SD Huesca
Suscríbete por 1€

sd huesca

Darío Poveda, el último de los delanteros invernales de la SD Huesca

El alicantino se ha incorporado a los entrenamientos a la estela de fichajes anteriores como Rafa Mir o Enric Gallego, que también llegaron en enero.

Darío Poveda, nuevo delantero de la SD Huesca.
Darío Poveda, nuevo delantero de la SD Huesca.
SD Huesca

Con la llegada de Darío Poveda en el mercado invernal, la SD Huesca realiza un movimiento claro enfocado hacia la mejora de la parcela ofensiva, el gran debe del equipo azulgrana en lo que va de temporada, antes con Nacho Ambriz en el banquillo y ahora con Xisco Muñoz. El delantero cedido por el Getafe encarna los argumentos para la mejora en una posición en la que se cifran buena parte de las esperanzas de reacción en busca de los puestos cabeceros. Un deseo que también se aplica al resto de fichajes de este mes de enero, que son de momento cuatro.

En los meses de enero de 2020 y 2021, con Rubén García como máximo responsable de esta parcela, solo se realizaron dos y una incorporaciones, respectivamente. La del central eslovaco Denis Vavro hace ahora un año, en Primera División, y las del delantero Rafa Mir y el extremo Jordi Mboula hace dos con la SD Huesca. Ahora, y con unos días por delante hasta la fecha límite de la medianoche del lunes 31 de enero, se han ejecutado ya cuatro movimientos: Lago Junior, Pablo Martínez, David Timor y Darío Poveda, a la expectativa se que se produzcan salidas para que al menos se intente el fichaje de un futbolista ofensivo más.

Poveda llega para reforzar una posición en la que se han detectado lagunas durante las 24 jornadas del campeonato. Entre Dani Escriche, con cuatro goles, Pitta con dos y Gaich con uno suman las mismas dianas que Jaime Seoane. Más allá de este dato estadístico a mejorar, se trata de paliar con el jugador cedido por el Getafe y con la posibilidad de hacerse con los servicios de Mamadou Sylla (Alavés) la falta de filo en un bloque necesitado de gol. Que paga una factura elevada por esta circunstancia a pesar de haber acumulado once jornadas sin encajar y que el sábado tiene el desafío de asaltar el estadio del líder, el Eibar (18.15, #Vamos y Movistar LaLiga).

El jugador nacido en San Vicente del Raspeig (Alicante) hace 24 años se suma a la nómina de delanteros que han llegado con el frío en los últimos cursos: Rafa Mir, Enric Gallego, Vinícius Araujo y Mikel Arruabarrena. De todos ellos, el acierto más indudable fue el del actual ariete del Sevilla. Mir llevó consigo un impacto sin el que quizá no se habría dado el salto de categoría. Marcó nueve goles en 18 apariciones y fue el jugador clave después de que se reanudara la competición en plena pandemia. Se sumó a un bloque que más que la falta de gol acusaba su irregularidad a domicilio y era cuarto a tres puntos del ascenso directo. Compartió vestuario con Shinji Okazaki, que sumó 12 dianas, y Cristo González, con cinco en una SD Huesca que se proclamaría campeona de liga.

La operación que llevó a Enric Gallego a El Alcoraz en el invierno de 2019 fue de una enorme envergadura. Se trataba de que el catalán, que había roto registros en la categoría de plata, ayudase a alcanzar la permanencia en la máxima categoría. Contribuyó a este intento con final infeliz anotando cinco goles en 17 jornadas y a la sombra de la explosión de un Chimy Ávila que terminaría la temporada con diez en su haber. Fue una operación muy jugosa en lo económico, pues después el Getafe pagaría su cláusula de rescisión de seis millones de euros. Menor fue el rendimiento de Vinícius en la 16-17 (3 goles en 20 partidos) y de Arruabarrena en la 15-16 (un gol en 16 apariciones y lastrado por una lesión).

A la espera de Kelechi Nwakali

Los azulgranas se han entrenado este miércoles en el IES Pirámide con la novedad de Darío Poveda, que se ha sometido al rito iniciático habitual y, en su caso, ha tenido que bailar durante unos segundos rodeado por sus nuevos compañeros. El delantero ha compartido los primeros minutos de trabajo con Joaquín Muñoz, compañero de fatigas en la cantera del Atlético de Madrid como también lo fue el guardameta Miguel San Román. Xisco Muñoz tiene de momento a todos los jugadores disponibles para el encuentro del sábado en Éibar salvo Kelechi Nwakali, que volará de regreso a España y tras participar en la Copa Africana una vez que se haya superado los test covid preceptivos.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión