Despliega el menú
SD Huesca

sd huesca

El desahogo de Escriche

El delantero, que encarna el espíritu insuflado por Pacheta en los azulgranas, marcó en la victoria ante el Granada su primer gol en 31 partidos con la SD Huesca.

Dani Escriche se marcha de Antonio Puertas, en la victoria de la SD Huesca sobre el Granada.
Dani Escriche se marcha de Antonio Puertas, en la victoria de la SD Huesca sobre el Granada.
SD Huesca

Fue el más rápido, el más pillo. Intuyó la trayectoria del balón en cuanto el tiro de Ferreiro rebotó en Adrián Marín, se adelantó a Nehúen Pérez para recoger el rechace y con un disparo mordido que rebotó en el césped superó por alto a Rui Silva consiguiendo el 1-1 en la victoria de la SD Huesca sobre el Granada por 3-2. Al fin, en el que era su 31º encuentro oficial como azulgrana, Dani Escriche logró estrenar su cuenta goleadora, todo un "desahogo" como el propio jugador reconoció. El de Burriana, sabedor de que la medida de los delanteros viene marcada principalmente por su número de dianas, era muy consciente de que ese debe pesaba mucho en su valoración. Desde el domingo, la mochila es más liviana y ahora espera que cada vez vaya pesando mucho menos. No en vano, como declaró tras el encuentro, espera que lleguen "muchos más".

La historia de Escriche en el club oscense es la de la superación, la de tener que derribar murallas y prejuicios, y la de tener que convivir con una incógnita constante sobre su cabeza. Fue fichado tras el primer ascenso a la élite para quedarse cedido en el Lugo. Un curso después volvería a marchar a préstamo de cara a la segunda parte del curso, esta vez al Elche, y en el actual, su nombre figuró entre las posibles salidas del mercado de invierno hasta prácticamente el final. Sin embargo, él siempre ha seguido aplicando su receta, la del esfuerzo y la ilusión. A este respecto, una de sus primeras preocupaciones tras conseguir el salto a Primera con el Elche fue saber cuándo debía sumarse a la pretemporada azulgrana ya en marcha a finales de agosto.

Ese exitoso paso por el Martínez Valero explica el cambio de rol que ha vivido desde la llegada de Pacheta al Huesca. Allí, donde marcó tres goles, había sido un jugador muy recurrente para el técnico burgalés que quedó prendado del castellonense. "Es un tipo alegre, me gana su manera de ser y de ver la vida, de llegar al entrenamiento", dijo de Escriche el domingo.

El ‘23’, de 22 años y con otra temporada más de contrato, era el único jugador que conocía el técnico de primera mano a su llegada a El Alcoraz y ya en el primer encuentro en Getafe le dio la titularidad. Antes, en lo que iba de Liga había acumulado a las órdenes de Míchel Sánchez ochenta minutos repartidos en seis jornadas. Ahora, en otras tantas ya lleva otros 280. Además de en el 1-0 en el Alfonso Pérez también jugó de inicio en las tablas sin goles ante el Villarreal. Después, en el triunfo ante el Valladolid (1-3) y en las derrotas con el Madrid (1-2) y el Sevilla (1-0) tuvo que dejar su sitio a Okazaki, pasando a ser la primera opción a la hora de dar relevo desde el banquillo. Su regreso al once contra el Granada resultó ser todo un acierto. Más allá del gol, entre otras acciones, suya fue la primera ocasión del encuentro y también forzó el penalti que acabaría estrellando en la madera Rafa Mir.

"Yo valoro mucho el esfuerzo, la gente que le pone pasión, que es capaz de ir arreglando sus defectos y de tener esa concentración en cada momento. La calidad es muy importante en esta categoría, pero debe de ir acompañada de las ganas de mejorar porque puedes ser muy bueno, pero si no pones la intensidad necesaria, otro que sí lo haga te adelantará", había comentado Pacheta antes del choque en clara referencia a Escriche.

Ahora, ya con Sandro plenamente disponible, habrá que ver si su relevancia se mantiene o si pierde peso. Pase lo que pase, Escriche seguirá luchando.

Apúntate a la newsletter de la SD Huesca y conoce de primera mano toda la información de tu equipo.

Etiquetas
Comentarios