sd huesca

La SD Huesca busca refuerzos entre los jugadores que quedan libres

Soko llegó a El Alcoraz tras concluir su contrato con el Racing e igualmente han quedado libres con el fin de la temporada otros jugadores que se han vinculado a los azulgranas como Manu Molina, Vilarrasa y Olivas. 

Martín González, director deportivo de la SD Huesca.
Martín González, director deportivo de la SD Huesca.
Javier Blasco/EFE

El primer fichaje de la temporada llegó de este modo y es más que probable que no sea el único. En unos primeros compases del mercado de verano en los que de hecho éste ni siquiera está abierto oficialmente -lo hará el 1 de julio para cerrar justo dos meses después- y en los que la temporada aún debe echar el cierre con la vuelta de la final por el ascenso entre el Tenerife y el Girona, la SD Huesca está buscando y tanteando jugadores que se encuentran libres. Es decir, que no hayan renovado con su último club.

El contexto de reducción en los ingresos y de ajuste del límite salarial invita como han trasladado múltiples voces desde las oficinas de El Alcoraz a ser cautos en la parcela económica, mientras que por otro lado la adquisición de jugadores en propiedad genera patrimonio, dos circunstancias que se dan la mano en la política de contratación que ya cristalizó con mucha antelación, más allá de que no se anunciase hasta la semana pasada, con Patrick Soko, extremo camerunés firmado por tres campañas aprovechando que su vinculación con el Racing tocaba a su fin.

De producirse, el regreso de Manu Molina se daría en circunstancias similares. El medio, que ya vistió de azulgrana hace una década, tras dos campañas no seguirá con el Ibiza. Onubense de 30 años, ha militado a lo largo de su carrera principalmente en Segunda B, pero en el último curso demostró ser una pieza válida para la categoría de plata que ayudaría a reforzar una demarcación, la de centrocampista falta de efectivos. Ahora mismo solo se cuenta con Salvador, Timor y Juan Carlos, cuya continuidad es dudosa.

Recientemente también se han situado en la órbita azulgrana otros dos jugadores que ahora mismo se encuentran sin equipo. Son Ignasi Vilarrasa y Kiko Olivas. El primero es un joven lateral izquierdo de 22 años que como Soko en el último curso compitió en la 1ª RFEF, el tercer escalón del fútbol nacional en el que el Huesca ya ha demostrado en otras ocasiones saber pescar, concretamente en el Atlético Baleares, con el que disputó 38 encuentros y marcó dos goles. Antes, había pasado por el Cornellá y los filiales del Barcelona y el Valladolid, con cuyo primer equipo jugó en tres encuentros de Copa del Rey en la 2020-21. El de Granollers se encontraría en el radar de varios conjuntos de Segunda como el Ibiza.

Vilarrasa coincidió en Valladolid con Olivas. El central, de 33 años, de hecho, ha actuado como local en el José Zorrilla durante las últimas cinco temporadas. En la más reciente, colaboró en el ascenso en 22 encuentros.

Con 18 años debutó con el Málaga en Segunda División en la 2006-07 y de ahí pasó al Villarreal para jugar en el equipo B y colaborar con los ‘mayores’. Después pasó por el Córdoba y el Sabadell y antes de recalar en el Valladolid completó dos cursos en el Girona. Además del Huesca han puesto sus ojos en él otros conjuntos de Segunda como el Málaga, en lo que implicaría regresar a su casa, el Cartagena, el Sporting y, de nuevo, el Ibiza.

Como Molina, Vilarrasa y Olivas se desenvuelven en zonas del campo en las que el Huesca necesita sumar efectivos. Para el lateral izquierdo se cuenta con Florian Miguel, más la ayuda que puede ofrecer Mateu, y para el centro de la defensa, con Pulido e Insua. A este respecto, Martín González ya comentó que se quería centrar en las demarcaciones más despobladas para llegar al inicio de la pretemporada con la composición de la plantilla y avanzada.

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión