Despliega el menú
SD Huesca

sd huesca

La SD Huesca aprieta el ritmo

Desde la llegada de Pacheta, los azulgranas han recortado distancias con la mayoría de sus rivales directos hasta situarse a dos puntos de la salvación; la diferencia más corta en once jornadas.

Los jugadores de la SD Huesca celebran uno de sus tres goles ante el Granada.
Los jugadores de la SD Huesca celebran uno de sus tres goles ante el Granada.
SD Huesca

La SD Huesca, que guarda descanso este lunes, comenzará a preparar mañana la visita del sábado a las 14.00 al Eibar, su siguiente gran cita en la lucha por la salvación, con el impulso que supuso su victoria sobre el Granada (3-2) y con la energía que genera el saber que una victoria podría sacarle de los puestos de descenso. Solo dos puntos separan a los azulgranas de ver la luz, los mismos a los que distan los armeros, que marcan la línea que dictamina quién seguirá en Primera División al final de la temporada y quién no. La linde no estaba tan cerca desde el triunfo ante el Alavés (1-0), once jornadas atrás.

La oportunidad, aunque ni mucho menos definitiva cuando aún restan 14 compromisos ligueros, es de oro. La victoria en Ipurua sería todo un respaldo en lo psicológico y significaría el momento álgido de la reacción iniciada desde la llegada de Pacheta. El burgalés tomó las riendas seis partidos atrás y desde entonces los oscenses han sumado siete puntos con dos triunfos, un empate y tres derrotas dentro de un tramo del calendario que incluía cruces con tres de los seis primeros clasificados, el Real Madrid, el Sevilla y el Villarreal.

La salvación tras el debut del nuevo técnico con un 1-0 en Getafe se situó en los seis puntos, el abismo más profundo vivido en este curso. Sin embargo, los resultados posteriores le han permitido recortar distancias con prácticamente todos los que eran entonces sus rivales directos, a excepción del Valencia y Osasuna. En el mismo periodo de tiempo, el Elche, actual antepenúltimo, ha conseguido cinco puntos, el Alavés, 16º con tres puntos más que el Huesca, ha logrado cuatro, el Valladolid, penúltimo, se ha quedado en tres y el Eibar, en dos.

Como aviso a navegantes aparecen los casos de los dos últimos, que no han sabido aprovechar su sucesión de encuentros con contrincantes de la zona baja. Antes de caer el sábado con el Madrid (0-1), los pucelanos de forma consecutiva habían empatado con el Eibar (1-1) y perdido con el Alavés (1-0) y el Huesca (1-3). Por su parte, en la cita previa a las tablas con los blanquivioletas habían sido superados por Osasuna (2-1) y el sábado pasado fueron derrotados por el Elche (1-0), gracias a un gol del oscense Dani Calvo.

Mientras que los últimos siete puntos logrados por el Huesca se han obtenido en seis envites, los siete primeros no se amasaron hasta la jornada diez, todos cayeron a cuenta gotas, empate tras empate. Si en los 18 primeros encuentros, con Míchel Sánchez a los mandos, el ritmo de puntuación era de 0,6 por partido, ahora se ha elevado a 1,16. En comparación con el anterior paso por la élite, hace dos campañas a estas alturas el equipo dirigido entonces por Francisco contaba con 18 puntos, uno menos, era también el farolillo rojo y veía la continuidad entre los mejores a seis puntos.

Además del Eibar-Huesca, en la próxima jornada el Alavés debe recibir a Osasuna, el Valladolid visitará al Celta y el Elche, que el miércoles se habrá medido al Barcelona en uno de los dos choques aplazados que tiene que recuperar, al Granada. Los azulgranas llevan metidos en los puestos de descenso desde la jornada siete y han sido los colistas ininterrumpidamente durante las últimas once. Poder subir algún peldaño cambiaría la perspectiva.

Apúntate a la newsletter de la SD Huesca y conoce de primera mano toda la información de tu equipo.

Etiquetas
Comentarios