Real Zaragoza
Suscríbete

Vada, el goleador del equipo, roto y baja al menos tres semanas

El mediapunta argentino sufrió en Gerona este lunes un desgarro en la zona inguinal de la pierna derecha y se une al delantero Narváez como inquilino de la enfermería para, al menos, las próximas tres semanas.

Valentín Vada, en un entrenamiento del Real Zaragoza.
Valentín Vada, en un entrenamiento del Real Zaragoza.
Francisco Jiménez

Si ya tuvo aroma de tragedia dentro del zaragocismo el conocimiento hace 48 horas de la lesión muscular del delantero colombiano Juanjo Narváez –el único que está cumpliendo con los mínimos de solvencia y rendimiento en punta hasta ahora–, el hecho de que en la tarde de este martes se hiciese público que el mediapunta argentino Valentín Vada padece otra dolencia del mismo tenor que lo va a apartar varias semanas de los planes de Juan Ignacio Martínez ‘Jim’ multiplica por dos la sensación de desgracia.

Vada, que fue sometido al regreso del viaje a Gerona a las preceptivas pruebas radiológicas para evaluar su daño, sufre «una rotura de fibras de grado 1 en el aductor de la pierna izquierda». Como consecuencia de ello, el ‘11’ blanquillo estará de baja en torno a tres semanas, por lo que, dado que en el inminente inicio del mes de noviembre hay de nuevo programada jornada intersemanal, va a estar ausente al menos en cuatro partidos: el del domingo en casa frente al Mirandés, el jueves que viene, día 4, en El Plantío de Burgos, el domingo 7 en La Romareda frente al Sporting de Gijón y el sábado 13 en Las Palmas.

Esta horquilla temporal reúne un trecho de 19 días naturales. Y los periodos de rehabilitación de este tipo de roturas en los aductores, siendo como se especifica por parte de los médicos el grado menos grave, suele requerir unas 20 fechas.

Valentín Vada se une a Narváez como inquilino de la enfermería, ambos lastimados casi a la vez. Son dos piezas claves en el dubitativo comienzo de liga del Real Zaragoza de Torrecilla y Jim, especialmente en el arte de marcar goles, el gran mal y carencia nociva del actual plantel blanquillo, que solo ha sabido transformar ocho tantos en 12 jornadas de liga.

De hecho, Vada suma cuatro y Narváez dos. Es decir, seis de esas raquíticas dianas (el 75 por ciento), que únicamente le han alcanzado al Real Zaragoza para lograr una sola victoria y, en una racha histórica y de efectos poco halagüeños, sumar ya nueve empates, ocho de ellos consecutivos.

Vada fue suplente en Gerona, dentro de la revolución planteada en el equipo por Jim en la cita de Montilivi. Entró en el campo en el minuto 66 en lugar de Adrián González y, a los cuatro minutos de pisar el césped, marcó el 0-1 para el Real Zaragoza. Ya en ese momento del remate en el área catalana, Vada cuenta que notó el pinchazo en la ingle, leve, pero ostensible. Continuó jugando y, en otra acción posterior, donde dio un pase de tacón en un ataque zaragocista, el problema aumentó en dolor, lo que le llevó a comunicarlo seriamente al entrenador y el médico, el doctor Ireneo de los Mártires, que le atendió en la banda junto al fisio, Míchel Román.

No logró concluir el partido el argentino y, en el minuto 87, solicitó el cambio al ver que el problema tenía pinta de serio. Sustituto y sustituido, su concurso –crucial un día más– fue de solo 21 minutos. Entretanto, Narváez ya se había quedado en casa sin viajar a Gerona, con una rotura en el cuádriceps de la pierna derecha (muslo), sin reseña del grado de la misma en su parte médico oficial, y que tiende a dejarlo fuera de juego también entre tres y cuatro semanas.

El Real Zaragoza deberá afrontar ahora en torno a un mes, como mínimo, sin los dos únicos jugadores que han mostrado algo de pólvora ante las porterías rivales.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión