Real Zaragoza
Suscríbete

real zaragoza

Christian Lapetra: "El único escenario que concibo es que el Real Zaragoza consiga la permanencia"

El presidente del Real Zaragoza analiza los puntos más relevantes de la actualidad del club en las últimas semanas. Admite que la situación es muy preocupante pero confía en un cambio de dinámica que permita lograr la salvación de la categoría.

Christian Lapetra, presidente del Real Zaragoza, ayer antes de su entrevista con HERALDO DE ARAGÓN.
Christian Lapetra, presidente del Real Zaragoza, ayer antes de su entrevista con HERALDO DE ARAGÓN.
Francisco Jiménez

¿Cómo se está viviendo en el club la crisis deportiva que atraviesa el Real Zaragoza?

Con mucha preocupación. No era nuestro deseo ni nuestra intención estar a estas alturas de la temporada en la situación en la que estamos. Tampoco lo esperábamos. Sabíamos que iba a ser una campaña complicada por el final del curso anterior, la pandemia... pero lo cierto es que confiábamos en tener un escenario clasificatorio más holgado.

¿Hasta qué punto el convulso cierre de la anterior temporada está influyendo en el actual rendimiento del grupo?

Es difícil de ponderar. Tiene influencia seguro. Y, sobre todo, hay algo fundamental para nosotros que es jugar con La Romareda vacía. Un campo lleno seguro que nos hubiera ayudado la temporada anterior y en la actual. En el ámbito societario, la post-pandemia ha reducido nuestros ingresos y ha limitado nuestro presupuesto. Son parte del juego porque la deuda sigue siendo la misma pero con menos ingresos.

En el peor de los escenarios, con la actual deuda que arrastra el club, ¿un descenso a Segunda División B supondría la desaparición de la SAD?

No es una causa-efecto. Pero, obviamente, es muy difícil sostener un club con el nivel de deuda del Real Zaragoza perdiendo los ingresos de televisión. En Segunda División B eso se perdería y sería una situación mucho más crítica. Habría que volver a hacer encaje de bolillos con las cuentas del club para salir a competir. Sin embargo, yo no me pongo en ese escenario. Estamos trabajando para que esa situación nunca llegue a producirse. Personalmente, el único escenario que concibo es que el Real Zaragoza consiga la permanencia y continúe peleando por su sueño del ascenso.

¿Cómo se encuentra el Consejo de Administración en esta situación, la más delicada desde que entraron los actuales accionistas a la propiedad?

Contrariamente a lo que la gente piensa, cuando las cosas no van bien es cuando más debatimos las cuestiones en el Consejo de Administración. Hay posturas que pueden diferir, pero las decisiones que se toman son de forma unánime y con la idea clara de que son para mejorar. Lo que se traslada hacia fuera es que estamos peleados en el Consejo y eso está muy lejos de la realidad.

¿Qué sucedió en la supuesta negociación de compra del club con el grupo de empresarios que lideraba Gerardo Sánchez?

En estos años se han acercado terceras personas para interesarse por la situación del club. Y aquella fue una más. A finales de verano hubo contactos con alguien de la Fundación pero no fue más allá. Eso, trasladarlo a decir que existe una oferta encima de la mesa de la propiedad y que se ha rechazado, es absolutamente falso. No hay una propuesta sobre la que poder trabajar. No hay cifras. No hay nada. Si este grupo empresarial tiene una oferta que hacerle al club, lo primero que debe hacer es ponerla encima de la mesa. Y, a partir de ahí, negociarla. El resto son habladurías sin trasfondo.

¿Cuánto vale el Real Zaragoza?

Lo que desea la actual propiedad es que quien entre en el club tenga solvencia para seguir trabajando en el futuro. Que no sea una operación especulativa. Ponerle cifra ahora es muy aventurado.

Sí que ha habido conversaciones en las últimas semanas para la entrada en el accionariado de las figuras de Ander Herrera y César Sánchez. ¿En qué punto se encuentran las negociaciones?

Hace un par de temporadas, Ander y César se acercaron al Real Zaragoza para pulsar el interés de su entrada. En aquel momento, aquello no cuajó, pero se ha mantenido siempre el contacto. El Zaragoza ha vuelto a hablar ahora con ellos para ver si están interesados en entrar en el club. Lo que hay que estudiar es la fórmula con responsabilidad. Y eso no se decide en unos días. Seguimos en contacto y seguro que podemos llegar a un punto común para el bien del Real Zaragoza.

¿Cuál fue el detonante de la destitución de Lalo Arantegui?

La situación deportiva no es la que esperábamos. Hay jugadores que se marcharon que son difíciles de sustituir. El equipo no está compitiendo al nivel que se esperaba y el Consejo de Administración tomó la decisión de quitar la confianza a la anterior dirección deportiva. Es una cuestión puramente futbolística que termina ahora con la llegada de Miguel Torrecilla, que consideramos que es la mejor alternativa.

¿Por qué Miguel Torrecilla?

Es un hombre con experiencia. Ha trabajado en la dirección deportiva de clubes de Primera. Conoce la Segunda perfectamente, viene de un proyecto en el extranjero... Ahora tiene que trabajar para conocer la realidad del Real Zaragoza, la parte interna. Es un hombre que ha trabajado la cantera donde ha estado y la considera pieza fundamental del desarrollo deportivo. Es un perfil que encaja perfectamente en el club.

Antes de cerrar la incorporación de Miguel Torrecilla, hubo varios nombres sobre la mesa. Uno de ellos Víctor Fernández. ¿Cómo fueron las negociaciones con él y por qué Víctor no es hoy el técnico del Real Zaragoza?

Para el Consejo de Administración, Víctor era la primera opción en agosto. Pero por decisión personal suya, esa opción se cae. Cuando las cosas se tuercen en el inicio de liga, le pedimos a la dirección deportiva que vuelva a contactar con Víctor porque siendo nuestra primera opción en agosto, no tenía porque no serla en noviembre. Lalo y Víctor hablaron en un tono cordial. El técnico trasladó, en ese momento, que no creía que fuera oportuno su regreso.

Los resultados siguieron sin acompañar y, de nuevo, hubo otro intento por convencerle.

Las jornadas transcurrían y los resultados no cambiaban. Seguimos contactando con él pero Víctor no se vuelve a reunir con el club. Se lo pedimos en varias ocasiones y él no accedió. La realidad es que Víctor, a 12 de diciembre, no es el entrenador del Zaragoza aunque nosotros hemos tenido siempre el interés de que lo fuera.

Otra opción que tampoco fructificó en los últimos días fue la de Paco Jémez. ¿Qué sucedió?

Se contactó con él y nos dijo que sí, que tenía interés en venir. Luego la operación se cayó. Jémez aduce que no íbamos a poderle dar lo que necesitaba en materia deportiva. Él sabe nuestra situación interna y podría haber tenido una conversación con cualquiera de nosotros –por el Consejo– para conocer, de primera mano, la situación del club. Él tomó su decisión pero no será porque no tuviera la posibilidad de tener el máximo de información posible.

De momento, en el banquillo sigue sentado Iván Martínez. ¿Cuál es su crédito real?

Iván está en una situación muy difícil y hay que agradecerle que haya aceptado el reto y la responsabilidad de llevar el equipo. Ahora hay una dirección deportiva que es la que tiene que analizar la situación para tomar la mejor decisión para el futuro del club.

Más allá de quién se encuentre en el banquillo, es una evidencia que el club necesita acudir al mercado invernal para reforzar la plantilla. ¿Con qué presupuesto cuentan para acometer los fichajes de invierno?

Tenemos algo de saldo que es revisado permanentemente por la Liga. Cuando tengamos la cifra definitiva será con lo que acudamos al mercado. Eso y lo que consigamos mejorar vía ingresos. Actualmente, todavía desconozco cuál será la cifra final porque tenemos revisiones cada 15 o 20 días.

¿Se valora acometer la venta de algún canterano para mejorar este presupuesto?

Eso ya trasciende al ámbito deportivo. Miguel –Torrecilla– tendrá que ver qué jugadores van a rendir en el campo, cuáles no van a rendir y cuáles nos ayudarán a hacer mejoras importantes en el equipo con su salida. Vamos a esperar y darle margen al nuevo director deportivo.

¿Qué mensaje le manda a la afición que está manifestando su inquietud en las últimas semanas?

Yo estoy igual de preocupado que ellos. La realidad es terca y el equipo no está sumando los puntos necesarios. Pero nosotros nos merecemos, al menos, un margen de confianza. Hasta ahora hemos competido todos los años, hemos peleado por el ascenso en tres promociones y, con el presupuesto que tenemos, nos merecemos ese margen de confianza. Son semanas muy duras para todos, con muchísima virulencia verbal y social respecto a todo lo que rodea al Real Zaragoza. Yo solo puedo pedir confianza y tranquilidad. Gritando más o gritando menos, no vamos a cambiar la realidad. Yo soy optimista por naturaleza y creo que vamos a conseguir salir de esta situación.

¿Manejan alguna fecha para el retorno de los aficionados a La Romareda?

No entiendo que haya eventos cerrados que puedan meter público y otros abiertos, como el fútbol, que no sea así. Hemos recibido la noticia de que, quizá, en Cantabria pueda entrar público en la Copa del Rey –ante la Gimnástica de Torrelavega– la semana que viene. Si esto es así, no entiendo por qué un partido de Copa o de Segunda B puede tener público y no uno de Primera o Segunda. Nosotros deseamos que la afición vuelva cuando antes a La Romareda y vamos a trabajar para convencer a las autoridades de que, con responsabilidad y control, es posible.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión