SD Huesca
Suscríbete

sd huesca

Riazor, exigente parada en la ruta de la SD Huesca hacia el ascenso

Los azulgranas buscan este domingo tres puntos ante el Deportivo para tomar velocidad rumbo a Primera. Raba e Insua son baja y vuelve Juan Carlos.

Mosquera y Juan Carlos, coruñeses y exdeportivistas, en el hotel de concentración.
Mosquera y Juan Carlos, coruñeses y exdeportivistas, en el hotel de concentración.
SD Huesca

A pulso se ganó la SD Huesca el acceso a los puestos de ascenso directo. Las victorias ante Real Zaragoza y Las Palmas y el empate arrancado in extremis por el Cádiz conforman un bagaje que ha impulsado a los de Míchel Sánchez a depender de sí mismos para retornar a Primera División. El conjunto azulgrana afronta las cinco últimas jornadas en una situación no idílica pero sí envidiable. Y la primera parada, este domingo en Riazor ante el Deportivo de La Coruña (17.00/Vamos), supone un exigente paso en busca del éxito final. Ganar a los gallegos reafirmaría una candidatura indiscutible. No queda nada pero queda mucho: 15 puntos en juego con cuatro candidatos, cinco si se cuenta al Girona, enredados en una igualdad extrema.

Rivales parejos de entre los que el equipo azulgrana parece ser el que está soportando la presión dentro y fuera del terreno de juego. Ha sido el mejor de las seis jornadas que se han disputado en esta nueva normalidad y ha recortado distancias que parecían insalvables a menos que se alcanzase la tan deseada regularidad en El Alcoraz y a domicilio. Los oscenses han encadenado siete puntos de nueve posibles, un botín de extraordinario valor en un contexto en el que todos sufren para sacar adelante sus partidos y el camino aparece sembrado de minas. Así llega el Huesca a un estadio en el que los deportivistas no pierden desde el 8 de diciembre, cuando el Real Zaragoza se impuso por 1-3.

A orillas de la playa de Riazor aguarda un duelo más nivelado de lo que cabe pensar por las diferencias en la clasificación. El Huesca no ha caído como visitante desde que se reanudó la liga: ha ganado en Málaga y Zaragoza y empatado en Albacete una cita que parecía perdida. Un rendimiento diametralmente opuesto al que lució hasta que en marzo se detuvo el reloj competitivo y que sirve para explicar en parte el gran momento actual. El triunfo en el derbi aragonés fue el detonante; el del pasado jueves, la confirmación. El Huesca impone temor entre el resto de contrincantes porque ha llegado a donde se le aguardaba. Con los pies en la tierra: una derrota en La Coruña le devolvería a la casilla de salida.

No se espera una tarde plácida en Riazor. El conjunto dirigido por un Fernando Vázquez que deberá cumplir el primero de dos partidos de suspensión, se agarra con uñas y dientes a la categoría de plata. Es un contrincante con un futuro todavía incierto que le convierte en más peligroso. Además, no ha perdido en las seis jornadas que se han jugado desde junio: dos triunfos y cuatro empates que le convierten en el único conjunto de Segunda División invicto en la era post-coronavirus.

El Huesca se prepara para volver a combatir a un enemigo y al cansancio con rotaciones y una amplia nómina de exjugadores del conjunto gallego: Luisinho, Juan Carlos y Pedro Mosquera. Otro exblanquiazul, Pablo Insua, es baja por problemas físicos del mismo modo que un Dani Raba que había entrado en la convocatoria ante la UD Las Palmas. Viajan 22 jugadores, incluidos los canteranos Kike Hermoso y Juan Peñaloza, y no lo hace el guardameta Antonio Valera.

Los de Míchel, además, se han de reponer de la dolorosa ausencia de Cheick Doukouré. Se rompió el jueves el tendón de Aquiles del pie izquierdo como colofón a un año horrible. La pesadilla de nunca acabar. En todo caso, se trata de un estímulo más para la recta final: dedicarle el ascenso. En el plano práctico resta rotación al técnico, amparado de nuevo en el estado físico de Mosquera y Mikel Rico para sostener el medio campo. Con Juan Carlos de vuelta, se esperan movimientos en todas las líneas dentro de una política de rotaciones que está surtiendo el efecto deseado.

En los coruñeses, Peru Nolaskoain y Uche Agbo causan baja para el pivote tras haberse lesionado en el tobillo el primero y la rodilla el segundo, que ha dicho adiós al curso. Regresarán Keko y Montero. También ha arrastrado molestias el meta Dani Giménez y Vázquez ha llamado a 24 jugadores con tres porteros por precaución, entre ellos el cedido por el Huesca Aleksandar Jovanovic. Los números del Dépor en la segunda vuelta, con cuatro triunfos y cuatro empates en Riazor, definen la exigencia del partido. No se acudía a la ciudad gallega desde el 27 de mayo de 2012. Entonces, los blanquiazules vencieron por 2-1 y certificaron el ascenso a Primera División. El mismo anhelo que ahora persiguen los azulgranas con una mezcla de prudencia y seguridad en sus propias fuerzas.

De la SD Huesca, el entrenador blanquiazul resalta que "es un equipo dominador, que le gusta dominar. Es un equipo bien armado, bien estructurado, bien dirigido. Míchel está haciendo un trabajo importante ahí. Tiene sus características de equipo peligroso. Ya vemos dónde está. No me importa mucho cómo fue el primer partido. Nosotros vamos a plantear un partido intentando buscar los puntos débiles. No sé qué va a pasar pero fácil no se lo vamos a poner. Ellos están jugando por un objetivo importante".

Alineaciones posibles

Deportivo: Dani Giménez o Jovanovic; David Simón, Eneko Bóveda, Álex Bergantiños, Mujaid Sadick, Salva Ruiz, Aketxe, Gaku Shibasaki, Vicente Gómez, Mollejo y Sabin Merino.

SD Huesca: Álvaro Fernández; Pedro López, Josué Sá, Pulido, Luisinho, Mosquera, Mikel Rico, Juan Carlos, Ferreiro, Rafa Mir y Okazaki.

Árbitro: Ais Reig (comité valenciano).

Estadio: Riazor (17.00/Vamos).

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión