de la situación.

"Es malo para todos, pero bueno para la planta", ha manifestado por su parte Jesús Ramiro, que lleva 36 años de trabajador de Opel.

"La plantilla está dividida. El 'sí' ha salido con casi el 60% frente al 41% del no. Para todos en general es malo", ha reconocido Víctor García. "Dado lo que hay en el mercado laboral, asegura el futuro para muchos de los que están al final de su vida laboral".

Otro trabajador, José Antonio Gil, que lleva 30 años en planta, mostraba su desconfianza hacia lo que pueda pasar en el próximo convenio. "Ha primado asegurar el futuro. Había mucho miedo. En general, es malo para todos. Nos perjudica. Y ya veremos a ver lo que pasa de aquí a cinco años", ha dicho.

Etiquetas
Comentarios