Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

Fútbol de liga en julio... ¿pasó alguna vez en España tras casi un siglo de vida?

En el torneo de liga regular, jamás se pisó el 7º mes de año para jugar partidos. Sí que hay precedentes en las liguillas o eliminatorias de promoción de ascenso y en la Copa.

Apertura de la sección de Deportes de HERALDO DE ARAGÓN el martes 10 de julio de 1951. El Real Zaragoza acababa de ascender al ganar 3-2 al Real Murcia en Torrero.
Apertura de la sección de Deportes de HERALDO DE ARAGÓN el martes 10 de julio de 1951. El Real Zaragoza acababa de ascender al ganar 3-2 al Real Murcia en Torrero.
HA Documentación

La Liga española está jugándose en julio. Algo raro, extrañisimo que, junto con otros matices de gran relevancia (campos vacíos, novedades reglamentarias en cuanto a sustituciones, convocatorias, tiempos muertos durante el juego...) cuesta asumir para los miles y miles de seguidores del fútbol español. Julio siempre fue sinónimo de vacaciones, de paralización del día a día futbolístico a la espera del comienzo de la pretemporada de la campaña siguiente. 

La competición de liga nació en España en 1928. Para el Real Zaragoza, por el momento de su fundación, cuatro años más tarde, en 1932. Cabe preguntarse si, en casi un siglo de vida del torneo señero en este país, alguna vez se jugaron partidos de liga en el mes de julio. ¿Es en este 2020 la primera vez?

De entrada, hay que asegurar que, en las divisiones mayores, Primera y Segunda, lo que hoy en día es e fútbol profesional, jamás hubo liga regular en julio. O sea, se está haciendo historia en este verano de 2020, como la mayoría presuponen con buen olfato. Los años con más espacio ocupado en el calendario para el fútbol en 92 años de trayectoria liguera habían alcanzado, como mucho, hasta finales de junio. Pero nunca en julio. La pandemia de la covid-19, que tuvo 3 meses parada la nación, colapsó la vida de la mayoría de los españoles y afectó de lleno a todas sus actividades normales, es el origen de este hito llamativo para la liga de fútbol en España. 

Varias excepciones en el currículum del Real Zaragoza

Ahora bien, esto no quiere decir que no haya habido competición oficial en julio. En este enunciado de la cuestión, la respuesta ha de ser positiva: sí se han disputado partidos, mayormente de transcendencia, en el 7º mes del año en momentos puntuales del fútbol español. 

1933-34

Si tomamos como referencia al Real Zaragoza, la primera excepción relacionada con julio se dio al poco de fundarse el club, en el epílogo de la liga 1933-34, cuando aún militaba en Tercera División. El cuadro aragonés se clasificó, tras la competición regular, para jugar la liguilla de ascenso a Segunda con equipos de los diversos grupos que trufaban el mapa por cercanía geográfica. Esa mini liga ocupó mayo y todo junio. Y, en las normas del momento, todo acababa con una final, a ida y vuelta, entre los dos aspirantes al ascenso (solo subía uno). Los protagonistas fueron el Celta de Vigo y el Zaragoza (entonces aún no Real). 

Y en esa final se pisó julio. En Balaídos se jugó la ida el 1 de julio de 1934, con victoria celeste por 4-2. La vuelta tuvo lugar el 8 de julio de 1934, en Torrero, con derrota zaragocista por 1-2. Es decir, el ascenso en la promoción fue para el Celta... pero acabaron subiendo muchos más equipos, una decena, porque se acometió ese verano una ampliación súbita de la Segunda División y el Zaragoza salió beneficiado de esa reestructuración. Fue la primera vez que había fútbol de verdad en julio. 

Llamada en portada de HERALDO DE ARAGÓN, el 10 de julio de 1951, del ascenso del Real Zaragoza consumado dos días antes, el domingo 8 de julio, ante el Murcia (entonces no había prensa los lunes).
Llamada en portada de HERALDO DE ARAGÓN, el 10 de julio de 1951, del ascenso del Real Zaragoza consumado dos días antes, el domingo 8 de julio, ante el Murcia (entonces no había prensa los lunes).
HA Documentación

1950-51

Hubo una segunda ocasión en que el apéndice final de la liga, su fase promocional entre categorías, se fue hasta el mes de julio para el Zaragoza: en la temporada 1950-51, cuando los blanquillos competían en Segunda División y acabaron optando al ascenso a Primera (que lograron felizmente).

Los zaragocistas, en el torneo regular, se clasificaron para la liguilla de acceso a la máxima categoría, compuesta por 6 equipos. El calendario de las 10 jornadas decisivas ocupó junio y pasó, en los dos últimos partidos, a los dos primeros fines de semana de julio. 

Así, el Real Zaragoza acometió la penúltima cita de aquella fase decisiva en La Rosaleda de Málaga, cayendo por 4-2, el 1 de julio de 1951. Y llegó forzado a ganar al Real Murcia en Torrero en la última jornada, a dirimir el 8 de julio de ese año 51. Lo hizo, por 3-2, en un histórico choque donde ya los dimes y diretes de las primas a terceros, de las maniobras de favores y compras de partidos recorrían las venas futbolísticas de España. Esto es más viejo que el hilo negro. Curiosamente, se repitieron las fechas de 16 años antes, en el precedente del 1934. El ascenso a Primera (de la mano de Las Palmas), se celebró en Zaragoza en aquellos tórridos días de mitad de julio. 

Años 60: Copa y Copa de Ferias/UEFA

Las siguientes -y últimas rarezas- tuvieron lugar en los años 60, en la eclosion de Los Magníficos y del mejor Real Zaragoza de la historia. Nunca fueron en liga, por lo que no responden a ninguna similitud con lo que está ocurriendo en 2020. Pero sí llevaron el fútbol a julio e, incluso, septiembre, por cuestiones diversas.

En el fútbol prehístorico español, las cortas ligas se terminaron siempre en abril, incluso alguna en marzo. En los años 50 ya se empezó a utlizar mayo. Y en los 60, la Federación implantó un modelo en el que la liga concluía en abril y, después, se jugaba la Copa hasta junio. Hubo años en los que, por la buena trayectoria de los equipos españoles en las recién nacidas competiciones europeas, hubo que ir buscando fechas alternativas para jugar finales, semifinales de Copa, para dar lugar a que los clubes pudieran cumplir con sus compromisos en Europa. Y en varios años, la Copa se fue a julio irremediablemente. 

En la temporada 1961-62, el Real Zaragoza ya tuvo que disputar ante el Real Madrid la vuelta de las semifinales coperas en el Santiago Bernabéu el 1 de julio del 62. Perdió 4-1, tras haber caído ya 1-2 en La Romareda días antes, y no hubo final (que, obviamente, se jugó más entrado julio, después). 

Dos años más tarde, en la campaña 1963-64, el Real Zaragoza logró su primer título en su historia al ganar la final de la Copa al Atlético de Madrid, 2-1 en el Bernabéu, el 5 de julio de 1964.

En la temporada consiguiente, la 1964-65, el calendario federativo fue gemelo. Y la final de Copa, de nuevo con los mismos protagonistas, se jugó el 4 de julio de 1965, esta vez con triunfo madrileño por 1-0.

Y, la cuestión de fechas más rara de la historia zaragocista, se dio un año más tarde, en la campaña 1965-66, cuando resultó imposible jugar la final de la Copa de Ferias/UEFA ante el FC Barcelona (final española) dentro del marco propio de esa temporada. 

El Real Zaragoza llegó por cuarta vez consecutiva a la final de Copa -que le ganó 2-0 al Athletic de Bilbao de nuevo en el Bernabéu, esta vez el 29 de mayo-, en un calendario comprimido a causa del Mundial de Inglaterra'66, en donde España iba a ser una de las selecciones protagonistas. Todo fue mas apiñado en fechas durante el año, el combinado nacional se tuvo que concentrar con una antelación extraordinaria por lo temprano del comienzo del Mundial inglés... y al Real Zaragoza y al Barça (repletos de internacionales ambos equipos) no les quedaron fechas para jugar su final europea, que además era a doble partido, ida y vuelta.

El acuerdo con la UEFA llevó, de forma forzosa y anómala, la resolución de la Copa de Ferias a la primera parte de la siguiente campaña, la 1966-67. En septiembre, se ubicaron los dos partidos: el 13 de ese 9º mes de 1966, el Real Zaragoza ganaba 0-1 en el Camp Nou en la ida, en lo que parecía el anuncio de un nuevo título. No fue así porque el 21 de septiembre, el Barcelona remontó en La Romareda, ganó 2-4, y se hizo con la copa europea en una noche negra para los zaragocistas, que afrontaron ese compromiso crucial en un estado de forma y en un ambiente en el club bien diferente al que ostentaban en junio-julio, antes del verano. 

Y ya no ha habido más circunstancias atípicas en cuestión de fechas fuera de la normalidad en el devenir del Real Zaragoza... hasta llegar a este estío de 2020, en el que se va a utilizar el mes de julio para jugar las últimas 6 jornadas de la liga 2019-20 y, posteriormente, se llegará a pisar agosto por parte de quienes jueguen la final de la Promocion de ascenso a Primera. O sea, esta campaña va a unir agosto con agosto, 12 meses naturales. 

Etiquetas
Comentarios