Despliega el menú
Economía

La plantilla de Opel dice 'sí' al preacuerdo de convenio y PSA asegura "el futuro de la fábrica"

2.897 trabajadores dan su visto bueno al texto pactado por la dirección y los sindicatos frente a los 2.008 que lo rechazaron. Cobo agradece el apoyo recibido.

Imagen de trabajadores en pleno proceso de votaciones en la factoría de Opel España.
Imagen de trabajadores en pleno proceso de votaciones en la factoría de Opel España.
OPEL

El preacuerdo de convenio colectivo para cinco años aprobado el pasado lunes por la dirección y la mayoría sindical de Opel España recibió entre el martes y este miércoles el espaldarazo del 58% de la plantilla, una decisión que el grupo PSA, al que pertenece la marca alemana desde agosto del año pasado, recibió con satisfacción porque "asegura el futuro de la fábrica de Figueruelas", una afirmación que hace prever la inmediata confirmación de que el Corsa se seguirá ensamblando aquí y que Zaragoza vuelve a estar en la carrera para producir otros modelos.

Pasadas las 11.30, tras participar en la votación el único turno que no lo había hecho, el de mañana, el escrutinio ratificó una victoria clara aunque no holgada del ‘sí’ frente al ‘no’ –2.897 votos frente a 2.008–, un resultado que generó gran tranquilidad en la compañía, en la industria auxiliar del automóvil en Aragón y en el conjunto de la sociedad de la comunidad autónoma. Atrás quedaron los temores a un rechazo del preacuerdo por parte de la mayoría de la plantilla expresados por algunos dirigentes sindicales e incluso entre la dirección hasta solo unas horas de conocerse el resultado final.

Antonio Cobo agradece a los trabajadores haber refrendado el acuerdo

Tras aprobarse el texto pactado por las partes con un 58,4%, es de esperar que la dirección de Opel en Alemania corrobore los planes de futuro que tiene para la planta de Zaragoza, que pasarían por el montaje del nuevo Corsa (en principio a partir de finales de 2019 y con una versión eléctrica desde 2020) y que podrían ir más allá con el incremento de carga de trabajo que permita que la factoría utilice al máximo su capacidad instalada, en torno a los 480.000 vehículos al año. En eso ha insistido Juan Arcéiz, secretario general del Metal en UGT Aragón, que ha dicho que lo que hace falta ahora es que PSA cumpla y ponga encima de la mesa un plan industrial. "Estamos satisfechos con el resultado, pero no eufóricos. Es lo que queríamos que ocurriera, pero queremos que los sacrificios se vean recompensados", ha dicho. Además, ha añadido, la industria auxiliar que va a sentir cierto alivio tiene que ver pronto las adjudicaciones del nuevo Corsa.

"Hemos dado un paso adelante decisivo en la mejora de la competitividad de la planta. Tras tres décadas de historia en España, del dialogo abierto, madurez y la paz social, todos ellos valores históricos de la planta de Zaragoza, han sido claves para superar una situación compleja,” apuntó tras conocer el resultado Antonio Cobo, director de la planta de Zaragoza, que más tarde agradeció a la plantilla, a los sindicatos y al Gobierno de Aragón el apoyo recibido para superar esta crisis y mirar al futuro con optimismo. Cobo apuntó asimismo que el acuerdo refrendado por la plantilla "allanará" el camino para que PSA asigne nuevas inversiones y proyectos a la planta, que "es lo único que posibilitará el empleo"en la factoría y en las empresas auxiliares.

“Con este acuerdo, las fortalezas de la planta y el compromiso de los empleados, hemos asegurado el futuro de la fábrica. Este competitivo acuerdo laboral era condición imprescindible para cualquier inversión y para la asignación de futuros modelos" ha comentado por su parte Remi Girardon, vicepresidente de Manufacturas de Opel y directivo de máxima confianza del presidente de PSA, Carlos Tavares, que participó la semana pasada en Zaragoza en una reunión con el presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, para transmitir el planteamiento de la multinacional francesa ante este conflicto.



La fábrica de Opel en Zaragoza produce en la actualidad cuatro modelos. El Corsa, modelo que atraviesa los últimos años antes de ser renovado; el Mokka X, cuyo sustituto será ensamblado en la planta alemana de Eisenach, y los modelos SUV o  'todocamino' que empezaron a fabricarse en 2017, el Crossland X y el Citroën C3 Aircross.

Elogios de PSA

PSA destacó que "en un gran ejercicio de responsabilidad, ambas partes han puesto de relieve que la competitividad y la productividad en comparación con otras plantas del grupo y con el resto de fábricas de la competencia es la única vía para construir un futuro sostenible para la planta de Zaragoza".

La multinacional francesa reseñó asimismo que la planta de Zaragoza forma parte del complejo industrial de PSA en España junto a las de Vigo y Villaverde (Madrid. "Con este acuerdo, PSA refuerza su posición de líder industrial del sector de la automoción en el país", añadió la firma tras recordar que en 2017 salieron de los centros de producción de Vigo, Zaragoza y Madrid 876.672 unidades de 12 modelos distintos, una cifra que sitúa al grupo como primer fabricante en España, con el 31% de la cuota de producción nacional: : 1 de cada 3 vehículos fabricados en España procede de las plantas de PSA. El 86,8% de la producción española de PSA, han recordado en la firma, se exporta a mercados internacionales en un sector industrial que representa el 10% del PIB nacional.

Desde Opel se hizo hincapié en que el nuevo acuerdo laboral para Figueruelas forma parte del plan de reestructuración de la filial alemana de PSA denominado PACE!, "que contribuirá al claro objetivo trazado por la compañía para convertirse de nuevo en una marca rentable en el año 2020". Este acuerdo, insistió la empresa, "permitirá a la planta alcanzar el nivel de productividad necesario para ello". En el citado plan se especifica que Opel debe ahorrar 700 euros por cada coche que fabrica, cantidad que según ha trascendido será menor en Zaragoza (450 euros en cada vehículo).

En vigor desde el 1 de enero de 2018 y hasta el 31 de diciembre de 2022, el acuerdo de convenio en la planta aragonesa incluye moderación salarial (congelación el primer años, subida del 50% del IPC en 2019 y 2020 e incremento para 2021 y 2022 del 60% del IPC), retribución variable vinculado a indicadores de desempeño, aumento del tiempo de trabajo, adaptación de prácticas de trabajo laborales y flexibilidad para responder a las variables condiciones de mercado y compromiso de rejuvenecimiento de la plantilla.

Etiquetas
Comentarios