Real Zaragoza
Suscríbete por 1€

fútbol

"Con Zalba se va un trozo del Real Zaragoza"

Dirigentes, futbolistas, entrenadores, políticos y aficionados despidieron este jueves al carismático expresidente, referente eterno del equipo del león rampante. 

A la derecha, el expresidente Ángel Aznar se abraza con Manuel Zalba. A la izquierda, Marta Zalba.
A la derecha, el expresidente Ángel Aznar se abraza con Manuel Zalba. A la izquierda, Marta Zalba.
José Miguel Marco

El dolor puede a veces ser tan intenso que no merece la pena ni recrearse en su descripción. Qué decir de un concepto tan poliédrico como la muerte. En este caso, nos queda al menos el consuelo de que antes hubo vida en el más amplio sentido del término. Porque vivir es la única razón para morir. En cualquier caso, no es sencillo medir el dolor. Sí es mensurable el número aproximado de personas que lo sienten. Zaragocistas, muchos zaragocistas, fueron a despedir en el templo del zaragocismo, en La Romareda, a José Ángel Zalba, el presidente que con tanta clase, con ese estilo tan exclusivamente suyo, nos hizo sentirnos sencillamente los mejores. 

A las 11 en punto de la mañana de este jueves, se abrió la capilla ardiente del expresidente del Real Zaragoza José Ángel Zalba. Su esposa, Celia Elicechea, de luto riguroso; sus hijos, José Ángel, Marta y Manuel; y demás familia no tenían brazos para recoger todo el cariño entregado por el zaragocismo. Una bandera con el escudo del Real Zaragoza cubría el féretro que albergaba los restos del dandy de los palcos del fútbol español de los 70. Al fondo, la fotografía del jefe, como siempre, presidiendo. A sus pies, una corona de flores, por supuesto blancas y azules del Real Zaragoza, y un capote en diáfana evocación de su otra pasión, la tauromaquia.

Zaragoza estaba de vacaciones, pero el zaragocismo no. En un acto repleto de dignidad y en el que se apreció la mano de Miguel Gay, director de Relaciones Institucionales del Real Zaragoza, y de Carlos Arranz, director de Márquetin, la entidad aragonesa estuvo representada por Mariano Aured, director financiero del club, que dio el pésame a la familia en nombre de la nueva propiedad de la sociedad. Después, cuando concluyó el entrenamiento, acudieron el entrenador, Juan Carlos Carcedo, acompañado de Alberto Zapater, Cristian Álvarez, Petrovic y Lluís López. Carlos Pérez Anadón, consejero de Hacienda del Gobierno de Aragón, fue el primero en abrazar a los familiares de Zalba. “Se va un gran zaragocista, una persona que ha hecho mucho por el Real Zaragoza”, reiteró. 

Junto a Pérez Anadón, Ángel Aznar, expresidente del Real Zaragoza campeón de la Copa del Rey de 1986, y José Antonio Iniesta, presidente emérito de la Peña Los Magníficos. Aznar habló con mesura y criterio. “Independientemente de mi afecto hacia esta persona, que era mucho, hay que reconocer que este señor hizo mucho por este club. El Real Zaragoza le debe mucho a Zalba. Con Zalba se va un trozo del Real Zaragoza. Supo manejarse con habilidad, crear equipos extraordinarios. Le aseguro que no es sencillo. Además, dejó la Ciudad Deportiva, que medio siglo después sigue constituyendo uno de los mayores activos del club”, apuntó Aznar. 

Iniesta, con ese corazón que no le cabe en el pecho, también se explayó. “Fui directivo en su junta. Zalba era un señor de la cabeza a los pies. El Real Zaragoza fue una parte muy importante de su vida. Conozco a muy pocas personas que hayan querido tanto al Zaragoza como él. También era miembro de la peña. Es una pena muy grande su pérdida”, se lamentó.

También fue sensible la presencia de Octavio López, coordinador de Alcaldía del Ayuntamiento de Zaragoza. Después, el edil Ángel Lorén, en estos momentos alcalde accidental de Zaragoza, acudió a despedirse de Zalba. “Se ha ido un gran zaragozano y zaragocista, una persona que lo dio todo por que Zaragoza ocupara el lugar que le corresponde en España y en Europa. Desde el más profundo dolor, solo puedo manifestar mi cariño y admiración por José Ángel Zalba”, enfatizó Lorén.

"Se ha ido un gran zaragozano y zaragocista, una persona que lo dio todo por que Zaragoza ocupara el lugar que le corresponde en España y en Europa"

En el adiós de un artista como Zalba, no podían faltar Chema Turmo, gerente del patronato de Artes Escénicas, y Miguel Ángel Tapia, director del Auditorio de Zaragoza. Su alma taurina la encarnó Raúl Aranda, el mejor torero que en Aragón ha sido. "Recuerdo momentos imborrables junto a Martín Berrocal. Con Zalba, siempre lo mejor, y siempre desde el más absoluto respeto al mundo del toro. Coincidí tanto con él, que hasta llegué a entrenar con el Real Zaragoza de los Zaraguayos, con Arrúa y Diarte. También venía a entrenar mi inseparable amigo Antoñín Castilla. Zalba era de otra pasta, diferente, una persona con un encanto indiscutible, con muchísima clase", evocó con enorme cariño el mítico matador. 

 

Comparecieron después futbolistas eternos del equipo del león rampante, como el internacional Juan Señor. O Enrique Porta, pichichi de Primera División con el Granada. O su gran apuesta como entrenador, Víctor Fernández. Víctor reconoció su extraordinaria influencia en su carrera. "Apostó por mí, y eso no lo olvidaré jamás. Era un hombre decidido, que transmitía mucha seguridad. Además, su capacidad de seducción es incuestionable. Ha sido muy importante en la historia del Real Zaragoza", valoró. También  estuvo presente el presidente de la Federación Aragonesa de Fútbol, Óscar Fle. 

A mediodía, el consejero de Educación del Gobierno de Aragón, Felipe Faci, dibujó la trascendencia de la figura de Zalba. “Es un día muy triste para el deporte aragonés y para el fútbol. Se ha ido un gran presidente, yo creo que el mejor presidente que ha tenido el Real Zaragoza. Los zaragocistas pudimos disfrutar del mejor fútbol. El Zaragoza deslumbró tanto en España como en Europa. Sin duda, el trabajo de José Ángel Zalba fue eficiente, tenaz. Desde el Gobierno de Aragón, queremos manifestar nuestro pesar por esta pérdida, y el deseo de que regresen los tiempos de gloria del Real Zaragoza”, manifestó.

Javier Lambán, presidente del Aragón, también telefoneó a la familia para expresar su dolor. Igualmente, futbolistas cercanos a la familia, como Carlos Cuartero o Xavi Aguado. Ellos, mejor que nadie, saben lo que José Ángel Zalba fue y representó en el Real Zaragoza. Ya por la tarde, en la misa funeral celebrada en Santa Engracia, le dio su último adiós Paco Checa, el secretario a quien tanto quería Zalba. También, la periodista Conchita Pérez Casorrán. Y el empresario y promotor musical Quique de la Parra. Y Miguel Beltrán, su antecesor en el cargo de presidente de la entidad zaragocista. Y Fernando de Yarza, estrechamente vinculado al Real Zaragoza a través de la Fundación Zaragoza 2032; Félix Brocate, exdirector de Deportes del Gobierno de Aragón; y José Luis Rubio, forjador de la Liga ACB. Todos quisieron despedirse de  José Ángel Zalba, el hombre que deja una huella endeleble en el Real Zaragoza y en el deporte aragonés. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión