Despliega el menú
Real Zaragoza
Suscríbete

fútbol

El centro del problema del Real Zaragoza

El confinamiento de Francho y la sanción de Eguaras merman la zona de creación aragonesa. Jim, obligado a cambiar de piezas y probablemente de esquema en la cita de este sábado ante el Tenerife.

Real Zaragoza
James Igbekeme intenta escapar de la vigilancia de un jugador del Sabadell.
Carlos Guerrero /LOF

No mete y regala. El resumen sintético de los últimos dos bofetones apunta a la delantera y a la portería. Cierto. Alegría todavía no sabe lo que es marcar un gol con la camiseta del Real Zaragoza, y Cristian Álvarez se ha comido los dos últimos goles, los que han significado las derrotas del conjunto aragonés ante el Alcorcón y el Oviedo, respectivamente. Sin embargo, el centro del problema ante la visita de mañana del Tenerife cabe ubicarlo precisamente en el centro, en el medio del campo. Quizá porque pensamos que algún día meterá gol Álex Alegría (o porque algún día le dará a Jim por poner de titular a Iván Azón...), o por la confianza que seguimos teniendo en Cristian pese a sus reiteradas pifias en este curso, las mayores incógnitas en el análisis del careo ante los canarios aparecen en el centro de la pizarra. El aislamiento de Francho Serrano y la sanción por acumulación de amonestaciones de Íñigo Eguaras obligarán a Jim a coger el borrador y la tiza y escribir otros nombres, incluso a pintar otro esquema. Sin Francho y sin Eguaras, evidentemente, el Zaragoza tiene un problema.

El liderazgo juvenil de Francho y la alta trascendencia del aporte de Eguaras, un futbolista que ha sido indiscutible para todos los entrenadores que lo han dirigido en el Real Zaragoza (Natxo González, Imanol Idiákez, Lucas Alcaraz, Víctor Fernández, Rubén Baraja, Iván Martínez y ahora Jim), modificará la zona ancha zaragocista. Alberto Zapater, que ya fue titular la pasada semana en Oviedo, repetirá en el once. Ya en el crepúsculo de su carrera, pese a sus limitaciones, el aporte de su experiencia y de su compromiso son incuestionables. Solo un análisis realizado con la misma capacidad reflexiva con que se aporrea un bombo puede cuestionar la trascendencia del ejeano. Mucho más, sin Francho ni Eguaras. James, sacrificado por Jim en el Carlos Tartiere, también tiene todos los boletos para regresar a la formación inicial. La segura presencia de Igbekeme, además de una variación nominal, también significaría probablemente una variación estructural: James se siente más cómodo jugando en una disposición táctica 1-4-3-3. Con James, por lo tanto, el Zaragoza regresaría a ese dibujo, boceto en el que también puede entrar Adrián González. El corte de Zapater y la confección de Igbekeme y Adrián González para abrigarse ante un Tenerife que llegará a La Romareda en su mejor momento del curso.

Con estos tres hombres en el redondel, Jim pretende ser más eficaz que en los dos últimos encuentros, en los que la estéril posesión aragonesa ha significado más una merma que un activo para el Real Zaragoza. De nada sirvió el 51% de posesión ante el Alcorcón. Ni tampoco el 61% de balón ante el Oviedo. Sí, sí, el 61... Pero, ¿para qué? Para nada. Posesión horizontal, sin intención. Palabras vacías al viento del Carlos Tartiere. Fútbol inane, inerte, inerme. Sí, no solo fue la acción de Cristian, sino también la omisión del resto. Y no me refiero exclusivamente a la actitud contemplativa del Vigaray y Jair en el gol recibido, sino de todos en el global de los 90 minutos.

Con esta construcción en el medio, Jim concederá más terreno a Bermejo, para que aparezca desde la derecha viajando hacia el centro, y a Narváez en el lado y con la trayectoria opuestos. Con Bermejo quizá solo pueda jugar Jim a eso: eslalon va, eslalon viene. Con Narváez se podría intentar algo más. Sobre todo, algo más cercano al área... Afortunadamente, aunque Narváez no suele estar en el área, sí sabe llegar al área. Y en el área es uno de los mejores jugadores de la competición. Y, además, si Iván Azón no dice lo contrario, que por ahora no se lo dejan decir, el mejor futbolista del Real Zaragoza en el área. Y no lo dice solo el fútbol de Narváez, sino también sus goles. Y junto a Bermejo y Narváez, el más adelantado volverá a ser Alegría, que ayer habló de la escasa presencia del Zaragoza en el área. Para llegar al área, hay que construir. Ahí reside el centro del problema del Real Zaragoza.

Etiquetas
    Comentarios
    Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión