Real Zaragoza
Suscríbete por 1€

real zaragoza

El detalle con Javi Ros que lo incluye en el vagón de Vuckic y Larrazabal

El centrocampista navarro, uno de los capitanes del Real Zaragoza, calentó toda la segunda parte en el amistoso contra el Getafe y, al final, Jim no lo metió en el campo en el carrusel de cambios. El club quiere que salga de la plantilla.

Javi Ros, la semana pasada en la concentración del Real Zaragoza en San Pedro del Pinatar (Murcia).
Javi Ros, la semana pasada en la concentración del Real Zaragoza en San Pedro del Pinatar (Murcia).
Joaquín del Haro/LOF

Javi Ros no jugó un solo segundo frente al Getafe en el Trofeo Ciudad de Zaragoza-Memorial Carlos Lapetra. Calentó en la banda junto al resto de compañeros que formaron el amplio banquillo en este último amistoso de pretemporada del cuadro aragonés. Lo hizo con intensidad en los últimos 20 minutos, en el córner del fondo sur lindero con la tribuna principal. Pero no entró en juego en ningún momento

Juan Ignacio Martínez 'Jim', el entrenador del Real Zaragoza, no consideró oportuna su participación en este choque ante los madrileños. Respecto de lo acontecido en los partidos preparatorios previos del verano, se le quedó sin hacer una permuta del once inicial que era, precisamente, la que era natural para que Ros jugase su ratito: Eguaras fue, junto con Francés, el único que aguantó los 90 minutos sin relevo. 

Sonó raro porque, por delante de Ros, saltaron al campo chicos del filial o juveniles, casos de Ángel López, Carbonell, Puche y, muy al final, Cortés. Incluso previendo que iba a haber tanda de penaltis (se dio un empate, 0-0, frente a los getafenses), parecía lo suyo que Javi Ros, un especialista en esa disciplina desde los 11 metros, pudiera haber sido incluido en la espiral de sustituciones de la última media hora. No fue así. 

Jim fue preguntado en sala de prensa por este episodio llamativo. "Javi Ros estaba para jugar. Al final, podía haber salido perfectamente por Íñigo (Eguaras), que estaba incluso muy cansado. En el momento del parón del agua (sic) hemos tenido que hacer un par de modificaciones porque se ha fastidiado Bermejo. Hemos actuado sobre la marcha...", se excusó el técnico antes de rematar el asunto con la razón mollar.

"Lo que sí es verdad es que (junto con Vuckic y Larrazabal) son jugadores a los que el club, una vez finalizada la temporada pasada, ya les comunicó la idea que tenía con ellos", apostilló Jim para incluir claramente así a Ros en el mismo vagón que ocupan el esloveno y el vasco, delantero y extremo que ni se vistieron de corto ante el Getafe y vieron el partido desde el palco mientras esperan nuevo destino. 

El caso de Javi Ros, no obstante, tiene otro trato más cuidadoso dentro del club. El de Tudela, de 31 años, no es un recién llegado, como sí lo son Vuckic y Larrazabal. Ros acumula cinco temporadas en el Real Zaragoza y está pisando este verano los albores de la sexta. Un caso escepcional de vinculación larga con la entidad blanquilla. Ha jugado 146 partidos de liga, con rol relevante de titular casi siempre. Su descenso de rendimiento vino propiciado el último año y medio por una dolencia en una rodilla (cartílago) que ha lastrado su solvencia inexorablemente. 

Un problema que llegó casi de la mano de una renovación de contrato que concluye en 2023, dentro de dos temporadas, decisión que tomó el año pasado la anterior dirección deportiva que encabezaban Lalo Arantegui y José Mari Barba. Cómo dar solución a la necesidad de aquilatar al máximo los roles de los componentes de la nueva plantilla para la liga 21-22 incide directamente en la figura de Ros. Por ahora, así como Vuckic y Larrazabal tienen hace días asumido que han de marcharse, Javi Ros no ha mostrado una predisposición clara a ello. El gesto que se dio con él en el partido ante el Getafe, vivido por el navarro con estoicismo en la banda del campo, es posible que pueda cambiar las cosas...

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión