Despliega el menú
Real Zaragoza
Suscríbete

REAL ZARAGOZA

El club espera cerrar hoy el apoyo al cambio del concurso de acreedores

El Zaragoza rozaba ayer los apoyos suficientes para modificar las esperas del concurso, que se irían hasta 2030.

Christian Lapetra, presidente del Real Zaragoza, junto a Mariano Aured, director financiero
Christian Lapetra, presidente del Real Zaragoza, junto a Mariano Aured, director financiero
Guillermo Mestre

El Real Zaragoza está a punto de dar otro paso societario importante en el camino que conduce a la venta del club a la sociedad Spain Football Capital, mercantil que dominan los hermanos Álvarez del Campo y el abogado especialista en derecho deportivo, mercantil y civil Francisco Domínguez.

Los responsables económicos y jurídicos de la sociedad anónima deportiva se acercaron en la tarde de ayer a las adhesiones necesarias para sacar adelante una nueva modificación del concurso de acreedores, cuyos plazos de pago se pretenden llevar hasta el año 2030, cinco más de los previstos a día de hoy, sin que esta vez se produzcan quitas.

A final de la jornada de ayer, el club contaba con el apoyo de un 49% de los acreedores ordinarios, un poco por debajo del respaldo necesario que marca la Ley Concursal para poder modificar el concurso. A lo largo del día de hoy, según señalaron ayer fuentes del Real Zaragoza, se espera contar con el refrendo preciso: algo más del 50% de los acreedores.

Los abogados del Real Zaragoza confían en presentar hoy, en fecha límite, la documentación necesaria ante el juzgado de lo Mercantil número 2 de la capital aragonesa, para que la jueza Mari Carmen Villellas dé la aprobación definitiva a los cambios propuestos por el club.

La deuda ordinaria del Real Zaragoza se sitúa en 24,7 millones, y, con esta segunda modificación del convenio de acreedores, los pagos, que debían finalizar en el año 2025, se prolongarían de forma lineal hasta 2030, a razón de 2,47 millones anuales.

Este cambio en las condiciones del concurso prevé, por otra parte, algunas eventualidades deportivas, como un hipotético descenso a la categoría de Primera Federación (de nueva creación) o un posible ascenso a Primera. En el primero de estos supuestos, un descenso, los pagos del concurso entrarían en un periodo de suspensión. En el segundo caso, el que habla de un regreso a la élite del fútbol de nuestro país, los acreedores verían aumentadas las cuantías de los pagos en un 20%.

El resquicio a la modificación del convenio que se pretende la abrió un cambio en la ley concursal, a raíz de la covid-19 y sus repercusiones económicas.

Castigado en sus ingresos corrientes por la pandemia, el Real Zaragoza decidió acogerse a esta previsión legal, y a mediados del pasado mes de abril solicitó ante el Juzgado de lo Mercantil número 2 su propuesta de modificación, intención que la jueza María Carmen Villellas trasladó a la administración concursal del Real Zaragoza, formada por Carlos Terreu, Andrés Jiménez Lenguas y Jorge Aso.

Por el momento, el Real Zaragoza ha abonado dos anualidades del convenio de acreedores, las correspondientes a los ejercicios económicos de 2018 y 2019, por valor de 1,36 millones de euros y de 1,679 millones, respectivamente. Para la anualidad del año pasado, la de 2020, solicitó la suspensión, por las consabidas razones de la pandemia. Esta es la segunda modificación del convenio de acreedores que presenta ante el juzgado el Real Zaragoza. La anterior data de 2016.  

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión