Despliega el menú
SD Huesca

sd huesca

Benzema destruye el sueño del Huesca

El gran partido de los azulgranas en el Santiago Bernabéu se quedó sin premio por un gol del delantero francés en el minuto 89.

El baño en el Bernabéu no fue de fútbol, sino de dignidad. Y con perfume del bueno, del de París de Zizou y Benzema, que mola más. En el lugar en el que siempre se barrunta una goleada, el Huesca firmó la hombrada de mandar 25 minutos en el marcador, de igualar durante una hora y media, de mostrar vergüenza torera hasta el pitido final. En serio, para presumir, para contarle un día a los nietos. Porque solo en el último minuto, ¡en el último!, Benzema elevó al Real Madrid de Zidane sobre el Huesca. Se perdió, pero de ninguna manera se acallaron los gritos de la revuelta de la España vaciada (futbolísticamente) que ayer abanderó el club altoaragonés en el foro más prestigioso del balompié español y mundial. Después de tantos años escuchando el eco sordo de sus gritos en los arrabales del fútbol, pedregales de la regional incluidos, un baño de autoestima como nunca se había dado el Huesca. Sí, cayó el Huesca; pero sigue vivo y con la permanencia en Primera a siete puntos. Cuando se jugará la vida de verdad será el miércoles ante el Celta. El Bernabéu nunca constituye un castigo, sino un reconocimiento. Este domingo, más que nunca.

Daba gozo escuchar la ovación con que los 2.000 aragoneses recibieron a su equipo exactamente a las 20 horas y 15 minutos, media hora antes del inicio del careo. Fueron ubicados en el palomar, en el enésimo anfiteatro (el quinto...); pero daba igual. El grito “Huesca, Huesca” reverberó en el templo del fútbol universal. Incluso escuchó más ovaciones que cuando el Real Madrid saltó al prado. Ver (y oír) para creer. Enfrente estaba el Madrid de Zidane. O el que quiere volver a ser el Madrid de Zidane. Después de ausentarse apenas medio año, cobra más autoridad si cabe el autor intelectual de las últimas tres Champions blancas. Rotó el técnico francés, sin Kroos, Modric, Asensio ni Varane, concediendo los descansos que se echaron en falta en los periodos gestión de Lopetegui y Solari. Con Courtois lesionado y Keylor Navas recién regresado de Costa Rica, incluso puso a su hijo Luca al cuidado de los tres palos. Su jerarquía es tal que hasta sería ovacionado por el madridismo si se alinease a sí mismo manejando el cotarro en el círculo central. Porque si este es el Madrid del futuro, igual vemos al año próximo algún jugador jugador del Huesca vestido de blanco...

Pero, con rotaciones o sin rotaciones, en construcción o en reconstrucción, el Madrid siempre es el Madrid, premisa esencial para valorar lo obrado este domingo por el Huesca de Francisco. Por cierto, sin Francisco, ya que cumplía el segundo partido de sanción tras el lío del penalti no pitado a Musto en Getafe. También causaron baja los lesionados Miramón, Melero y Akapo, además del sancionado Ferreiro. Pese a todas estas mermas, dio la cara el Huesca, valiente como el acero ante un Madrid tan dominador como carente de profundidad. Empacho de balón madridista, con Isco al timón y Marcos Llorente como pulmón en la zona ancha. El Huesca se parapetó atrás, jugando con cinco defensas, moviendo la pelota con agilidad en el medio y buscando las galopadas del Chimy Ávila y Cucho Hernández arriba. Como en el Camp Nou, en un santiamén llegó el primer gol. Sorpresón firmado por Cucho Hernández, al finalizar desde el corazón del área un servicio del Chimy. La ventaja aragonesa enfatizó la tendencia: monólogo blanco y picante azulgrana. Benzema remata arriba, Benzema de tacón, Benzema casi fusila al empleado de seguridad de detrás del portal de Santamaría, otra más de Benzema… Desacertado en el remate, pero Benzama era el foco de peligro. Ni noticias de Bale y Brahim...

Mientras, el Huesca seguía a su marchica, cuidando con esmero su parcelica y presionando cada vez mejor la salida del balón. Pitos en Chamartín. Ambiente propicio para la estocada. Otra del Chimy muy clara. Pero no, pese a su espesura, el Madrid nunca pierde su jerarquía. Recordemos: sin apenas hacer nada, Benzema ya había tenido cuatro muy claras por lo menos. Hasta que igualó Isco mediado el primer acto, tras jugada de Benzema (otra más...) y paradón de Santamaría. Empate al descanso. La mejor noticia para el Madrid en el primer acto, la comunicación por los videomarcadores del resultado en Tenerife… entre el Ibesrostar y el Madrid (82-91). Este año no será el de la Decimocuarta en fútbol, pero sí el de la undécima en baloncesto…

Conocido el talento merengue, también se temía el factor fatiga en la reanudación. El talento, primero. Benzema ya la tuvo al minuto. Sensacional intervención de Santamaría. Apretaba el Madrid. Gran progresión de Odriozola detenida en falta por Pulido al borde del área. Amarilla para Pulido. Bale lanzó el golpe franco al tercer anfiteatro. En Cardiff hubiera sido ensayo. Pero esto no es rugby. En el Bernabéu, una pitada por su sitio. El Huesca daba muestras de agotamiento. Hasta que marcó Ceballos, que remachó una asistencia del omnipresente Benzema. Pero donde no llegaban las fuerzas del Huesca, llegó su corazón. Así igualó Etxeita. Así pudo ponerse por delante por medio de Yangel. Así, pese a caer en el último suspiro en una obra de arte de Benzema, se dio un baño de dignidad en el Bernabéu. Así luchará hasta el final por la salvación. Así le ganará el miércoles al Celta.

Ficha técnica

Real Madrid: Luca Zidane, Odriozola, Nacho, Sergio Ramos, Marcelo, Marcos Llorente (Mariano, 78), Ceballos, Isco (Valverde, 75), Brahim (Lucas Vázquez, 64), Bale y Benzema.

SD Huesca: Santamaría, Yangel, Pulido, Etxeita, Mantovani, Javi Galán, Moi Gómez, Musto, Rivera (Juanpi, 78), Chimy Avila (Enric Gallego, 63) y Cucho Hernández (Álex Gallar, 82).

Goles: 0-1, min. 3: Cucho Hernández. 1-1, min. 25: Isco. 2-1, min. 61: Ceballos. 2-2, min. 74: Etxeita. 3-2, min. 89: Benzema.

Árbitro: Estrada Fernández (comité catalán). Amonestó a Nacho por el Real Madrid; y a Pulido, Musto por el Huesca.

Incidencias: encuentro correspondiente a la vigésimo novena jornada de La Liga Santander disputado en el estadio Santiago Bernabéu ante 49.269 espectadores.

[Así narramos el partido entre el Real Madrid y la SD Huesca]

Etiquetas
Comentarios