Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

Francho y los matices tácticos de Juan Ignacio que cambian al Real Zaragoza

El joven centrocampista canterano, en dos descripciones claras y directas, puso de relieve este miércoles su cambio de rol en el equipo en los últimos partidos, los de la recuperación blanquilla en la clasificación. 

Francho, el pasado viernes en el último partido en Sabadell, pisando el área de los catalanes.
Francho, el pasado viernes en el último partido en Sabadell, pisando el área de los catalanes.
G. Franco/LOF

Francho habló este miércoles de la pócima de Jim, de los matices tácticos y técnicos que el tercer entrenador del Real Zaragoza va introduciendo día a día en todas las piezas de la plantilla que utiliza en los partidos. Jugadores que ya estaban en el equipo desde septiembre, con los anteriores preparadores -Baraja e Iván Martínez-, pero a los que les está pidiendo cosas distintas, los está ubicando en franjas del campo diferentes en busca de un mejor rendimento.

"Ahora me está tocando jugar más arriba, más adelantado de lo que estaba acostumbrado. Lo noto mucho a la hora de ejecutar la presión a los rivales, debo hacerla mucho más alta. Es todo mucho más ida y vuelta, nada que ver con lo de antes, pues mi juego era más pausado, más posicional. Ahora tengo que hacer muchos más kilómetros, más esfuerzos", describió Francho con claridad.

El joven canterano sabe que, por lo tanto, está en una crucial fase de aprendizaje de un nuevo papel vital para el equipo. "Poco a poco, trabajando, iré mejorando mis defectos. El míster tiene toda la confianza en mí;, y también mis compañeros, así podré aportar lo máximo al equipo de esta nueva forma", apuntó en rueda de prensa. 

Es posible que muchos aficionados, observadores de los matices tácticos, hayan apreciado en las últimas citas del Real Zaragoza a un Francho más ofensivo, más activo en las transiciones del balón entre áreas, pisando el área rival con mayor asiduidad y tirando desmarques de ruptura en diagonales hacia las bandas. Eso no lo hacía antes el aragonés. 

No es algo casual ni que derive de una iniciativa puntual del jugador en el desarrollo de los partidos. Se trata de un giro de tuerca de Juan Ignacio Martínez respecto del papel que quiere de Francho en esa línea media que, como punto de partida, cuenta ahora con tres jugadores: Eguaras como eje y Francho (a la derecha) e Igbekeme (a la izquierda) como volantes, a la antigua usanza, en un 4-3-3 que es muy flexible y variable según se desarrollan los minutos y el fútbol va pidiendo otras cosas. El golpe que ha pegado al ojo Igbekeme, en positivo, en las dos últimas jornadas en Málaga y Sabadell viene como consecuencia de algo muy similar.  

Como Francho, los demás componentes del equipo tienen pequeñas -o no tan pequeñas- modificaciones en sus hábitos anteriores que rectificar. Es la pócima de Jim. La que ha generado la suma de 14 de los últimos 21 puntos, que incluso debieron ser más, a tenor de lo sucedido en el atraco de Albacete y en la desgracia y mala praxis final de Sabadell, penalti fallado incluido. Un mecanismo que aún debe afianzarse y, sobre todo, no decaer jamás hasta finales de mayo. Ahí estará el éxito de la encomienda del técnico alicantino: eludir el descenso a Segunda B.

Etiquetas
    Comentarios