Despliega el menú
SD Huesca

sd huesca

La SD Huesca se despide de la Copa del Rey tras un partido gris

Los azulgranas se adelantaron pronto, pero la Cultural Leonesa acabó por darle la vuelta a la eliminatoria tras un penalti en el minuto 89.

Cultura Leonesa 2-1 SD Huesca
Cultura Leonesa 2-1 SD Huesca
Agencia Lof

Adiós a la Copa del Rey. La SD Huesca se despidió este sábado de una competición en la que tenía depositados deseos de llegar lo más lejos posible, pero en la que no ha conseguido pasar de la segunda ronda. Si en la primera había superado no sin sufrimiento a un Tercera División, el Laredo, en la siguiente estación le ha apeado del tren la Cultural Leonesa, segunda clasificada del grupo II de Segunda B. El formato actual del torneo del KO está pensado para propiciar este tipo de sorpresas y los azulgranas no la han podido evitar.

Y eso que el partido se les puso pronto de cara con una falta directa marcada por Raba. Sin embargo, frente a un contrario que en su campo no pierde desde octubre de 2018, los oscenses fueron un equipo plano, con poca mordiente, que tuvo en el Reino de León una imagen gris y que se dejó remontar en el tramo final aún a pesar de que la alineación inicial planteada presentaba varios jugadores que deberían haber mostrado más hambre.

strado más hambre.

Como se esperaba, Míchel optó por un once muy diferente al que viene empleando en la liga. Con respecto al conjunto titular que había empatado a uno una semana antes en Elche, solo repitió Eugeni. El resto fue una amalgama de jugadores con escasos minutos a lo largo del curso junto a otros necesitados de reivindicarse tras haber perdido protagonismo en las últimas citas. Tal fue el caso de Raba y Juan Carlos, con solo diez y trece minutos acumulados respectivamente contra el Laredo, el Real Zaragoza y los ilicitanos.

El diseño del dibujo táctico fue un claro 4-1-4-1 en ataque que en defensa mutaba al 4-4-2. Con Yáñez bajo los palos, la zaga fue para Pedro López, Insua, Datkovic y Galán, que lució el brazalete de capitán, Seoane ejerció el papel de ancla habitualmente reservado a Mosquera, que hasta ayer solo no había sido titular frente al Cádiz y únicamente no había jugado en un partido, por estar sancionado, el del Mirandés. Juan Carlos y Eugeni ocuparon la medular, Raba e Ivi se acostaron en los extremos y arriba se situó Raba. 

A los siete minutos llegó una falta en la frontal del área leonesa. Ivi y Raba se postularon para lanzarla. El primero amagó y el segundo disparó raso y cruzado para introducir el cuero en la red. A continuación, se volvió a repetir la oportunidad. Esta vez sí que fue el cedido por el Levante el encargado de buscar los tres palos y solo una buena estirada de Giffard evitó el 0-2.

El gol dotó de gran confianza a los altoaragoneses, que pasaron a ser los dueños y señores del encuentro ante unos locales noqueados por el golpe recibido, pero que acabaron recomponiéndose mediada la primera parte llevando el esférico al campo del Huesca, que prefirió esperar atrás.

Míchel en la banda, no paraba de gesticular, saltar y gritar. Lo que veía no le acababa de gustar y con razón. La Cultural, en la que su técnico José Manuel Aira había optado por dar continuidad a varios de sus titulares habituales, combinó y combinó hasta que Menudo se coló dentro del área ante Yáñez, que pudo despejar. Quedaban cuatro minutos para el descanso y, tras el inicio fulgurante, el equipo había dado síntomas de necesitar pasar por el vestuario para reordenar ideas.

Segundo tiempo, sin cambios

El segundo acto comenzó sin cambios en las alineaciones y en las dinámicas. Una entrada por detrás le costó la amarilla a Insua. Después, el local Martínez quedó tendido en el suelo y la grada terminó de calentarse con el árbitro.

El centro del campo de los de Míchel estaba completamente sobrepasado. Ni contenía, ni creaba con continuos pases erráticos frente a una Cultural ordenada y con sus piezas siempre situadas en el lugar oportuno que, también es cierto, no conseguía avanzar más allá de la zona de tres cuartos.

Datkovic dio el susto al tener que abandonar momentáneamente el terreno de juego por unos problemas en una pierna, pero finalmente el primer sustituido fue otro defensa, el lateral derecho Pedro López, que dejó su sitio cojeando a Miguelón cuando se cumplía la hora de juego. También Aira movió a su equipo en busca de darle la vuelta al marcador. Entraron otros dos jugadores importantes de los que maneja en su catálogo, Luque y Kawaya.

Joaquín, al que se le había echado en falta al hacerse público el once después de su destacada actuación en Laredo, donde dio la asistencia del único y definitivo gol de aquella eliminatoria, obra de Cristo, acabó teniendo su oportunidad al sustituir a Raba, que más allá del tanto, tampoco fue capaz de ofrecer grandes prestaciones. La presencia del ex del Atlético de Madrid buscaba dotar de mayor mordiente a un grupo, que lejos de cerrar la eliminatoria, prácticamente no se había acercado a las inmediaciones de Giffard desde la reanudación.

Con la misma misión y a falta de veinte minutos, Míchel agotó sus cambios llamando a continuación a Okazaki para retirar a Juan Carlos. A la par, en el bando contrario, se dio un movimiento aún más valiente. Se fue un lateral, Aitor, y entró un delantero, Dioni.

El ariete nipón se apostó en la punta del ataque y Escriche, muy combativo, pero poco incisivo a lo largo del choque, retrasó unos metros su ubicación. Galán galopó como a él le gusta, centró y Okazaki, de cabeza, no llegó por poco a rematar. 

La respuesta se produjo a continuación y de forma fatídica para los azulgranas. El recién ingresado Dioni entró en el área por la derecha y le dio el pase de la muerte a Benito, uno de los jugadores más entonados del partido, para llevar el empate al marcador con un cuarto de hora aún por delante. El mazazo espoleó a los oscenses que recuperaron los bríos. A la limón, entre Okazai y Escriche, casi llega el 1-2.

Con Galán y Miguelón sobre el césped, el peligro para los leoneses llegaba desde la cal y también a balón parado. Ivi volvió a lanzar una falta desde la frontal, pero fue muy alta.

El partido se acercaba a la prórroga a pesar de que el Huesca estaba encerrando a sus oponente. Sin embargo en una galopada local, Datkovic derribó a Kawaya y Sagués Oscoz pitó penalti. El propio jugador que lo había provocado lo lanzó y, aunque Yáñez le adivinó las intenciones, su estirada no fue suficiente para evitar el 2-1. Se añadieron tres minutos, pero el 2-2 no llegó. Queda ahora solo centrarse en la liga y en el auténtico objetivo del curso, el regreso a Primera.

Ficha técnica

Cultural Leonesa: Giffard, Aitor (Dioni, 71), Theresin, Iván González, Castañeda, Martínez (Kawaya, 63), Marcos, Augusto (Luque, 63), Menudo, Benito y Gudiño.

SD Huesca: Yáñez, Pedro López (Miguelón, 60), Insua, Datkovic, Galán, Seoane, Juan Carlos (Okazaki, 71), Eugeni, Raba (Joaquín, 66), Ivi López y Escriche.

Goles: 0-1, min. 7: Raba. 1-1, min. 76: Benito. 1-2, min. 89: Kawaya.

Árbitro: Sagués Oscoz (Comité Vasco). Amonestó a los locales Antonio Martínez (52), Marcos (59) e Iván Gonzalez (83), y a los visitantes Galán (17), Seoane (27) e Insua (48)

Incidencias: Segunda ronda de la Copa del Rey disputada a partido único en el Estadio Reino de León.

Etiquetas
Comentarios