Despliega el menú
Real Zaragoza
Suscríbete

real zaragoza

El Pinatar, un microcosmos del fútbol del siglo XXI

Unas instalaciones de alto nivel, seis campos, varios hoteles convenidos y diversos equipos reunidos dan forma a un singular modo de tratar el negocio futbolístico. El Real Zaragoza trabaja ahí en este verano de 2021.

Los jugadores del Real Zaragoza, con Jair y Nieto al frente, pasan junto al campo central del Pinatar Arena.
Los jugadores del Real Zaragoza, con Jair y Nieto al frente, pasan junto al campo central del Pinatar Arena.
Méndez/LOF

El Real Zaragoza está participando –y descubriendo– en este verano de 2021 una moderna forma de entender las pretemporadas de los equipos profesionales, no solo los españoles, sino un buen número de extranjeros que llegan a España para trabajar entre las bondades del clima, la gastronomía y la rentabilidad como sociedades. El Pinatar Arena es uno de los paradigmas que se han ido desarrollando en el sur del país y en las islas en los últimos tiempos que reúnen en un pequeño espacio geográfico un nicho de negocio excelente para sus promotores dentro de la gran burbuja del fútbol profesional mundial.

Son unas instalaciones deportivas de primer nivel, un recinto cerrado con seis campos de fútbol en magníficas condiciones, con todas las comodidades y privacidad máxima. Con una red de hoteles de cuatro y cinco estrellas alrededor, debidamente convenidos con el proyecto, en donde se logra reunir a múltiples equipos de élite de ligas grandes, la española, europeas e, incluso, asiáticas. Así, los círculos concéntricos de ventajas y beneficios conforman un flujo incesante de clientes y servicios prestados. Todo el mundo gana, todos quedan satisfechos con sus propósitos y necesidades.

En estos diez días que el Real Zaragoza va a vivir en San Pedro del Pinatar, localidad murciana de 25.000 habitantes que acoge en su término el Pinatar Arena, está coincidiendo con el Atromitos Atenas de Grecia, el Al-Ain de Emiratos Árabes (se marcharon el domingo por la noche), el Tenerife, todos ellos en el Hotel Thalasia, a escasos 900 metros de los campos de entrenamiento. Pero es que, en otras instalaciones hoteleras ad hoc, casos de La Finca Resort o La Torre Golf, con hoteles de cinco estrellas y sus respectivos campos de fútbol propios de ‘alto standing’, se acoge también al Elche, el Villarreal, el Olympique Lyon, el Stade Rennes (ambos franceses), el Levante, el Valencia... Todos a la vez, entrenándose en un radio de escasos kilómetros. Además, el Cartagena se entrena todos los días aquí porque, durante el año, es su Ciudad Deportiva (a 35 kilómetros de su casa).

Así, los de Jim se están entrenando en el campo 3 y justo al lado hay un partido amistoso ‘de Champions League’ entre el Villarreal y el Olympique Lyon. U otro día, un Levante-Rennes. Es posible observar y saludar a los Albiol, Alcácer, Asenjo... O a Camavinga, Gomis, Soldado, Morales, Rubén Castro... a exzaragocistas como Roger, Ortuño, Álex Muñoz; a los aragoneses Delmás, Miramón, Morlanes. Entrenadores como Emery, su ayudante Idiakez (cercano técnico blanquillo), Rebrov, Ramis... Todo sin moverse uno del sitio. Como un desfile sin fin de figuras de primer nivel a las que el Pinatar Arena reune en un ir y venir durante un tiempo en verano.

Y, claro está, también esta industria es imán que atrae decenas y decenas de ojeadores y agentes de futbolistas. En el Elche-Real Zaragoza del sábado, sin ir más lejos, había una quincena de ellos acreditados. Algunos trabajadores por cuenta propia y otros enviados de los grandes de España, de Inglaterra, Escocia, Grecia, Francia, Argentina... Un mundo, un microcosmos que refleja el fútbol del siglo XXI en muy pocas hectáreas del mapa de España. Hay más proyectos en marcha así, en La Manga del Mar Menor, aquí al lado; también en Marbella, donde fueron pioneros en esta idea hace años, junto con varios lugares de las Canarias. Solo que ahora ya no es solo el mercado europeo en el parón de invierno (equipos nórdicos o del este), como lo fue en sus inicios, el núcleo de este nicho de negocio. Ahora el espectro es infinito, con clubes españoles entre la clientela, incluidos los de Segunda División.

La garantía de disputar partidos de preparación con sustancia es el último lamín. Para el Zaragoza, el más importante.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión