SD Huesca

fútbol

La SD Huesca regresa a casa por todo lo alto

Los azulgranas cuajan un notable partido ante el Deportivo en su debut en El Alcoraz. Eugeni, Raba y Pulido fueron los autores de los goles locales.

Fiesta grande para dar la bienvenida a la temporada en El Alcoraz. La SD Huesca se ha dado este domingo un homenaje ante su afición a costa del Deportivo, uno de los conjuntos llamados a pelear con los altoaragoneses por los puestos altos de Segunda División. Los locales, tras arrancar el curso la semana anterior con un serio 0-1 ante Las Palmas, mostraron como su juego es cada vez más redondo y cómo las enseñanzas que el técnico Míchel Sánchez les está inculcando calan cada vez más hondo en unos jugadores que creen en el sistema y el camino diseñado.

Lleva tiempo advirtiendo el entrenador que su método necesita de la repetición para que sea interiorizado, aunque los automatismos ya están surgiendo. También las conexiones entre unos jugadores y otros; entre Eugeni, Mosquera y Rico; entre Raba y Escriche; entre Pulido y Hermoso. Y lo mismo que hay creación hay contención atrás, muestra de un grupo seguro que no se inquieta y que supo interpretar el partido de este domingo y lo conveniente que podría ser dar un golpe encima de la mesa.

Respecto al exitoso once de la semana anterior en Canarias, la alineación titular dispuesta por Míchel Sánchez contó con dos novedades. Miguelón dejó su sitio en el lateral derecho a Pedro López y Juan Carlos se quedó en el banquillo en beneficio de Eugeni tras una semana con molestias en la zona del pubis. Lo demás, en una clara muestra de la máxima que dicta que lo que funciona mejor no tocarlo, se mantuvo igual. Álvaro se colocó bajo los palos, el eje de la zaga lo formaron Pulido y Hermoso, esa perla llegada desde el Rayo B para el Ejea y que pide a cada acción quedarse como uno más con los azulgranas, en el lateral izquierdo continúo Luisinho, en el centro del campo se situaron Mikel Rico y Mosquera, en los extremos, Raba y Ferreiro, y en la punta, Escriche.

De las tres caras nuevas fichadas durante la semana, solo el portero Rubén Yáñez entró en la convocatoria. Insua, aunque tiene el alta médica tras la rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda que se produjo en febrero, aún no está para jugar, y Josué Sá tan solo se había entrenado antes del partido en una ocasión con sus compañeros.

Enfrente, Anquela, con la baja de última hora de Nolaskoain por una apendicitis y fiel a su estilo, sitúo un doble pivote con el japonés Gaku Shibasaki y Bergantiños. En el banquillo se quedó el exazulgrana Longo.

La primera ocasión local se produjo en el minuto diez. Raba recortó dentro del área, pero el balón impactó en Hermoso, pegado al poste, que no pudo rematar bien. Lo había anunciado Míchel en la previa, se intuyó sobre el papel al ver las alineaciones y se confirmó sobre el césped. Buena parte de la suerte del encuentro se iba a dilucidar en la batalla por el centro del campo. Ahí, Mosquera y Mikel Rico demostraron que son los amos y señores de la sala de máquinas azulgrana. Con el juego basculado hacia la derecha, los locales eran los que tenían la iniciativa.

Aún así, los visitantes eran un rival de entidad al que, además, su técnico, viejo conocido en El Alcoraz, le ha impreso su intensidad. En el minuto 22, Aketxe sacó una falta, la tocó Bergantiños y Koné la introdujo en la red. Intervino el VAR, que también va a ser compañero de viaje este curso en Segunda División, y dictaminó que había fuera de juego.

El Alcoraz respiró tranquilo y a continuación saltó de alegría con el primer gol de la tarde. La puso Escriche y Eugeni no falló. Poco después fue Luisinho el que llevó el "¡uy!" a la grada con un lanzamiento lejano.

El calor era un actor protagonista en El Alcoraz y a la media hora de juego se hizo obligado realizar un pequeño receso para refrigerarse. Tras el tiempo muerto, los altoaragoneses dieron un paso hacia atrás y fue el Deportivo el que pareció atreverse a pisar más la mitad del campo rival. Sin embargo, los blanquiazules, mucho más ‘blanquis’ que azules en su vestimenta de este domingo, no lograron inquietar antes del descanso más allá de la brega de Koné y de un córner que se acabó envenenando, pero en el que Álvaro atrapó bien el tímido lanzamiento de Shibasaki.

De hecho, fueron los azulgranas los que apuntalaron el marcador justo cuando el árbitro se llevaba el silbato a la boca para cerrar el primer acto. Raba, que retomó la versión brillante del amistoso de Gerona tras mostrarse algo más gris en Las Palmas, conectó con una volea el esférico fuera del área sorprendiendo a todos para enviarlo a la escuadra derecha. Fue una manera más que rotunda de festejar el 2-0.

Y, la primera parte había acabado bien, la segunda no pudo arrancar de mejor forma. A pesar de que los instantes iniciales, el Huesca, con el marcador de cara, había dejado que fuese el Deportivo el que propusiese, en su primer acercamiento serio se consiguió el 3-0. Eugeni tuvo el campo abierto, vio la autopista para llegar a Mikel Rico, la aprovechó y el vasco cedió a Pulido, que convertido en todo un nueve, no perdonó a escasa distancia de la línea de gol.

Corría el minuto 52 y el careo ya se podía dar por finiquitado. Fue el momento de pensar en todo lo que aún queda por delante, 40 jornadas nada más y nada menos, de dosificar y de premiar con el aplauso de la grada. Primero fue Escriche el que cedió el testigo a Cristo, futbolista llegado para cantar goles, que supo llevar peligro y que necesita de tiempo con sus compañeros sobre el verde. Después le llegó el turno a Eugeni, que dejó su sitio a Juan Carlos. El reparto de tiempo entre estos dos jugadores llamados a marcar diferencias en la categoría va a ser una de las labores propia de alquimistas a la que Míchel Sánchez va a tener que hacer frente siempre y cuando el ex del Albacete siga vestido de azulgrana cuando el mercado de verano eche el cierre el próximo lunes.

El Deportivo quiso mostrar que seguía de pie y Christian Santos, héroe de los gallegos en su victoria de la primera jornada contra el Oviedo, acortó distancias cuando aún quedaban 19 minutos para el final. El tanto desordenó el partido, pero una nueva pausa para beber agua ayudó a serenar los ánimos. Ya en el tramo final, Sergio Gómez y Ferriero rozaron el cuarto tanto local.

Son solo dos encuentros los que se llevan disputados, pero la imagen que ha dado en ellos el Huesca, a pesar de estar todavía en construcción, es de ser un bloque más cuajado que sus rivales. La siguiente prueba será el sábado en Almería.

Ficha

SD Huesca: Álvaro, Pedro López, Pulido, Hermoso, Luisinho, Mosquera, Eugeni (Juan Carlos, 68), Mikel Rico, Raba (Sergio Gómez, 87), Ferreiro y Escriche (Cristo, 61).

RC Deportivo: Dani Giménez, Eneko Bóveda, Lampropoulos, Somma (Vicente Gómez, 66), Luis Ruiz, Gaku, Bergantiñoz, Aketxe, Borja Valle (Christian Santos, 54), Pedro Sánchez (Longo, 57) y Koné.

Árbitro: Díaz de Mera (Castellanomanchego). Mostró tarjeta amarilla al local Luisinho (73) y y a los visitantes Pedro López (51) y Longo (79).

Goles: 1-0, min 26: Eugeni. 2-0, min. 45: Raba. 3-0, min. 52: Pulido. 3-1, min. 71: Christian Santos.

Incidencias: Partido correspondiente a la segunda jornada de liga de Segunda División disputado en El Alcoraz ante 5.984 espectadores en una tarde calurosa. El duelo supuso el estreno de la reformada grada de Gol Sur. Se guardó un minuto de silencio en memoria de los padres de Javi Galán y Álex Gallar, de Carlos Luna, antiguo empleado del club, y de los socios fallecidos durante la temporada pasada.

Etiquetas
Comentarios